Seguir el blog (Follow.it)

1 de mayo de 2018 0

San José, patrón de los trabajadores

San José, patrón silencioso de tantas cosas es el patrón del trabajo. Este patronazgo, instituido por el papa Pío XII en 1954 podría parecer cogido por los pelos en el contexto de las revoluciones socialistas que marcaron el siglo XX. San José, por lo que sabemos, no era el típico asalariado proletario de la moderna revolución industrial sino más bien un humilde trabajador autónomo. Un hombre preindustrial, arraigado y familiar a quien resultaría insufrible la masificación proletaria de los tiempos modernos. Sin embargo la Iglesia tiene autoridad más que suficiente para bautizar cualquier celebración humana. Lo hizo en los albores de la Cristiandad con la fiesta del “Sol invicto” ¿no lo iba a poder hacer cristianizando la celebración de los “mártires de Chicago”? Así es como se denomina a un grupo de cinco anarquistas (cuatro alemanes y un estadounidense) que fueron ahorcados en Chicago, a fines del siglo XIX, en el contexto de una huelga tumultuosa que exigía el establecimiento de una jornada de trabajo de ocho horas. Ocho horas, ¡qué casualidad!. La misma jornada que ya se había establecido en la Monarquía Católica en tiempo de Felipe II, en pleno siglo XVI.

La historia del movimiento obrero es la historia de una terrible injusticia seguida de una manipulación mayor. La de un mundo enloquecido, regido por una medida inhumana, que no se plantea desandar los errores sino afianzarlos cayendo en otros aún peores. En el siglo XIX ya están en liza todos los actores, los mismos, que operan actualmente en el campo político y social. La asimilación formal de la burguesía capitalista con la estética y los gustos de la antigua nobleza decadente provocaron en los descontentos una reacción indiscriminada contra todo lo pasado, en la que se mezclaban el rechazo a los abusos del liberalismo desatado con la inquina a la religión, las leyes antiguas y las monarquías. En España, la prolongadísima lucha entre tradicionalismo y liberalismo no logró evitar la penetración de las nuevas ideologías obreristas ateas. Ideologías que aparentemente nacían para acabar con el liberalismo pero que solamente sirvieron para darle cumplimiento y ahogar prácticamente cualquier rescoldo de la Tradición española, testimonio histórico insuperable de la auténtica justicia social católica.

Por eso el ejemplo de San José, así como todo el modelo social y económico del catolicismo, que es el del Carlismo, siguen siendo una novedad que contradice todas y cada una de las ideologías ya sean las de los patronos o las de sus asalariados. Una corriente de vida y de sentido común que será benéfica para todos, trabajadores de cualquier clase o rango, el día en que vuelva a ser estudiada y aplicada.

ARTICULO EDITORIAL AHORA 152 (MAY-JUN 18)

(Visited 93 times, 2 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*
*