Seguir el blog (Follow.it)

20 de febrero de 2022 0

Desde Navarra (5). Los navarros y resto de españoles, como secuestrados, tras sestear. Es una pena.

(Por José Fermín Garralda) –

Los carlistas se pueden callar puntualmente, pero nunca se callan. Cuando ven los frutos del sistema que tanto critican y hasta denuncian, es decir, el cadáver de su enemigo que pasa delante de sus puertas, el silencio puede ser una actitud que habla por sí sola. Pero no, no creo que la partitocracia haya muerto, que sea cadáver, sino que va acabando, con rostro cadavérico, con  cualquier vecino de nuestros pueblos y ciudades. Por eso tenemos que ejercer la libertad con empeño para que todos  despierten.

Si ayer eran recios y sinceros, gente de  palabra y franqueza, activos y vivos…, los navarros de hoy: ¿seguirán en la eterna siesta ante el affaire Esparza – Chivite, parte del continuo affaire que vivimos desde hace tiempo, máxime si la tal Chivite y Sánchez se regodean de cómo la torpeza de la oposición apuntala indirectamente los desgobiernos socialistas de Navarra y nacional?

Pero no es la primera vez. Los navarros estuvieron de siesta cuando, tras el esfuerzo supremo contra los comunistas  y separatistas en la guerra, se les garantizó la seguridad y el desarrollo, luego con el engaño de la manzana llamada democrática, y ahora se han quedado en la siesta por el sistema de partidos políticos que primero produce un fuerte sopor en la sociedad… Lo primero que llega es el sopor con el sueño.

Poco a poco, el milenario Reino de Navarra, Navarra, ha ido convirtiéndose en la bella durmiente aunque hoy, por la pérdida del pulso social y sobre todo moral y religioso –suele ir unido, sobre todo entre nosotros-, ya no parezca tan bella y cada vez más viva de rentas que, desde luego, se pueden acabar. Su caso es el de toda España.

Del sueño se pasa al secuestro psicológico, hecho costumbre. La bella durmiente ha quedado secuestrada de los impulsos y la maquinaria partitocrática, donde tan pocos mandan tanto, y de una manera para la que no fueron elegidos, asistiendo la sociedad al espectáculo de hoy, no obstante previsible desde hace tiempo. Nuestro sistema, paraliza y secuestra mientras se consume en sí y por sí mismo.

Ahora están todos contra todos, y el PSOE casi con todos. Está encantado con un PP quebrado por Madrid y con una Navarra Suma también quebrada… Este secuestro nos lleva a un sopor eterno. El PSOE-PSN desearía que Esparza le entregase en bandeja las cabezas de los dos diputados “díscolos” , o que les abandonase a su suerte como un residuo de su victoria. Dicen que estos dos diputados han pasado de ser amigos de Esparza ayer, a ser hoy “súbditos díscolos” del jefe del partido, que ya no les resulta amigo por haberles velado los grandes secretos políticos con el PSOE de la Chivite, y por ser castigados por el partido ante su  digno voto en contra de la mini reforma laboral de Sánchez. Menos mal que algún veterano de UPN se niega a hacer de  Herodes.

El empobrecimiento o nulidad de la vida política entre los navarros, hoy es asombroso. Los bilduetarras se ven tan seguros que el Casco Antiguo de Pamplona está limpísimo, sin mensajes “en lucha” por paredes y escaparates, sin colorines, ni ná. Es muy preocupante y nulo interés de los navarros por sus cuerpos sociales, desvertebrados y absolutamente ajenos a la vida política porque los partidos políticos les expulsan de ella. Como esto es antinatural, se suele escuchar eso de “hablemos con los agentes sociales”… aunque destacando que “el poder es sólo nuestro”. Que la sociedad se desvertebre, se inhiba y paralice, ha sido buscado por los grandes partidos parlamentarios, y en eso basan su ideología y su práctica política. Representar a todos y en todo indistintamente, y sin medios de control -juicio de residencia y mandato imperativo-, es representarse tan sólo a sí mismo en función del jefe de partido, que es otro igual.

El régimen partitocrático que ha dormido a casi todos, ha hecho que los navarros y el resto de españoles no sepan dónde y a través de qué medio hablar, ni qué decir más allá de cuatro grandes principios morales y políticos, y menos cómo articular en la práctica lo que piensan. Con esto último, por mucho que dijesen bla bla bla, eso no se traduciría en nada práctico por falta de cauce, instituciones y poder. Tan es así, que la sociedad se sabe IMPOTENTE para poder algo, salvo su ejercicio de su libertad privada -social o económica-… y ya ni eso. La única voz y posibilidad política pasa por la partitocracia, por, en Navarra, por Diario de Navarra que selecciona  muy bien lo que escribe y ahora está a favor del sr. Esparza, y por un constitucionalismo que secuestra Navarra, reduce la política a un Parlamento y Ejecutivo con un excesivo poder de absorción, y prescinde de lo definitoria que la vida social del día a día debiera de ser en política. Por eso, aquí tienen que haber un cambio, una reconversión, y, en materias morales y religiosas, una conversión de veras. No, nuestra gente no es feliz, aunque algunos, cuando van de compras, estén “contentos”.

En su eterna y culpable siesta, los navarros y el resto de españoles, secuestrados, se han impuesto el silencio. Nada de esto es mecánico, por lo que siempre mantienen su libertad para despertar, sacudirse la modorra, exigir un cambio de régimen a uno verdaderamente representativo y, si no saben que decir y hacer, que lo pregunten a los carlistas por tradicionalistas. Porque el parlamentarismo no es representativo sino que conspira contra la verdadera representación. Dijimos que lo demostraba don Pedro de la Hoz en su diario La Esperanza hacia 1845. Los los contrario, erre que te erre hasta hoy. Todo lo bueno puede y debe ser representado, y se necesita que lo sea por un cauce y de un modo válidos. ¿Volverán los navarros a sus raíces y a exigir un cambio hacia la verdadera representación social?

(Visited 130 times, 1 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*