Seguir el blog (Follow.it)

30 de enero de 2022 1

Manifiesto del carlismo catalán: “La Moreneta llora por sus Requetés” (versión castellana)

Este sábado 29 de enero, el carlismo catalán ha celebrado un profundo acto de desagravio por la profanación del monumento al Requeté. Al final del acto religioso y de reparación se ha leído este manifiesto, firmado por El Carlismo Catalán, y entregado al Prior de la Abadía.

Recuerda su ejemplo y sacrificio,

Terç de Requetés de Nª Sª de Montserrat 1936-39

 

“La Moreneta llora por sus Requetés”

Nos hemos reunido en esta plaza con el corazón atravesado por el dolor de la profanación, el pasado 14 de enero, del Monumento del Requeté yacente que presidía el Mausoleo del Tercio de Montserrat: una tierra santa donde reposan los restos de aquellos catalanes fieles a la Tradición, que ofrendaron sus vidas por la restauración de la Religión y de la Patria. Los responsables de esta barbarie habéis humillado a los descendientes espirituales de los Macabeos, tal y como se lee en los versos bíblicos que rodean la cripta donde reposan. Nuestro dolor es semejante a la abominación de la desolación que relata el Profeta Daniel, cuando contempló en una visión cómo era blasfemado el Templo de Jerusalén con sacrificios paganos. Sentimos que los responsables de custodiar en esta Abadía a nuestra Patrona, la “Moreneta”, han cometido un gran sacrilegio: segar la memoria de nuestros mártires caídos en la Cruzada del 36.

Al igual que aquellos que quieren enterrar la memoria de nuestro obispo mártir, D. Manuel Irurita, los depositarios de la fe, han colaborado con los que arrebataron la vida a los requetés catalanes y ahora quieren asesinarlos nuevamente con el olvido. ¿Dónde queda la obra de misericordia de enterrar a los muertos? En ella se incluye no olvidarlos, rezar por sus almas y pedir constantemente su intercesión. Olvidar a nuestros muertos, es peor que arrebatarnos el alma.

Un pecado contra el Espíritu Santo, de esos que no serán perdonados, consiste en “Negar una verdad manifiesta”. Retirando el Monumento, negáis que nuestros mártires merezcan veneración y respeto; negáis que su combate fuera justo; negáis que su sangre sea fértil; negáis -en el fondo- que la fe por la que murieron es la única y verdadera. Así, ¡Oh sepulcros blanqueados! Os habéis entregado a la apostasía y os habéis sometido a la idolatría del poder político -el nuevo Antíoco- que profana el Templo y sustituye el sacrificio agradable a Dios. No creéis en la Patrona de las tierras catalanas, sólo creéis en un falso ídolo: la “nación catalana” y su ramera, esta democracia anticrística. Y esa es la causa de vuestra ceguera. De vosotros ya dijo Nuestro Señor Jesucristo: “guías ciegos”, pues sois los nuevos fariseos que confundís al pueblo.

Retirando la imagen de nuestro queridísimo requeté, que miraba hacia la Virgen, representando su postrer advocación antes de morir, habéis deshonrado a la Moreneta. ¿Acaso olvidáis que ellos deseaban reposar a los pies de la Madre celestial?, esperando el día de la resurrección de la carne y del Juicio Final donde Cristo les ha de reconocer como los que lavaron sus túnicas blancas con la sangre del Cordero. ¿Acaso olvidáis que el Abad Escarré prometió solemnemente que la comunidad custodiaría perpetuamente sus restos? Vosotros podéis olvidar, pero no Dios.

¿Quiénes somos?, os preguntaréis. Somos los descendientes espirituales de los requetés. Somos discípulos de su ejemplo y el fruto de su martirio. Representamos la verdadera Tradición de Cataluña, de la que Torras i Bages sentenció: “Será cristiana o no será”. Pertenecemos al linaje de aquellos catalanes que prefirieron la muerte que entregarse a las tentaciones del liberalismo y sus falsas promesas. Somos parte de los que eligieron las libertades cristianas contra el libertinaje pagano. Somos piedras de esa magnífica fortaleza que se llamó Cristiandad y que ahora, desde dentro, queréis destruir.

Somos los descendientes de los visigodos que desde Montgruny -la Covadonga catalana- iniciaron la reconquista de nuestras tierras contra el Islam; somos descendientes de los Almogávares, de los marineros y soldados catalanes que combatieron en Lepanto, de los Miquelets que lucharon contra la Revolución Francesa, de los somatenes que en el Bruch doblegaron las fuerzas napoleónicas, de los “malcontents” y “els matiners”. Somos descendientes de aquellos carlistas que, amando profundamente su religión y fueros, se fundieron en las Españas y evangelizaron medio orbe. Somos, en definitiva, los continuadores de los cruzados del 36, somos boinas rojas, siempre dispuestos a dar la vida por Dios y por España. No hemos dejado nunca de existir y aquí estamos porque vuestra traición nos ha interpelado a volver al combate.

Vosotros a los que Nuestro Señor os ha encomendado velar por la fe y custodiar a su Santísima Madre, ¿por qué queréis que olvidemos a nuestros muertos? No lo conseguiréis. Tampoco olvidamos a los 23 benedictinos mártires de esta Abadía inmolados en la terrible persecución religiosa del 36 y que ahora escondéis. No olvidamos que os enorgullecéis de demócratas y antifranquistas, pero que dos veces acogisteis al General Franco bajo Palio. No olvidamos que escondisteis a asesinos terroristas y marxistas que pedían la destrucción de la Iglesia. Entre vuestros muros ha germinado el nacionalismo, la ideología del odio por excelencia. Fuisteis el pesebre que acogió el movimiento político de Pujol que nos ha llevado al enfrentamiento y la destrucción de Cataluña. Y después de todo esto ¿Os molesta la imagen de un requeté? También a los fariseos les molestaban los milagros de Cristo y se lo recriminaban y le exigían que no los mostrara públicamente. ¿Os suena esta postura?

Ponemos como testigos de vuestra prevaricación a los 319 requetés catalanes del tercio de Montserrat que cayeron en combate. Desde el cielo os miran; desde el cielo os señalan; desde la diestra del Padre os exigen que reparéis vuestra gravísima falta. Con ellos, los aquí presentes en la tierra, os demandamos que restituyáis el monumento. Habéis puesto en peligro desde hace tiempo la salvación de vuestras almas eternas. Es quizá momento de imprecar vuestra redención con un gesto de reconocimiento para con los que murieron para que ahora podías disfrutar de vuestras prebendas. Decís que amáis Cataluña, pero sois cómplices de su agonía espiritual. Y aquí estamos para recordároslo. Somos los hijos de la Tradición que nunca podréis matar. Nuestro deber es exigiros que cumpláis vuestros deberes. Es momento de acabar con tanta hipocresía. La Verdad es una y nos interpela a todos. A vosotros como consagrados a Dios y a nosotros como veladores de los cuatro pilares de nuestro solar cristiano: Dios, Patria Fueros y Rey.

Por eso queremos que nuestros gritos resuenen hoy en estas montañas y despierten vuestra conciencia:

¡Viva Cristo Rey! ¡Viva la España Católica! ¡Visca Catalunya espanyola! ¡Loor y gloria a los mártires!

(Visited 92 times, 1 visits today)

Un comentario en “Manifiesto del carlismo catalán: “La Moreneta llora por sus Requetés” (versión castellana)

  1. Fermín de Musquilda

    ¡Viva Cristo Rey! ¡Viva la España Católica! ¡Visca Catalunya espanyola! ¡Loor y gloria a los mártires!

    Responder

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*
*