7 de diciembre de 2019 7 / / / / /

El profeta Elías y el cambio climático

Por Javier Garisoain 

La mentira del calentamiento global es una versión refinada del terror que provocó “La guerra de los mundos” de Orson Welles. Una patraña destinada a establecer en última instancia una dictadura mundial. La literatura lleva siglos advirtiéndonos de esta amenaza.

Ahora no son los marcianos ni los selenitas ese enemigo exterior que impulsa a la masa al sometimiento sino la engañifa climática. ¿Será esta la mentira definitiva? No lo creo. Este terror apocalíptico ya lo han experimentado antes en nuestras carnes con otras medias verdades: la capa de ozono, la gripe aviar, las armas de destrucción masiva, las vacas locas, el ébola… son solo algunos ejemplos de las campañas sembradas para ensayar un poder que se autojustifica por el terror y en nombre de la seguridad.

No es verdad que el hombre tenga poder sobre el clima. La Tierra se mantiene en un admirable equilibrio porque así lo quiere Dios. Los milagros solo Él los hace. Él es el único que puede mandar diluvios o poner fin a la sequía. Está todo escrito. Lean la historia de Elías en el primer Libro de los Reyes. Les hará pensar. Aquel profeta anunció al rey Ajab -y lo demostró- que el fin del cambio climático llegaría cuando se abandonara el culto idolátrico al dios Baal. Fue entonces Yavé quien acabó con la sequía y restableció el “orden climático” por medio de su profeta Elías. Es una estupidez creer que los microbios humanos podamos tener fuerza como para cambiar la temperatura de una bola que gira a 30Km por segundo alrededor del Sol, una estrella de fuego que arde a 15 millones de grados, y que está a 150 millones de Km de la pequeña Tierra. … Y mientras tanto nosotros extrañados porque la temperatura de esta bolita azul pueda oscilar en uno o dos grados más allá de nuestras costumbres.

Oigan. Si de verdad les preocupa el clima hagan rogativas al Dios Creador del Universo, y abandonen esas ideologías raquíticas que recuerdan al inútil Baal. Y lean la Biblia. Por ejemplo la instructiva historia de José. ¿No se acuerdan de las vacas gordas y las vacas flacas? Aquello que preocupaba al Faraón también era un cambio climático. ¿Y qué hizo José? ¿Buscó acaso una niña autista para que ejerciera de sacerdotisa animista? ¿Se dedicó a aterrorizar a la gente exigiendo de paso más poder? No. Lo que hizo fue construir graneros.

Y en cuanto a esa pobre niña no teman, no es el Anti-Cristo. No llega a tanto. La pobre Greta es, como mucho, una especie de Anti-Juana de Arco. Pasará.

(Visited 339 times, 1 visits today)

7 comentarios en “El profeta Elías y el cambio climático

  1. identicon

    Porfirio Gorriti

    Gran artículo, sr. presidente.
    Que sea leído y releido pues la locura colectiva del cambio climático, es de temer, no ha hecho más que empezar.

    Responder
  2. Episcopus 96

    Señor presidente,

    Creo que, el hecho de recurrir a las Sagradas Escrituras, es más útil de lo que los propios “utilitaristas” preconizan. El Libro de los Reyes es un “espejo” magnífico.

    Efectivamente, Dios en su infinita sabiduría y, por medio de su divina Providencia, nos ha lanzado un mensaje. Con ello, nos pide, a los hombres de esta Centuria, que cambiemos nuestra forma de vivir y de pensar, abandonando este frenesí disruptivo. Quiere que apostemos por una vida más sencilla, más apegada al mensaje de su Hijo Único y alejada de los discursos engañosos de los demiurgos (sacerdotes de Baal y de Mammón).

    Qué sea lo que Dios quiera!!!

    Responder
  3. identicon

    Luís B. de PortoCavallo

    Lo del cambio climático, como toda gran mentira, tiene una parte de verdad lógica para poder culminar el engaño, ser aceptado y que no parezca un gran absurdo.

    Todo el tradicionalismo del s. XIX, y especialmente el carlismo, advertía de la sinrazón, de la que los liberales hacían gala, y entonces llamaban “progreso”, que no era sino la explotación desmedida de bienes y personas para el enriquecimiento ilícito en aras del “economicismo” ¿Cuántas veces nos acusaron de ir contra el “progreso”?

    Así se talaban bosques enteros (muchos de ellos comunales desamortizados) para hacer dinero rápido, se hacinaba en fábricas insalubres a miles de personas para producir, se expropiaban terrenos (de pequeños propietarios o arrendatarios) para endosarlos a muy bajo precio a grandes compañías extranjeras (ferrocarriles, minas, eléctricas, químicas, …). Luego vinieron los artificios de la “especulación financiara” o de las construcciones.

    Eso que hoy llaman “sostenibilidad”, ya se inventó en la Edad Media (el periodo más largo sostenible de la Historia), donde el hombre y su sociedad vivían en concordia con la creación que le rodeaba, y vino a ser roto por la desmesurada ambición de la “economía libre de mercado”, cuya única finalidad es el balance contable positivo sin importar cómo ni a costa de qué.

    Buscad los textos de los pensadores del s. XIX que ya advertían que la Naturaleza tiene sus propias leyes, emanadas de la creación, que no perdona que se quebranten y encontraréis las claves.

    Responder
    1. F. Javier Garisoain Otero

      Totalmente de acuerdo. La Revolución funciona así. Cada nueva ideología argumenta sus errores en la excusa de corregir los errores de las ideologías anteriores.

      Responder
    2. Antonio Jesús Sanabria

      Ese es el camino a seguir, y nos ayuda el concepto franciscano de la Creación

      Responder
  4. Antonio J. Sanabria

    TOTALMENE DE ACUERDO: POR AHÍ VAN LOS TIROS.
    ESO SÍ: INSISTO EN QUE TODOS LOS PARTIDOS ESTÁN DOMINADOS Y DIRIGIDOS POR LOS QUE PRETENDEN ESE GOBIERNO UNIVERSAL. DERECHAS E IZQUIERDAS, FORMAN PARTE DEL MISMO ENGAÑO. Los pactos de la Moncloa establecieron promover la alternancia, y se promociona el voto del miedo y del desengaño o cansancio.
    POR LO DEMÁS, BUENA GENTE LAS HAY EN TODOS LOS GRUPOS, PERO ENGAÑADOS, QUE PARA ESO ESTÁN LOS DIRIGENTES DE LAS IDEOLOGÍAS Y LOS MEDIOS DE DIFUSIÓN Y FORMACIÓN DE MASAS (que no de comunicación)

    Y dos apuntes:
    1 Entre el concepto de revolución permanente de Trosky y el de la revolución como parte de la evolución de Reclus, hay una diferencia como de la noche al día.
    2 Marx fue un becario de la Masonería, de cuya parte y en cuyo interés elabora un engaño, que si no se sabe apreciar en su realidad, desorienta tanto al que lo asume como al que lo rechaza.

    Responder
  5. elena sanz-orrio

    Enhorabuena Javier, muy buen artículo

    Responder

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*