8 de febrero de 2019 0

Juan G. Calderón nos habla del libro ‘Las Fronteras del Mundo’ de SND, su primera historia novelada

Juan G. Calderón, marino durante los últimos treinta años, en los que ha recorrido multitud de países en cuatro de los cinco continentes. De ellos ha extraído personajes, lugares e historias a los que da vida en sus obras. Ha participado Combina su profesión naval con su pasión de escribir. Autor de relatos, poesía y ensayo y principalmente novelas con vocación de rescatar del olvido a personajes comunes con un pasado trascendente. Galardonado en varios certámenes literarios, se introduce en la novela histórica o más bien, la historia novelada, con esta obra de la que está concluyendo una segunda y apasionante continuación.

En esta entrevista nos habla de su obra Las Fronteras del Mundo, que nos traslada a la época más apasionante de nuestra historia, una época en la que los límites de los confines conocidos desafiaban a gentes comunes arrojadas a extraordinarias hazañas, convirtiéndolas en seres excepcionales ante los desafíos de un imperio naciente.

¿El mundo tiene fronteras?

Existen fronteras geopolíticas de países-estado que han delimitado sus marcaciones geográficas en base a tratados o conflictos bélicos diferenciando unas naciones de otras. Pero las relaciones entre estados desarrollados están experimentando un nuevo concepto de frontera virtual, como sucede en la Unión Europea en la que sus miembros han suprimido las fronteras geográficas para el tránsito de personas y bienes comerciales. En este sentido la globalización tiende, siempre que lo permitan las condiciones legales, políticas, económicas y culturales a flexibilizar las fronteras. Por ello, el que algunas regiones en una sociedad desarrollada aspiren a crear nuevas fronteras, representan más un retroceso y una involución y una visión deformada y contraria a lo que se busca consensuar en las sociedades más avanzadas.

España ha sido durante los últimos siglos una de las naciones que menos movilidad ha tenido en sus fronteras, lo que la ha convertido en un estado fiable y sólido que debe conservar su territorio inalterable para perpetuar la prosperidad, el desarrollo y la identidad de todos sus variadas y ricas diversidades. Porque en el trasfondo subyace una identidad de mayor profundidad desde que se unificaron los reinos de Castilla, Aragón, León y Valencia y la posterior toma de Granada.Las Fronteras del Mundo sin embargo nos traslada a aquella época en la que todo comenzó.

En la que se formaron Las Españas constituyéndose en una sola nación. Y en la que como fuerza impulsora de un imperio naciente se contempló la importancia de desafiar los límites geográficos conocidos y desconocidos para romper otras fronteras. Las de lo inexplorado y lo ignoto. El mundo comenzaba a descubrirse a sí mismo, y en esa extraordinaria epopeya el naciente imperio español tendría mucho que decir.

¿Por qué un libro sobre las hazañas marítimas del Imperio español?

Por ello hombres comunes y extraordinarios se unieron en una gesta que se podría comparar a la actual llegada y asentamiento de colonos en la superficie de la Luna. Tal era la limitada garantía de los medios disponibles en aquella época para afrontar expediciones como las que se llevaron a cabo. El descubrimiento del Nuevo Mundo y su posterior colonización y la circunnavegación de la Tierra demostrando su forma esférica fue el comienzo de la auténtica globalización. El mundo se conoció a sí mismo. Fueron increíbles hazañas y el Imperio español fue precursor en muchas de ellas. Por ello se hace necesario que se recuerde siempre tales hechos y valorarlos en su justa magnitud.

Pero además de hazañas marítimas se narran hechos trascendentales y otros menos conocidos en el interior del naciente reino. Intrigas y luchas de poder, relaciones humanas confrontadas con las ambiciones y otras entretejidas en medio de las adversidades. La complejidad de la integración de culturas diferentes en el nuevo reino, etc. El libro es un conjunto de hilos argumentales a veces aparentemente distantes entre sí pero que llegan a entrecruzarse en otros momentos.

Háblenos de la importancia de conocer esta hazañas.

Conocer tales hechos tal como sucedieron, sin restarles importancia ni menguar su valor histórico es un hecho de justicia y veracidad. El mundo cambió por ello, se hizo más grande y universal. No hace falta sobredimensionar el papel de España en todo ello. Es ya de por sí lo suficientemente protagonista para que sea reconocido por cualquier entendimiento imparcial y veraz. Y conocerlas tal como sucedieron nos hace amar más a nuestro país y sentirnos más orgullosos de quienes somos.

Una novela, pero muy respetuosa con la verdad de la historia…

Creo que tras las muchas fuentes consultadas durante varios años de recabar información, puedo afirmar que Las Fronteras del Mundo es más bien una historia novelada en la que la inmensa mayoría de los personajes, lugares y hechos que narra entre sus páginas fueron reales. Unos más renombrados que otros, pero todos verídicos. Solo unos pocos nombres, enumerados antes de comenzar la narración, son ficticios. He intentado respetar la semblanza de los personajes históricos añadiéndoles tan solo unas breves pinceladas para dar seguimiento a la narración pero que no alteran al personaje ni la obra que realizaron.

¿Qué tres hazañas destacaría de todas ellas?

Es difícil seleccionar. Pero creo que la primera circunnavegación del mundo fue un hito de extraordinaria magnitud y trascendencia. Aumentado si cabe por las condiciones en que se realizó. Cinco navíos, con más de 230 hombres. Casi tres años de travesía sometidos a toda clase de calamidades. Regresó solo un navío y 18 hombres. Una inmensa gesta que estremece tan solo imaginar.

Otra hazaña bien podría ser las llevadas a cabo por Pedro de Estopiñán, sumido en el olvido hoy en día pero cuya vida al servicio de Castilla y el ducado de Medina Sidonia son un ejemplo de lealtad y valentía, propias del mejor guión cinematográfico por las gestas que logró.
Y una mujer, indígena, conversa a la nueva fe y a Castilla. Francisca de Gazmira. Quien hubo de enfrentarse sola a todo un conquistador como Alonso de Lugo y cruzar el desconocido mar para adentrase en una tierra inmensamente extraña y lejana para ella, hasta lograr entrevistarse con Isabel de Castilla y abogar por sus hermanos de raza.

¿Con qué personaje se quedaría de todos ellos?

El mencionado anteriormente Pedro de Estopiñán es uno de esos personajes que se dedican por entero a servir a su señor y su país. Ensalza los principios de lealtad y entrega a la patria propia, que lejos de ser un concepto añejo es un compromiso que jamás quedará caduco. Y que debe estar por encima de los intereses y ambiciones personales o partidistas. Estopiñán representa un patriotismo sin fisuras, sin dobleces, sin engaños y sin maniqueísmos. Ser patriota es amar a tu país y servirle, ser consciente de sus necesidades de mejora y engrandecerlo con tu trabajo diario, cualquiera que sea tu posición en la sociedad por encima de ideologías, buscando siempre el bien común y la prosperidad de nuestra nación.

¿Podría hacernos un pequeño resumen de la trama de la novela, sin desvelar muchos detalles?

He intentado resumirlo en la contraportada aunque mucho queda sin quedar reflejado, pero sirva esto de introducción: “Las Fronteras del Mundo nos traslada a la época más apasionante de nuestra historia, una época en la que los límites de los confines conocidos desafiaban a gentes comunes arrojadas a extraordinarias hazañas, convirtiéndolas en seres excepcionales ante los desafíos de un imperio naciente.

Una historia novelada y asentada en la verosimilitud de sus personajes y acontecimientos. De mujeres que ostentaron el mayor poder y otras que desafiaron el poder soberano; mujeres que sufrieron, reinaron y decidieron el curso de un imperio. Y de hombres que atravesaron los horizontes conocidos para conquistar nuevos reinos y océanos, que claudicaron ante la ambición o se encumbraron por su lealtad y nobleza.
Isabel de Castilla, el conquistador Alonso de Lugo, Gazmira la nativa palmesa, Pedro de Estopiñán, Lucero el Tenebrario, la Casa de Medina Sidonia, el clan de los Girón, Magallanes y Elcano y muchos otros en una epopeya de gestas y fracasos, enredados entre las grandezas y ruindades de un sobrevivir constante entre las fronteras del mundo y las fronteras del ser humano. Impelidos todos ellos por su Desideratúm, el irrefrenable impulso interior que nos lleva a culminar los mayores anhelos, ya sean loables o viles.”

¿Logra realmente mantener la intriga hasta el final?

Eso he pretendido. Las historias se suceden, se entrecruzan, desaparecen y vuelven a resurgir los personajes. Y al final, el libro termina de una manera inesperada y desconcertante. Un epílogo que casi se convierte en prólogo de una continuación del libro en otro que ya ha comenzado.

¿Qué matices nuevos aporta el libro?

Investigando la historia de la época y los personajes conocidos encontré otros que yacían enterrados en el olvido de la injusta historia. Decidí darles vida, desenterrarlos y traerlos de nuevo al presente para que sean reconocidos con la misma veneración que se le otorga a otros de la misma época. Unos gozaron de merecido reconocimiento por su labor en nuestra historia, pero sin aquellos otros éstos tal vez nunca hubieran logrado la gloria que se les atribuye. Me interesan los hombres y mujeres comunes que hubieron de enfrentarse a enormes desafíos.

Eso los convirtió en extraordinarios y en el libro quiero que ocupen el lugar que merecieron. ¿Por qué merece la pena leerlo?

Francamente creo que cualquier persona que quiera hacerse una idea más completa de algunos episodios de la historia de España podrá descubrir en el libro cómo se llevaron a cabo hechos menos reflejados en los textos de historia, sirva de ejemplo cómo Gibraltar o Melilla llegaron a ser españoles ya en los años que trata la novela, luces y sombras en el reinado de Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, la expedición de Magallanes-Elcano vivida desde dentro, y otros hechos curiosos y algunos trascendentales de nuestro pasado. Todo ello relatado sin complejos de exposición y sin triunfalismos huecos. Ningún país tiene una historia perfecta e intachable. La nuestra tampoco lo fue. Pero tiene muchísimo más de admirable y fructífera que de infame o repudiable. Y aquellos años que aparecen en Las Fronteras del Mundo son buena muestra de ello.

Y ya para finalizar háblenos sobre la difusión del mismo en el tour que ha organizado….

Hemos proyectado una serie de presentaciones para acercar y dar a conocer el libro al público en general. La idea inicial es ofrecer presentaciones en las localidades donde transcurren hechos relatados en la novela. Por ello comenzaremos el 8 de marzo con una presentación en el Castillo de Luna, en Rota (Cádiz). A la que le seguirán otras en Sanlúcar de Barrameda (a donde llegó de regreso la expedición de Magallanes-Elcano o de donde salió la expedición de Estopiñán para la Toma de Melilla). Sucesivamente entre los meses de marzo y junio se harán presentaciones también en Jerez de la Frontera, El Puerto de Santa María, San Fernando, Cádiz, Sevilla, y otras localidades pendientes de planificar. En mayo se hará en Madrid y Badajoz y en agosto en El Ferrol. Tras el verano tenemos planeado visitar Córdoba, Málaga, Huelva, Cartagena, Murcia, Melilla, Ceuta y otras ciudades, etc.

Cada presentación en dichas localidades irá precedida y seguida de entrevistas en prensa y radio y esperamos también la asistencia de estos medios y las televisiones locales a tales eventos.

Javier Navascués Pérez

(Visited 72 times, 1 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*