20 de marzo de 2021 2 / /

¿Porqué suscita alergias el término federal entre los carlistas?

(Por Antonio Riera) –

Los carlistas somos defensores de lo natural, lo sencillo, lo de siempre. Entendemos el derecho natural como fuente de inspiración y límite del derecho positivo. Defendemos las instituciones naturales de la sociedad. Defendemos a la naturaleza, los bienes comunales como un don a preservar para ceder a los que nos suceden.

Sin embargo, a veces nos embarcamos en debates dialécticos artificiales, estériles, que no conducen a otra cosa que a ocupar el tiempo ocioso y en buscar una pureza terminológica que a bien pocos importan en la sociedad en la que vivimos, y a la que no conseguimos llegar con nuestras propuestas, genuinas y naturales.

Uno de estos interminables debates viene derivado de la utilización del término “Federal” para reflejar nuestra propuesta de vertebración territorial para Las Españas, peninsulares y de ultramar.

El término Federal ha sido usado por innumerables pensadores tradicionalistas a lo largo de 3 siglos ya para referirse a la organización territorial española desde la edad media. Vázquez de Mella, Tomás Caylá, Rafael Gambra, y más recientemente Alberto Ruiz de Gallarreta son algunos ejemplos de ello.

Varios Reyes lo han utilizado en escritos privados y públicos. S.M.C. D. Carlos VII, primero en “compilar” la doctrina tradicionalista después de la revolución liberal, ya habló de Confederación para referirse a la unión con los pueblos españoles de ultramar. Así mismo su hijo D. Jaime III y su hermano D Alfonso Carlos I, siguieron utilizando el término Federal en el ámbito peninsular. Del mismo modo, D Javier, D Carlos Hugo, y ahora mismo D Carlos Javier lo utilizan en el mismo sentido que todos sus antepasados.

Pero resulta que la Revolución se ha intentado apoderar de determinada terminología tradicional para prostituirla y ponerla a su servicio. Frente a este asalto, la primera opción es rendirnos e ir cediendo y cambiando nuestra terminología. Siguiendo esta corriente derrotista, debemos dejar de utilizar desde hoy mismo palabras como España, Monarquía, y otras tantas tan importantes para el carlismo, pero cuyo significado tradicional no tiene nada que ver con la utilización revolucionaria.

Por otro lado, podemos ponernos frente a esta usurpación terminológica y defender el verdadero significado de los términos que utilizamos. Podemos, DEBEMOS, ser firmes y no seguir haciendo el juego a los revolucionarios, que bastante nos han robado ya en estos dos siglos.

Sería fácil, llegados a este punto, caer en la respuesta de … “nosotros lo llamamos Foral”. Ciertamente son dos términos complementarios, ambos tradicionales. Lo Foral es un término más bien referido a las libertades de las entidades de menores como salvaguarda de sus garantías frente a las entidades superiores. La Iglesia lo describe en la DSI como Autogestión. El modelo Foral que los carlistas anhelamos recuperar, es que respeta esas libertades de los municipios, comarcas y territorios. Nada que ver, por lo tanto, con la forma de vertebrar los diferentes territorios de la corona.

Creo que es nuestra tarea replantear el término tradicional de propuesta Federal, vertebrando la corona desde el municipio hasta el último foco superior de soberanía, y haciendo docencia de las diferencias con el manipulado vocablo por los liberales.

(Visited 180 times, 4 visits today)

2 comentarios en “¿Porqué suscita alergias el término federal entre los carlistas?

  1. Seglar católico

    Exacto. El federalismo es tan ‘nuestro’ como la boina roja o la misma defensa de la monarquía.

    Responder
  2. Carlos Ibáñez Quintana.

    Sobre la mesa tengo un ejemplar de la obra “La España federativa en la Monarquía nacional”, publicada en 1931. Su autor es D. Arsenio de Izaga y Ojembarrena.
    Nuestro federalismo no tiene nada que ver con el de los republicanos.

    Responder

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*