7 de septiembre de 2018 0

Aborto y miseria en quien ocupa la alcaldía de Pamplona

Joseba Asirón -y los que le encumbraron- que ocupa la alcaldía de Pamplona, ha decidido hacer más que una sinvergonzonada.

Se sale de sus atribuciones, hace teatrillo, desentierra muertos, se queda en lo peor del pasado, provoca  a muchos pamploneses, y sobre todo ahora ataca -aunque sea indirectamente- lo más hermoso que hay en la vida, que es la vida humana. Ya nos resulta hasta secundario que lo haga de una forma insultante.

El día 8 de septiembre quiere honrar a los tres “médicos” que practicaron el primer aborto voluntario en Navarra. Lógicamente no lo dice directamente, pero lo hace. Recuerdo y conservo alguno de los panfletos lanzados en Pamplona en su día contra el horror en sí de aquel aborto.

Quiere honrarles el día del Privilegio de la Unión, fundacional de Pamplona cuando el 8-IX-1423, Carlos III el Noble, unió, a petición de los vecinos, las tres ciudades en una. Pero el Sr. Asirón no sabe eso de unir, de respetar, de actuar apetición de los pamploneses.

Y quiere honrarles con el pañuelico rojo de San Fermín. Bien está el rojo de la sangre del martirio, como el de la imagen adjunta. Sepa el tal que arrancar la vida a un concebido y todavía no nacido es un acto miserable, como  también lo es honrar a sus autores y consentidores.

Sí, EL SR. ASIRON Y LOS SRES. “MÉDICOS” YA VIVEN, y viven bien, comen bien y hasta quizás hagan una buena digestión y un buen sueño. A muchos pamploneses su pretendido homenaje nos amarga. Bueno pues, a quien hace esto, no le pidamos que nos respete cuando debiera saber que -de hacerlo- nos produce una inmensa tristeza.

 El ya vive, y también los que arrebataron la vida a la criatura humana más indefensa de este mundo. El que no vive, porque ellos no le dejaron vivir, porque le descuajaron la vida, es aquel -o éste otro- niñito o niñita.

“Si tu ya vives”, ¿por qué no el otro? ¿Por qué no el concebido y aún no nacido? ¿Por qué matar? ¿Por qué?

Esta es nuestra pancarta mensual extendida en la calle, enfrente del Parlamento de Navarra, el 25 de cada mes: “Aborto NO. Dios ama al embrión.CTC”

El Sr. Asirón está siempre demasiado cerca de la muerte: amigo de los amigos de etarras, desenterrador de muertos, ahora honra con el nombre de Pamplona en sus labios a quienes cometieron el primer crimen “legal”. Está demasiado cerca del peor ayer.

Es una gran pena, y creo que sólo un corazón cristiano -al ver a Ntro. Señor, al Inocente, en la Cruz- lo puede soportar.

 

Dr. Abel Albino,

sobre el aborto en Diputados de Argentina, el 17-V-2018

Buenas tardes:

Muchísimas gracias por la invitación.

Muchísimas gracias por la presencia.

Yo soy pediatra hace 46 años, soy académico de la Academia Nacional Medicina entre otras Academias, y soy premio Hipócrates del año 2000 de la Academia Nacional de Medicina de Buenos Aires

Entiendo que el aborto es la mayor tragedia que hemos tenido en el siglo XX por la cantidad y por el hecho concreto de que para que exista aborto tiene que haber una madre que autorice que se despedace un chico dentro de ella.

Normalmente la gente habla de aborto, pero nadie ha visto uno. Muy poca gente ha visto un aborto. Yo he visto. Yo he sido practicante menor y practicante mayor hace 48 años en la maternidad Ntra. Sra. de las Mercedes en Tucumán, y he visto chicos destrozados por el aborto en tachos de basuras y en baldes. Así que hablo de algo que conozco. Hablo de un horror que conozco.

Es la claudicación ética más grande  de la historia de la humanidad.

Es la evasión de responsabilidad más sorprendente de la Historia de la humanidad.

El niño no es parte del cuerpo de la madre. En niño está dentro del cuerpo de la madre, con una identidad genética absolutamente diferente a la de la mamá y a la del papá.

Es una práctica criminal contraria a la moral y a la dignidad de la medicina. Soy un médico que va ya para los 5o años (de ejercicio).

Matar es todo lo distinto, diferente, al arte de curar. Somos profesionales del arte de curar.

Matar a una criatura indefensa es cobarde, es miserable, es vil. No hay justificación.

El gran Juan Antonio, el modelo de médico pediatra que ha tenido la República Argentina, y que tiene la República Argentina, nos decía que el médico de niños es el abogado de los niños, si no sale en su defensa y en su protección no merece ser llamado médico de niños.

Hipócrates, el padre de la medicina, el que fundó nuestro arte, nos decía en su juramento que yo hice cuando me recibí como generalmente hacen todos los médicos: “Jamás atentaré contra la vida, ni aún en forma germinal”. La Academia Nacional de Medicina de quien soy parte, yo soy académico, participa de estos conceptos.

Terminar deliberadamente con la vida de una criatura es inaceptable.

El ser humano se inicia en el momento mismo de la concepción;  cuando el espermatozoide atraviesa la cubierta del óvulo nace un nuevo ser que se bloquea a cualquier otra información que pueda ingresar y empieza en forma automática a autogenerarse.

El derecho a la vida es un derecho personalísimo sobre el cual se incardinan todos los demás. Si no tenemos vida los demás derechos no existen. Así que no respetar el derecho a la vida de un ser humano es gravísimo.

No va a terminar esto con los abortos clandestinos, en ningún país del mundo se han terminado los abortos clandestinos porque como es una actitud vergonzosa se sigue haciendo clandestinamente.

Lejêune, el gran Lejêune, el fundador de la primera cátedra de genética de Europa, nos decía: “Digan que el hombrecito les molesta, pero díganlo. Díganlo, por favor. Ese pequeño hombrecito. Ese pulgarcito, más chiquito que un pulgar. Digan que les molesta. Digan que lo quieren matar, pero díganlo, claramente”.

Al principio hay un mensaje. En ese mensaje está la vida. Ese mensaje es la vida. Toda información que tiene esa célula es lo que va a tener para desarrollar,  si uno no interviene, no se mete y no mata, terminará saliendo a los nueve meses una criatura a la luz, un ser humano de nuestra especie.

Desde chiquitito ya empieza a comandar el sistema. Crece autónomamente. Al séptimo día, cuando tiene 1 mm y medio, toma el mando de las operaciones, cesan las menstruaciones de la madre, aparece el cuerpo amarillo, comienza a producir progesterona y hace que la mamá ya lo quiera desde ese momento.

Al mes, cuando tiene 4 mm y medio su corazón late.

A los 60 días ya tiene impresiones digitales y podemos hacerle un carnet de identidad. El cerebro está en su sitio totalmente con sus 140.000 millones de células nerviosas, dispuestos a cablearse si tiene buena alimentación y buena estimulación.

Las conexiones se completarán hacia los siete años y el rodamiento químico y eléctrico hacia los 15.

Piececitos de niños, azulosos de frío,

¡como os ven y no os cubren!, ¡Dios mío!

Piececitos heridos por los guijarros todos,

ultrajados de nieves y lodos.

Piececitos de niños, dos joyitas sufrientes,

¡cómo pasan, sin veros, las gentes!

¡Les digo que deben tener el coraje de reconocer que no tienen razón!

Gracias

(por la trascripción)

5
(Visited 47 times, 1 visits today)

Deja tu comentario