15 de noviembre de 2018 1

La dictadura perfecta

Año 2018: vivimos en un régimen de dictadura perfecta. ¿Quién dijo que elecciones es lo contrario de dictadura? ¿Acaso nunca llegan los dictadores al poder mediante procesos electorales? ¿Y no convocan referendums o elecciones de diversas clases cuando les parece oportuno? La soberanía absoluta que la revolución liberal trasladó hace 200 años de los reyes corruptos a los parlamentos reside hoy en los comités del PPSOECIUDEMOS, y castiga cualquier disidencia sin piedad. Por eso nuestro principal reto consiste en romper todos esos esquemas casposos de izquierda, derecha, partitocracia, soberanía nacional, estadolatría, laicismo… Tenemos que enseñar que podría haber vida política verdadera más allá toda esa basura revolucionaria.

¿Somos extremistas por pensar así? Todos sabemos que, como dice cierta ministra siempre habrá alguien de extrema, extrema, extrema… normalidad. Y esos somos los que nos negamos a pasar por el aro anticatólico y antiespañol que nos proponen.

¿Pero no sería mejor, más práctico -nos dice el abogado del diablo- trabajar desde dentro del sistema para cambiarlo desde dentro? Esa sería precisamente nuestra mayor ilusión: vivir, trabajar, participar en un sistema de libertad, de leyes justas y de autoridad legítima. Pero es muy ingenuo pensar que sea posible hacer algo parecido en las actuales circunstancias. El peaje que habría que pagar para que los políticamente correctos nos permitieran meter un pie dentro del sistema sería elevadísimo: reconocimiento de la Constitución liberal y laicista, atea en la práctica; definición de España como una marca; aceptación de la falsa monarquía; sometimiento a las reglas mentirosas del juego electoral; aprobación de la soberanía nacional y del estatalismo; sumisión a la cultura extranjerizante; olvido de la hermandad hispana… No, no merece la pena. Deseamos lo mejor a quienes, con su mejor voluntad, creen que aún es posible explorar esa vía. Pero nosotros, los carlistas, no haremos ese viaje. Pagar ese precio sería tanto como dar por muerta a la España tradicional. Renunciar a una reconstrucción plena del orden cristiano.Y si perdiéramos esa esperanza ¿qué nos quedaría?

(Visited 125 times, 1 visits today)

Un comentario en “La dictadura perfecta

  1. Piru

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*