Ir al contenido

Musulmanes amenazan a las carmelitas de Verdún de “ir al Infierno”

Durante la Misa vespertina del 10 de noviembre, dos musulmanes entraron en el monasterio carmelita de Verdún y al grito de “Alá es Grande”, dieron a elegir a las monjas que eligieran entre convertirse al Islam o “ir al Infierno”. Los musulmanes empezaron a rezar en árabe durante la misa y se calificaban a sí mismos de heraldos de Dios, según el obispo de Verdún, Jean-Paul Gabriel Èmile. El prelado ha presentado denuncia a las autoridades y, aunque fueron detenidos durante algún tiempo, fueron puestos en libertad a la espera de ser juzgados por delitos de odio.

Ya sabemos que todos los musulmanes no son iguales. El problema no es la ideología o la persona sino ambas. Una religión concebida en su origen para organizar una Guerra Santa y extender el Imperio Arábico por todo el mundo, por mucho que se haya reformado, tiene en su génesis un principio de violencia que rezuma en su dialéctica y en sus creencias. A este principio sucumben muchos hombres, que en el mundo en el que nos encontramos –relativista–, se vuelven violentos y manipulables. Pero el problema son ambos: personas enfermas interiormente y una ideología religiosa tendente a la violencia y a la pretensión de dominio. No nos olvidemos que en Europa llevamos más de 1000 años de guerra cultural con el pensamiento islámico.

 

(Visited 137 times, 1 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Suscríbete a nuestro boletín de noticias