Seguir el blog (Follow.it)

20 de octubre de 2023 1

Vencer…o combatir habiendo ya vencido

(por Javier Urcelay)

François Charette (1763-1796) fue un general vendeano fusilado a los 33 años por defender la Fe y la Tradición combatiendo a la Revolución que estalló en Francia en 1789. Su nombre ha sido puesto de nuevo de actualidad -y descubierto por el tradicionalismo español- a raíz del reciente estreno de la película “Vencer o morir“. Un hito en cuanto que abre al público un tema tabú -el del genocidio de campesinos católicos llevado a cabo por la Revolución Francesa, origen de la actual democracia liberal-, que podemos imaginar que habrá supuesto un revulsivo tremendo en la nación vecina, y que ha constituido, al menos en parte y para algunos, una pequeña decepción -por lo que pudo haber sido y no acabó de quedar redondo- para los que con impaciencia esperábamos su estreno en España.

El deficiente doblaje es buena parte del responsable de que la película no acabe de “llegar”. También la elección del actor principal, que genera poca empatía en el espectador y resta credibilidad a su personaje, a lo que también contribuye una torpe caracterización del general Charette, contradictorio entre el comienzo y el final de la trama, y cuya figura y motivaciones no acaban de ser perfiladas con precisión.

No menos importancia tiene el que la película de por sabidas algunas cosas que quizás el espectador francés conozca, pero que el público común de otros paises -cada vez más desconocedor de la historia- hubiera necesitado hacer explícitas para entender lo que en aquellas batallas contra los bleus se dirimía. Nos han sobrado sablazos, y ha faltado algo más de contextualización.

Aún así, la película es meritoria -ya por el hecho de haberse producido, lo es- y contiene algunas perlas impagables, que sólo por ellas justifican ir a verla. Pero también es cierto que, incomprensiblemente,  deja sin incluir otras que la hubieran  convertido en esa obra maestra al servicio de la verdad histórica que hubiéramos querido tener.

Por ejemplo, esta arenga del general Charette dirigida a sus tropas -mayoritariamente compuestas por jóvenes entre 15 y 35 años-  antes de una de las batallas, que la película, sin que entendamos la razón, deja reducida a una frase aislada, y que constituye un admirable e inmortal testimonio del espíritu contrarrevolucionario y católico:

“Nuestra patria está en nuestras almas, en nuestros altares, en nuestras tumbas, en todo lo que nuestros padres han amado antes que nosotros. Nuestra Patria es nuestra Fe, nuestra tierra…Pero la patria de ellos, ¿Qué es? ¿comprenden esto? Ellos quieren destruir las costumbres, el orden, la tradición. Entonces, ¿Qué es esa patria que se burla del pasado, sin fidelidad, sin amor? ¿Esa patria de confusión y de irreligión? Bello discurso, ¿no es así? Para ellos la patria parece no ser sino una idea, para nosotros es una tierra. Ellos la tienen en el cerebro, nosotros la tenemos bajo los pies, ¡es más sólida! Y es viejo como el diablo el mundo que ellos llaman nuevo y que ellos quieren fundar en la ausencia de Dios…Se ha dicho que nosotros somos los seguidores de viejas supersticiones…¡Es para reírse! Pero frente a esos demonios que renacen de siglo en siglo, somos una juventud- ¡Señores! ¡Somos la juventud de Dios, la juventud de la fidelidad!”

General Charette, que por la Misericordia de Dios verás estas cosas desde el Cielo reservado a los que lucharon por la Fe: porque los viejos demonios vuelven -o no se han ido nunca-, el combate continúa. Contra los que pretenden construir un mundo sin Dios. Contra los que quieren comprar con bienes materiales nuestra alma inmortal. Contra los que nos quieren apátridas y enajenados. Contra nos ofrecen la falsa libertad de ser sus títeres.

Ellos son viejos como el diablo.

El combate continúa. Pero no es Vencer o morir. Porque Cristo ya ha vencido, muriendo por nosotros, y su Reino no tendrá fin.

¡Nosotros somos la juventud! ¡la juventud de Dios! ¡la juventud de la fidelidad!

(Visited 223 times, 1 visits today)

Un comentario en “Vencer…o combatir habiendo ya vencido

  1. I. Caballero

    Poco a poco el “mito francés’ de la falsa “democracia liberal y criminal” con decenas de miles de muertos a sus espaldas, el “mito” va desapareciendo y se vislumbra su alma asesina y sale a relucir la verdad.
    Muy buen trabajo de Urcelay. Enhorabuena.
    DIOS, PATRIA y REY LEGITIMO

    Responder

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*