14 de junio de 2019 0

Eduardo Casanovas nos habla de la heroica defensa del seminario en la batalla de Belchite 1937

Escrito por Javier Navascués

Eduardo Casanovas, nacido en Barcelona en 1970, funcionario de la Generalidad de Cataluña en situación de excedencia desde el año 2003, es director de Seguridad Privada. Como carlista y estudioso apasionado del carlismo nos habla de la batalla de Belchite y de la heroica defensa de su Seminario, sin duda una de las grandes hazañas de la Cruzada Nacional.

¿Por qué es usted carlista?

Nací en el seno de una familia católica y de abolengo tradicionalista, el carlismo esta en el adn de mi familia, lo eran mis antepasados, lo era mi padre que fue requeté voluntario el la guerra civil siendo aun adolescente, lo es mi hermano y lo soy yo. Desde pequeño recibí y viví con intensidad el amor a Dios, a España, a sus tradiciones y a la monarquía, la necesidad de combatir el liberalismo y sus políticas que tanto daño han hecho a nuestra religión y a nuestra patria. Esos principios que me trasmitieron de pequeño los hice míos de adulto y hoy como muchos otros carlistas me considero custodio de ellos y con el deber de transmitirlos.

En el Oriamendi (Himno de los requetés) hay una estrofa que define este concepto perfectamente.

Por Dios, por la Patria y el Rey

lucharon nuestros padres.

Por Dios , por la Patria y el Rey

lucharemos nosotros también.

 

¿Se podría decir que el carlismo es la expresión más perfecta del tradicionalismo católico?

Quizás usar la más perfecta sería un acto de soberbia por nuestra parte, sin duda el carlismo y su ideario se basan en su profundo catolicismo, sin él no tiene sentido su existencia, es el pilar fundamental, en el trilema carlista Dios, Patria, Rey. Dios es lo primero, si quitamos a Dios, lo que quede se podrá llamar de muchas maneras pero no carlismo.

 

Usted ha estudiado a fondo el carlismo desde su origen…

En unos años el carlismo cumplirá dos siglos, todo su historia es de una dimensión tremenda, lo he estudiado naturalmente desde su origen, profundizar en él es apasionante pero su dimensión abarca tantas épocas, tantos hechos, tres guerras civiles en el siglo XIX, toda las obras de sus pensadores, el siglo XX , la guerra civil, las escisiones… poder llegar a conocer a fondo todos esos ámbitos es una labor que sin duda requiere mucho más y de muchas otras personas que el humilde estudio que yo puedo realizar.

 

De todas las épocas del carlismo, ¿cuál destacaría especialmente?

Por haber conocido siendo yo un niño a muchos requetés que lucharon en la guerra civil y haberme explicado ellos de propia voz sus vivencias, tengo un gran interés por ese momento en la historia del carlismo.

 

Ahora bien hay un período que es el que va desde el final de la tercera guerra carlista en 1876 hasta el inicio de la guerra civil, que encuentro especialmente interesante, en ese periodo el carlismo logro sobrevivir y mantener su llama encendida hasta que la patria le volvió a llamar en 1936 y el carlismo respondió poniendo sus requetés de nuevo en pie de guerra.

 

Centrándonos en la Cruzada Nacional, ¿qué importancia tuvo la batalla de Belchite?

La batalla de Belchite, se enmarca dentro de una ofensiva sobre Zaragoza y en un nuevo intento del ejercito republicano de dar oxigeno al frente norte. En agosto de 1937, las tropas nacionales estaban avanzando hacia Santander, los republicanos concentraron en el frente de Aragón un ejército de 80.000 hombres al mando del General Pozas.

 

El plan consistía en atacar desde diferentes sectores en un amplio frente débilmente defendido en comparación a la masa atacante, romper el frente y conseguir llegar a Zaragoza, de paso se pretendía que los nacionales retirasen tropas del frente norte y las enviasen al sector y así aliviar la presión sobre Santander.

 

La importancia está en que el objetivo estratégico republicano fracaso, por un lado los nacionales no sacaron tropas del frente norte y por tanto no se alivió la presión, por otra parte el frente nacional en Aragón aguantó con sus propios recursos, gracias a que los nacionales se clavaron literalmente en el terreno y defendieron sus posiciones de forma heroica y literalmente hasta el fin, consiguieron así parar la ofensiva republicana y estabilizar de nuevo el frente.

¿Qué papel tuvieron los Tercios en esta defensa de Belchite?

Fueron clave en la defensa del sector y del mismo Belchite, la principal agrupación de ataque republicano se centró en el sector Quinto-Codo- Belchite. La linea nacional no era una linea continua, se parecía más al estilo de posiciones de los antiguos blocaos de la guerra de África. Los pequeños pueblos del sector se fortificaron pero la distancia entre ellos permitía la infiltración del enemigo que los pudo rodear. Tres Tercios de requetés estaban estacionados en esa linea de frente. Dos Tercios aragoneses, el Tercio de Almogávares en Belchite, el Tercio María de Molina y Marco de Bello en Quinto y un Tercio catalán, el Tercio de Nuestra Señora de Montserrat en Codo.

 

Especialmente simbólica fue la resistencia en el seminario….

Así es, el seminario menor de Belchite estaba ubicado a una altura de 800 metros al sur de Belchite y era una de las posiciones exteriores avanzadas en el dispositivo de defensa de la población. Su defensa estaba al cargo del Tercio de Almogávares, formado por requetés aragoneses, el mismo tercio tenía a su cargo la defensa de tres posiciones más en el dispositivo exterior, pero al iniciarse el ataque el 24 de agosto se concentraron en el Seminario.

 

Al inicio de la batalla el Tercio estaba formado por 270 hombres entre oficiales y requetés, iniciada la batalla pronto el seminario quedó cercado y por tanto aislado del resto de linea de defensa de Belchite, los requetés se fortificaron en él y lo defendieron con feroz tenacidad consiguiendo mantenerlo en su poder de manera casi incomprensible hasta la madrugada del 2 al 3 de septiembre, cuando ante la ya imposible defensa de la posición por la gran masa de asaltantes, y la falta de munición el mando de Belchite ordenó a los requetés que rompieran el cerco y se replegasen dentro del mismo Belchite para continuar la lucha en la misma población.

 

Así lo hicieron los requetés que aun estaban ilesos, se lanzaron a pecho descubierto, abrieron brecha en las lineas enemigas y a costa más bajas llegaron a Belchite y se incorporaron a la defensa del pueblo, en la defensa del seminario dejó el Tercio a la mitad de sus miembros muertos o heridos.

 

En este repliegue se produjo uno de los actos heroicos más destacables. En el seminario junto a los requetés prestaba servicio de enfermera Agustina Simón, esta ‘‘margarita’’ carlista salió a romper el cerco pistola en mano junto a los requetés y se abrió paso hasta caer prisionera junto a un grupo de requetés y junto a ellos murió fusilada siendo ella quien dio los gritos de ¡Viva Cristo Rey! y ¡Viva España! antes de morir.

 

Al caer Belchite el 6 de Septiembre solo 33 oficiales y requetés del Tercio de Almogávares consiguieron llegar a las lineas nacionales, 14 de ellos heridos graves. El resto dejaron su vida o cayeron prisioneros en la batalla, entre ellos el pater del Tercio, que cayó prisionero y fue fusilado.

 

¿Esta hazaña fue especialmente condecorada?

Sí, así es, por su defensa del Seminario de Belchite el Tercio de Almogávares gano la Cruz Laureada de San Fernando Colectiva, siendo uno de los tres únicos Tercios que ganó esa valiosa condecoración a lo largo de la Cruzada.

 

Fue muy importante frenar a los republicanos en lo que se conoce como ofensiva de Zaragoza.

Sin duda, el frente de Aragón era el frente este del ejercito nacional, la rotura del mismo y la caída de Zaragoza podría haber tenido consecuencias imprevisibles en el desarrollo de la guerra, este frente aunque con perdida de algún territorio consiguió mantenerse firme.

 

También resistieron heroicamente en otras localidades como Codo…etc

Cierto, en Codo a 5 km de Belchite el Tercio de Nuestra Señora de Montserrat quedo sitiado al iniciarse la batalla, el Tercio estaba compuesto por 182 oficiales y requetés, a ellos se les sumaron 40 falangistas que estando de maniobras al empezar el ataque enemigo se refugiaron en Codo. La defensa fue Numantina, los requetés en abrumadora inferioridad, se clavaron en sus posiciones, tras 40 horas de combate con muchas bajas se fueron poco a poco replegando casa por casa hasta su ultima posición y agotar todas las municiones, la posición era la casa del Cura, los últimos requetés montaron sus bayonetas y se lanzaron a la carga a bayoneta calada contra las líneas enemigas con el fin de romperlas y llegar a zona nacional, objetivo que consiguieron unos pocos, muchos murieron en esa acción. De los 182 integrantes cayeron en Codo 139 y de los 40 falangista cayeron 39. Todos los heridos graves que quedaron en Codo fueron rematados al tomar el pueblo los milicianos, así mismo el pater del Tercio que se quedó con ellos fue fusilado.

El Tercio de Nuestra Señora Montserrat, ganó la Cruz Laureada de San Fernando Colectiva por su heroica defensa de Codo, así mismo también se les concedió a los 40 falangistas que se sumaron a la defensa.

 

Otro caso similar se dio en Quinto, el pueblo lo defendía el Tercio de María de Molina y Marco de Bello, sus posiciones exteriores eran muy difíciles de defender, fueron atacados y estaban en inferioridad absoluta, los requetés aguantaron en sus trincheras hasta que se vieron obligados a replegarse al mismo pueblo donde continuaron su defensa pereciendo 242 de sus miembros.. tuvo un 89% de bajas.

 

El Tercio de María de Molina y Marco de Bello ganó la Cruz Laureada de San Fernando Colectiva por su heroica defensa de Quinto.

 

Tres Tercios de requetés en la batalla de Belchite y los tres ganaron la máxima condecoración del ejercito español, la Cruz Laureada de San Fernando.

 

Todo ello hizo que las tropas republicanas quedaran muy mermadas.

Los republicanos tuvieron más bajas que los nacionales, se calcula unos 3000 muertos y unos 6000 heridos aproximadamente, aunque son cifras muy considerables, en proporción a otras batallas de la guerra son inferiores.

 

Aunque también hubo muchas bajas en el bando nacional…

Los nacionales tuvieron unos 2000 muertos y unos 2500 prisioneros aproximadamente, en la gran superioridad numérica de los republicanos encontramos la explicación de el elevado número de prisioneros que hicieron.

 

¿Qué importancia tuvieron los Tercios en la victoria final de de la Cruzada Nacional?

Bueno, la gran aportación de los Tercios de Requetés en la victoria de los nacionales es indiscutible, el carlismo puso 42 Tercios de Requetés en pie de guerra, con unos 60.000 voluntarios aproximadamente de los cuales 6000 murieron en combate, hay que tener en cuenta que muchos carlistas también lucharon en otras unidades del ejercito nacional con lo que el número de voluntarios aumentaría considerablemente. Su aportación en el inicio de la guerra fue determinante para la toma del frente norte y el mantenimiento de los frentes hasta que el ejercito nacional se consolidó, luego se formaron las Brigadas Navarras, que junto con el resto de Tercios siempre fueron tropas de choque.

(Visited 32 times, 3 visits today)

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*