Seguir el blog (Follow.it)

28 de octubre de 2021 0

¡Qué miserables unos, qué poquedad en otros…! Porque… “¡tú ya vives!”

Voz y voto unánime en el Parlamento de Galicia para el “derecho” a abortar en la Seguridad Social. Fue ayer martes.

Es decir, ¿declaran que las madres tienen derecho a que les pongamos un matarife, cuando Dios prohíbe matarifes? ¿Es que aquí todo vale? Y si tienen “derecho”, ¿hay obligación de satisfacerlo o de poner los medios para que otros lo satisfagan? Estas son las terribles consecuencias “lógicas” de separar Ley civil de la moral, que es consecuencia de un Estado sin Dios y del principio básico de la Democracia “moderna”. ¿Es que la única respuesta debe ser la objeción de conciencia del médico, matrona y enfermera…? Así, el hombre concreto acaba “acorralado”, perdiendo libertad a torrentes. ¿Y luego nos extrañamos de que cada vez la degradación sea mayor en los países ayer católicos de verdad como España, Irlanda…? ¿No pierde así todo significado el deseo de “reevangelización” que suena tan bien?

¡Qué miserables! Aquí hay realidades ocultas… que ya están a la luz para el que sabe ver.

Helada la sangre por el holocausto nazi y de la URSS… se la helaremos a nuestros hijos, si los tenemos.

a) Digamos que el PP es, en moral, como el PSOE -es decir, sencillamente amoral- y, además, engaña abiertamente desde hace muchos años a muchísima gente… que se deja engañar. Por eso es el peor mal, el “mal mayor”. Y lo hace porque, según esta misma gente, no debemos salirnos del sistema PSOE-PP, porque la “seguridad” o “tranquilidad” -no te vayan a “fichar”…- que esto da, la identifican subjetiva y gratuitamente con la Democracia, un sistema que oculta el secuestro que la realidad sufre por parte de los dos grandes partidos con el consentimiento y silencio cómplice e inactivo de la sociedad. La mentira es el soporte de todo lo que está ocurriendo. Claro que cuando el sistema se sale por el lado de Podemos, es para que el PSOE se corra hacia una izquierda aún más radical.

Los que por ahora desean mantener sus colegios y los conciertos públicos a toda costa, así como su libertad personal un poco de topo, y para lograrlo pasan por todo… lo harán hasta que vean cómo van definitivamente a por ellos y, como en China, tengan que ceder absolutamente todo. Veremos qué dicen entonces. Como con los nazis, como con los comunistas, como en la China de hoy, como empieza a ser en los EE.UU. de Biden, como con Diocleciano.

b) Hay un simple y burdo apego al sillón político por las prebendas que éste otorga -por algo los políticos se suben los sueldos etc. etc.-, a la vez que existe un mando único y absoluto dentro de cada partido. Si te mueves, no sales en la foto. Si te mueves, te echo y no cobras. Y encima te las verás conmigo después, en la vida ordinaria.

c) Se podría pensar en sobresueldos de dinero bastardo procedente del NOM. Al menos en ciertos altos dirigentes que dirigen al resto.

d) El Maligno mueve astutamente el cotarro excitando los siete pecados capitales, y tejiendo directamente los hilos de la perversión. En lo que está ocurriendo aquí, allá y más allá, hay que pensar en lo preter natural. Y los que debemos rezar, rezamos poco y mal.

¡Qué miserables y canallas!

Otra cosa. Tal como van las cosas, no queremos callarnos. Como el hombre es social por naturaleza, lo que debemos averiguar es el por qué de la paralización de la actuación en la calle. En efecto, ¿quiénes apoyan y se suman las pancartas pro vida que salen a la calle al menos una vez al mes, estando avisados o viéndolas delante de ellos con los eslóganes de denuncia?  Pues muy pocos. Ni siquiera las apoyan algunos que, según dicen, desean verlas en la calle. Están tan ocupados… -creen-. Y añado: ¿no será que no quieren que se les vea con la pancarta para así  mantener el “condumio”, para poder promocionarse, y para no ser “mal vistos” en función de los que subjetivamente creen representar? Para salir del paso, siempre utilizan el recurso verbal de “asociarse” con los otros -“esforzados”- de una manera mucho más espiritual, insensible, invisible, virtual. Son listos. ¡Qué listos son… a fe mía! Pues bien, decir eso ya no vale si queremos ser libres, si decimos que de veras sí nos importa el tema, si somos sociales como lo demostramos cuando trabajamos para otros. Siguiendo así… ya vendrán a por nosotros. Y se lo deberemos a esos “listísimos”. Perderemos nuestros colegios y escuelas como los niños pierden sus vidas, -lo mismo con el PSOE que con el PP-. Diocleciano a la vista.

¡Qué vergüenza y “poquedad” el “no salir”! ( -Pudiendo… claro -¡Pero es que algunos no pueden nunca!)

Vemos que hay más vergüenza, más vergonzosos, vergonzantes y enormemente apocados… que canallas.

Al menos, salgan a la calle para reconocer que: no somos libres, sino esclavos del estómago, la vanidad, la seguridad, el quedar bien.

Por eso yo no plegaré mi pancarta, ni me iré a casita. Aunque estemos tres. La última vez hubo 4 personas nuevas -siempre hay alguien nuevo-, pero si estas no ven a los veteranos… no vuelven

Gracias y perdone si alguien se siente subjetivamente ofendido, pero siéndolo sin causa.

(Visited 53 times, 1 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*