17 de enero de 2021 1 /

Novedades en la vacunación y en la evolución de la pandemia

(Por Miguel Ángel Pavón Biedma) –

Las informaciones oficiales suelen ser aburridas, tediosas, repetitivas y, cada vez más, hacen hincapié en aspectos secundarios. Quizás sea con la esperanza de que ocupándonos en detalles anecdóticos nos olvidemos de los principal. Es una de las características de la “sociedad de la desinformación”. El Reino Unido fue pionero en la campaña de vacunación. Por eso los sanitarios recibían un dossier con la información relevante (https://buscandorespuestas.lne.es/salud/libro-instrucciones-vacuna-pfizer/). Allí se ofrecen unos datos redundantes con la información oficial transmitida por  el Ministerio de Salud de ese país (https://www.gov.uk/government/publications/regulatory-approval-of-pfizer-biontech-vaccine-for-covid-19/information-for-healthcare-professionals-on-pfizerbiontech-covid-19-vaccine). Los datos más relevantes son que no se debe administrar a menores de dieciséis años ni a personas alérgicas (en la mente de todos está que eso del shock anafiláctico ocurre con una cierta frecuencia tras la administración). Es, por cierto, una patología grave que puede devenir en urgencia vital. Afortunadamente no parece que se hayan producidos casos mortales. Tampoco aconsejan administrarla a embarazadas y puérperas. No se sabe si podría producir abortos y malformaciones genéticas en los fetos. De hecho debería realizarse un test de embarazo, previo, en mujeres en edad de concebir.

Otras noticias nos comunican que se han producido parálisis faciales, la llamada “parálisis de Bell”. Es una parálisis con desviación de la comisura bucal y “caída” de los músculos de la cara (intentamos no utilizar términos técnicos). Las que conocemos, previamente al coronavirus, suelen evolucionar bien en pocas semanas. No sabemos si estas presentan peculiaridades. El tiempo, y la clínica, lo dirá.

Un tema especialmente grave es la capacidad para producir infertilidad. Parece que podría ocasionar, en el hombre, inflamación testicular (orquitis) y que es susceptible de ser transmitido por contacto sexual. (https://www.infobae.com/america/tendencias-america/2020/11/18/el-covid-19-causa-infertilidad-un-nuevo-estudio-mostro-nuevas-consecuencias-del-virus-en-algunos-hombres-infectados/ ). Este tema es especialmente sensible en África. Para una mujer africana es un drama no tener descendencia. Culturalmente es así. Los datos que tenemos, hasta el momento actual, refieren infertilidad masculina pero no existe información sobre la femenina. La infertilidad seria producida por el propio padecimiento de la enfermedad y, obviamente, podría ser un efecto secundario de la vacunación. No son datos seguros. Como todo en el coronavirus, y en su evolución, necesitaremos meses o años.

En Noruega han sido documentados más de veinte fallecimientos entre personas, recientemente vacunadas,  con salud muy deteriorada. (https://www.elespanol.com/invertia/observatorios/sanidad/20210116/noruega-riesgos-covid-pfizer-biontech-ancianos-terminales/551695199_0.html). Detrás de este hecho puede encontrarse la llamada “amplificación dependiente de anticuerpos” un concepto que hace referencia a que una vacunación podría ocasionar un gran deterioro clínico cuando un organismo, previamente deteriorado, se enfrenta al virus real (https://www.infobae.com/america/mundo/2021/01/15/el-megatest-de-israel-que-observa-el-mundo-cuales-fueron-los-resultados-de-600-mil-vacunados-con-pfizer-monitoreados-por-el-gobierno/).  Son datos técnicos más complejos que pueden seguirse en el enlace adjunto.

Tampoco tenemos información, o conocimiento claro, sobre la interacción entre la vacuna del coronavirus y otras vacunas como la de la gripe. Son temas abiertos y es muy difícil conocerlo en el momento actual. Tampoco sabemos si los inmunoprotegidos pueden convertirse en reservorios para los inmisericordiosos virus.

El tema de Israel es peculiar. Este país se caracteriza por un control sanitario muy estricto. Tomar una simple aspirina queda reflejado en el historial clínico de los pacientes. De ahí el acuerdo, tácito o no escrito, de vacunar masivamente a su población y obtener datos equivalentes a una gran Fase IV del proceso de vacunación. Actualmente han sido vacunados un 20%. Precisaremos de un 80% y de algunos meses para obtener conclusiones claras (https://www.infobae.com/america/mundo/2021/01/15/el-megatest-de-israel-que-observa-el-mundo-cuales-fueron-los-resultados-de-600-mil-vacunados-con-pfizer-monitoreados-por-el-gobierno/).

Desde hace años son utilizados modelos informáticos para estudiar la evolución de las pandemias. El más famoso es el SIR. (https://www.agenciasinc.es/Reportajes/Un-modelo-un-teorema-y-teoria-de-juegos-contra-el-coronavirus). Gracias a este programa es posible suponer dónde van a producirse los brotes de virus Ébola por poner un ejemplo. Considera la inmunogenética y la climatología como factores importantes. De hecho, y ya aparte de la vacunación, es previsible que para Mayo la pandemia esté notablemente suavizada en nuestro entorno. Es para entonces cuando habremos alcanzado un 80% de vacunaciones. El resultado es que será difícil saber qué es debido a la evolución natural del germen y cual es el efecto benefactor de la vacuna. En cualquier caso los gobernantes de turno podrán afirmar que “todo va mejor”.

En resumen, el tema del coronavirus es de una gran complejidad.  Es más lo que ignoramos que lo que sabemos. Si alguien hubiera diseñado un instrumento mortífero y con fines perversos el resultado sería semejante. Esperemos que lo que estamos sufriendo  sea fruto de la pura casualidad y no de ningún tipo de intervención humana, fugas de laboratorios dedicados a armamento biológico y otras barbaridades. Destruir a los de edades avanzadas, aniquilar la economía, plantear dudas sobre la afectación de nuestra capacidad reproductiva, cambiar hábitos sociales, dejar a millones de personas con afectación neuropsiquiátrica  y terminar con lo que quedaba de libertad no son temas superficiales. Nos encontramos ante un momento crucial en el devenir de la medicina y de la salud mental de los pueblos, quizás hasta de nuestra propia supervivencia como ser humano en busca de la libertad, alejado de tiranías varias. Durante el año 2021 tendremos resultados concluyentes.​

 

(Visited 251 times, 1 visits today)

Un comentario en “Novedades en la vacunación y en la evolución de la pandemia

  1. Miguel Ángel

    Llevamos cerca de dos millones y medio de positivos para la PCR. Según la OMS por cada positivo diagnosticado existirían diez no diagnosticados. En resumen, tendríamos al menos 25000000 de personas que han contraído la enfermedad. Un poco más del 50% de la población. Para conseguir la inmunidad de grupo debemos llegar al 80%.. Eso significa un millón más de contagiados. De ellos muchos morirán o quedarán con secuelas. La vacuna avanza a un paso muy lento. En cualquier caso, y durante los próximos meses, alcanzaremos la inmunidad de grupo y no será por la vacuna (ya que sólo se habrá vacunado un porcentaje mínimo de la población. La epidemia estará controlada y la incidencia será baja. El gran problema es qué ocurrirá con las mutaciones. Tres mutaciones en pocos meses hacen temer en una multiplicidad de ellas. Si son significativamente distintas nos encontraremos ante un escenario apocalíptico.

    Responder

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*