8 de julio de 2019 5 / / / / /

Imposible alcanzar un gobierno

El hombre propone y Dios dispone. Los partidos políticos proponen y… aquí nadie dispone.

Ya vemos lo que está ocurriendo después de las elecciones. Dificultades para formar gobiernos autonómicos y ayuntamientos. Imposibilidad de formar el gobierno de la Nación.

No han bastado las elecciones. Ahora tienen que ponerse de acuerdo los elegidos a todos los niveles. Y eso es muy difícil. Tú me apoyas aquí y yo te apoyo allí. Resultan alianzas en las que los partidos tienen que renunciar a lo que han prometido en sus programas electorales. Desencanto en los votantes. “Yo no voté a ese partido para eso”.

Es absurdo que el gobierno de Navarra lo decidan desde Bilbao apoyando, o no, a Sánchez en su investidura. Pero es así.

Puestos a pensar soluciones, y considerando las dificultades de cada caso, a nosotros no se nos ocurre ninguna solución. Supongamos que hemos votado a VOX. Si ese partido no apoya al PP, malo porque deja paso libre al PSOE. Si apoya a dicha fuerza “derechista”, malo porque la experiencia reciente nos habla de las claudicaciones de la misma. Entonces recordamos algo que los carlistas hemos proclamado hace mucho tiempo: el problema es el sistema. Y es ocasión de que lo repitamos más alto ahora: EL PROBLEMA ES EL SISTEMA. Y esto no se puede arreglar desde el mismo sistema. No lo arregla VOX, ni lo arreglaría una legión de ángeles que viniera a la tierra a formar un partido integrado en el sistema.

El mal estriba en algo fácil de ver: la partitocracia que identifica la representación popular con la gobernación.

La partitocracia, además falsifica la representación popular. Cuando se reglamentaron las Juntas Generales de Vizcaya, comentamos con un amigo que ocupaba un cargo de responsabilidad en el PNV: “¿Cómo llamáis Juntas Generales del Señorío a ese engendro?” “Necesitábamos la conformidad del PSOE”.

La tradicionales Juntas Generales del Señorío estaban constituidas por representantes de los municipios. Dos por cada uno de ellos. Los actuales junteros se eligen en cada comarca, en llistas cerradas presentadas por los partidos. El pueblo, como tal, brilla por su ausencia. Y eso ocurre a todos los niveles.

Votamos a partidos “para que manden”. Y claro que mandan. Aspiran a la mayoría absoluta, con lo cual está garantizado el gobierno totalitario por impotencia de la oposición. Si no se logra la mayoría absoluta, se fabrican una a base de pactos de los partidos. El resultado es lo que estamos viviendo y padeciendo.

Necesitamos unas cortes que representen al pueblo. Con apoderados sometidos al mandato imperativo de sus representados. Que superando la adscripción a ideologías y mirando por el bien común, orienten al gobierno, lo apoyen o voten en su contra, cuando proceda. Pero para ello son necesarias las listas abiertas, la elección de los diputados por distritos y la sujeción al mandato imperativo de los electores. Por supuesto que el gobierno no puede venir designado por las mismas cortes que han de juzgar su actuación.

Como eso no ocurre, no se puede llegar a la investidura. Nos amenazan nuevas elecciones generales. Pasa el tiempo y carecemos de gobierno estable. Ese pasar el tiempo sin gobierno estable es una clara condenación del sistema. ¿Hace falta, o no? Si hace falta, no es admisible un sistema que durante periodos tan largos nos priva de él.

El problema es el sistema. Y mientras no cambiemos de sistema no arreglaremos nada.

Carlos Ibáñez.

5.0
03
(Visited 73 times, 11 visits today)

5 comentarios en “Imposible alcanzar un gobierno

  1. Juana de Beira

    “Supongamos que hemos votado a VOX”, por la boca muere el pez. Si personas que dicen ser carlistas o tradicionalistas, votan el ultraliberal VOX, como puede haber nada lógico en la política de nuestra Patria?

    Responder
    1. Carlos Ibáñez

      He escrito pensando en muchos correligionarios que de buena fe han votado a VOX, pensando que hay que hacer algo. Con ello he pretendido demostrar que el problema es el sistema. Para convencer a esos correligionarios, para que no se dejen engañar.
      ¿Conoce Juana de Beira otro razonamiento mejor? Pues que lo exponga. así ganaremos todo.
      Como no se consigue nada es criticando al que hace algo, si aportar nada por nuestra parte.

      Responder
      1. Juana de Beira

        No Señor Ibáñez, no son correlgionarios ninguno de los votantes de VOX, ni pueden votar de buena fe a este partido. VOX no ha ocultado nunca su ideología liberal del todo vale y el salvese quien pueda; no intente justificar lo injustificable, O acaso ha votado usted a VOX también?, no me extrañaría…

        El programa económico liberal del partido color pistacho y con nombre de diccionario, va en contra de la mayoría de españoles que somos empleados pobres y desempleados. Acaso se puede ser carlista o tradicionalista y defender el sistema capitalista liberal?, según usted parece ser que si….
        Por lo tanto, por mi parte, fin del debate!.

        Responder
  2. Carlos Octavista

    Cómo van a conseguir acuerdos rápidos y coherentes los partidos políticos, si los mueven los caciques de la banca y la finanza que son los pilares del sistema que padecemos.

    En el Carlismo pasa lo mismo, dividido en tres partidos políticos, todo por culpa de una familia que usurpó una herencia que se les confío como albaceas, y la han puesto al servicio del sistema y la usurpación, con cantos de sirena fomentando la división y la desilusión. Tampoco el tronovacantismo es la solución, estando claro y cristalino a que Dinastía le corresponde la sucesión.

    Responder
  3. Carlos Ibáñez Quintana

    Lo fundamental es que el problema es el sistema. Bien claro digo que esto no lo arregla VOX ni una legión de ángeles que viniera a la tierra a formar un partido que funcionara dentro del sistema. Posiblemente no haya estado acertado en el desarrollo de mi argumentación. Por eso pido que si Juana de Beira conoce otra mejor que la exponga.

    No creemos que sea útil para la Causa mirar con lupa los escritos de quienes nos dedicamos a defenderla para acusarnos de lo que no somos ni hacemos.

    Responder

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*