Seguir el blog (Follow.it)

1 de agosto de 2017 0

Navarra en la Cruzada

ESTE LIBRO editado en Pamplona, editorial Navarra, en el año 1948, tiene 311 jugosas páginas llenas de rasgos, gestos, episodios, cartas privadas,  y un largo anecdotario de los voluntarios navarros, leyendo el cual mons. Marcelino Olaechea Loizaga escribió al final de su introducción: “Que en un mundo que se hunde en la materia sean estos episodios, anécdotas y cartas un oreo y aliento del espíritu”.

Nosotros, contemplando no sin tristeza lo ocurrido desde esa fecha hasta hoy en nuestra patria España, podemos constatar el triunfo de quienes tergiversan el pasado y el odio que rebrota en algunos corazones, así como el dominio de las mentes por la propaganda que tiene todos los medios a su alcance. Esto no es continuidad con un pasado que todos habíamos situado equilibradamente en su lugar a beneficio de un futuro en concordia ya logrado en su día, sino que es una novedad provocada artificialmente por el cálculo de ideologías de combate. Pocos son los que se sustraen a dicha propaganda manteniendo su pureza y libertad. 

Pues bien, el error y el odio pueden triunfar temporal y aparentemente, pero no convencen. Algo hay en el hombre que -a la larga- olfatea los errores para identificarlos, atraído por otra cosa… que es la verdad que por otro lado él debe descubrir con cuidado y atención. Y atraído también y más todavía, por el esfuerzo heroico de quienes, hombres del pueblo y alpargata, dieron todo de sí a cambio de nada. Incluso que ganaron la guerra y perdieron parte de sí en la paz. Tras la lucha se volvieron a sus casas con el deber cumplido. La verdad lisa y llana, y el corazón limpio de quienes ofrecieron su vida por salvar la religión católica de la persecución, atraen como va la abeja al panal.

En las guerras, sobre todo si son entre hermanos, se cometen graves pecados en todas las retaguardias. En España los hubo, y no piense el lector que sólo en el lado Nacional sino más y con muchísima más saña en el revolucionario. Hay muchos ejemplos patentes de triste recuerdo. Sabemos que esto no excusa a nadie. También hubo asesinatos en Navarra, lo que supuso el rechazo de muchísima gente de bien ya por entonces. El jefe regional carlista Ignacio Baleztena exigió, a finales de julio, que ningún carlista cometiese actos de violencia en retaguardia, dejando la justicia necesaria a las autoridades militares siempre bien ponderadas. A diferencia de lo que algunos pretenden hacer recordando horrores del pasado, estos no pueden ocultar la limpieza y el heroísmo en el frente de combate de más de 40.000 navarros -requetés, soldados y falangistas- en defensa de la religión, o los motivos extremos de la sublevación, o la entereza de la Diputación Foral de Navarra a la que la generalidad de navarros siguió. Ya sabemos qué decía la propaganda de guerra contraria a los voluntarios, pero también hay constancia de la admiración que los requetés causaban a unos y a otros como Prieto. Defendían la religión, a Dios Jaungoikoa en los corazones, en sus familias, escuelas y asociaciones…, que querían conservarlas en Su servicio. También defendían su patria de caer en la terrible espiral de la Revolución como ocurrió en Rusia tan sólo veinte años antes. No diremos más. Ya dijo Manuel Azaña: “piedad y perdón”. Los tradicionalistas no lo hemos olvidado.

A título particular, un ejemplar del libro arriba citado firmó y dedicó el autor a Tiburcio Garralda Argonz, párroco de Orcoyen (Navarra). Dice así: “A Dn. Tiburcio Garralda con el mayor afecto esperando que el agrado y la emoción le acompañen al leer este libro. Cordialmente, Francisco López Sanz. 22-4-949. Tiburcio Garralda. Orcoyen 30 abril 1949″ Sello: Tiburcio Garralda Argonz. presbítero”. Un sobrino suyo -Jaime- fue asesinado en San Sebastián, Teodoro fue voluntario requeté, un tercero ejerció de médico en Madrid, y, el más pequeño -Luis-, todos los días subía con amorcia Rosa Goyena a rezar por sus hijos a Ntra. Sra. de Musquilda. 

Una vez más recordamos a Cicerón, cuando decía que la verdad se corrompe tanto con la mentira como por el silencio. 

Fermín de Musquilda

Pamplona, 1-VIII-2017

(Visited 111 times, 1 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*