Ir al contenido

La provincia de Salta asediada por avalar la oración y la educación religiosa en la escuela pública argentina

Argentina de nuevo es noticia por ser un país donde se persigue la libertad de los católicos. La Corte Suprema de Justicia ha atacado las costumbres de la provincia norteña de Salta, donde la ley avalaba tanto la oración al inicio y al final de las clases en la escuela y también que la religión formase parte del plan de estudios. La Corte Suprema ha invocado la ley 1420, aprobada en 1884, donde se definió que la enseñanza religiosa (1) debía ser optativa, (2) contar con autorización paterna y (3) dictarse fuera del horario escolar. En la práctica esa norma ha servido para expulsar de la educación las raíces cristianas de Argentina, con la falsa excusa de no inmiscuirse en la privacidad de las creencias de padres y alumnos. Salta, con una población muy católica según las encuestas, había tomado distancia de estas normas laicistas durante los últimos años. Las instituciones argentinas no han tolerado ese acto de libertad. Por otra parte, también se ha pedido encarecidamente que no se celebren ritos religiosos durante la jornada escolar.

Uno de los promotores de este recorte de libertades, Tortuato Sozio, miembro de la Asociación de Derechos Civiles (ACD), ha declarado que el fallo está limitado de momento a la provincia de Salta, pero que en el futuro provincias como Catamarca o Tucumán tendrán que enfrentarse a denuncias por parte de la sociedad civil no católica por tener leyes educativas similares que expresan las costumbres de los argentinos de dichas regiones.

MÁS INFORMACIÓN: LA NACIÓN ARGENTINA

 

(Visited 46 times, 1 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*