Seguir el blog (Follow.it)

7 de julio de 2017 0

Hitler es a Austria como la ikurriña es a Pamplona (por media hora)

La bandera: ikurriña o Navarra

De cómo Hitler se anexionó Austria de un bocado y de cómo la Ikurriña  -tramposa- se anexiona la plaza de Pamplona -capital del viejo Reyno- por media hora.

DECIRLO NO ES EXTEMPORÁNEO, pues sabemos que Hitler anexionó Austria, CON TRAMPAS y AMENAZAS, al III Reich. Algún día -ya va siendo hora- lo contaremos. La cosa venía de atrás y después ocurría lo que ocurrió.

Esta manaña, concretamente a las doce, el Sr. Joseba Asirón (EH Bildu) como alcalde del “cuatripartito” (¿por qué no se juntaron todos contra los amigos de ETA? -nos preguntamos-), persona totalmente desconocida hasta hace poquísimo, ordenaba colocar la ikurriña en la fachada del Ayuntamiento pamplonés, para celebrar así el chupinazo de las fiestas de San Fermín (2017), conocidas por el “mundo-mundial”.

Se ha saltado la ley, la prohibición del Gobierno, el buen hacer, y hasta el sentido común, aunque en el parlamento de navarra los suyos hayan suprimido a última hora la ley de símbolos de Navarra. Es como un golpe de timón, un golpe contra el municipio y el Fuero, en paralelo al golpe de Estado de los catalanes separatistas de Mas y Puigdemont. !Que no hay que ser menos que ellos, qué caramba¡

Esta es la penosa imagen, de una Pamplona bajo la ikurriña, que el separatismo anti español ha querido dar al mundo. Una imagen rechazable y ofensiva en muchos sentidos. No nos consolamos ante la Justicia y el Derecho, ante la limpieza política y el sentido común, porque los pamploneses en general “pasen” y rechacen tal bandera como  anti española, anti navarra y anti pamplonesa. El año pasado el Sr. Joseba Asirón utilizó como trampa la ingenua y dulce cortesía hacia sus buscados visitantes de la CAV. En 2016 se retrató, y ahora se retrata de nuevo. Cada vez va a peor. 

El electorado de IU y Podemos es responsable de lo que ocurre, aunque la responsabilidad sería sobre todo de los cargos elegidos ya que no dijeron que iban a consentir la ikurriña en el balcón del consistorio pamplonés, ni con quién iban a pactar (han pactado con los amigos de ETA). Han hecho de todo con tal de “chupar” poder a toda costa, y “a la contra”, que es lo propio de los españoles “anti” y sin categoría profesional. Por algo los carlistas, en contra del régimen del liberalismo político, siempre hemos exigido el mandato imperativo y el juicio de residencia  a los cargos electos. Y, desde luego, también elección por instituciones. 

Los carlistas no somos cómplices de la total decadencia del actual sistema presidido por don Felipe de Borbón y Grecia, porque hace años dijimos que el sistema partitocrático (ayer el de 1876 y ahora el de 1978) es antidemocrático, no es representativo, y que el liberalismo político es la ruina de los pueblos. Eso síu, dicho liberalismo beneficia cualquier fantasía siempre que sea de sectores atrevidos, tramposos, y que hoy tengan el dudoso “prestigio” de la amistad y complicidad -esto sigue dando miedo- con los asesinos etarras. 

Sepa Vd. que la ikurriña es la bandera identificada con el separatismo, que es la bandera de otra Comunidad Autónoma distinta a la de Navarra, y que es la bandera con la que se que quiere conquistar Navarra ya por la fuerza (ETA, sus cachorros y sus colaboradores del PNV y Geroa Bai, IU y Podemos) ya en base de trampas, cuquerías y presiones contra el Derecho y la Ley, el sentido común y el buen hacer. Claro que esto último trae a algunos al pairo. El separatismo anti español manipula todo y trata lo real -ya pasado fruto de la falsa memoria histórica ya presente- a base de empeñones, con insultos y vejaciones. Como a rebaño ajeno.

Ahí estaba la ikurriña en la fachada del ayuntamiento iruñense, bandera inventada por el tal Sabino Arana para Vizcaya (el Bizkaitarrismo tan desvelado por el diputado liberal Gregorio Balparda, asesinado en Vizcaya durante la guerra) y después de Euskadi (Euzcadi). Ahí estaba entre la bandera bicolor de España y la verde de Pamplona. El orden de las banderas en el balcón de la casa consistorial de Pamplona era de hecho, de izda a drcha. y mirando hacia el consistorio, el siguiente: bandera azul de la UE, la roja de Navarra, la bicolor de España, la bicrucífera parecida a la inglesa -todo un derroche de imaginación y fobias- o ikurriña, y la verde de Pamplona.

Debería saber el sr. Asirón que, en el privilegio de la Unión  de 1423 (Cap. XV), el escudo de Pamplona (campo azur con león pasante de plata y sobre él una corona de oro) se encuentra orlado por la bandera de Navarra, representada por una hilera de campo rojo con las armas de Navarra (cadenas expresamente y no carbunclos). Quien dice pendón de Pamplona dice fuerza (león), Corona o legitimidad (monarquía), Navarra (Reino POR SÍ) y cadenas (que no tienen por qué ser las de las Navas de Tolosa).

Váyase sr. Asirón a hacer puñetas con sus fantasías, sus trampas e imposiciones. Mañana en el desfile tras la procesión de San Fermín le poderían decir -please- : “y que Viva Navarra Foral y española”

Está visto que la obsesión nacional-separatista es ocupar Navarra a toda costa. Les gusta que digamos que quieren joder -esto es un taco- a Navarra y a los navarros, y en este caso a los pamploneses, porque ello indica que reconocemos su fuerza y presencia. Son unos ciudadanos simpatiquísimos; eso sí, no les lleve la contraria en lo más mínimo, que se muestran airados de solemnidad.

* * *
Si todos los que no son originarios de Pamplona se tuvieran que ir, seguramente que muchos nacional-separatistas no estarían aquí. ¡Pero qué se han creído esos advenedizos o bien los que quieren cambiarnos la vida! De seguir así, tendrán un Velate como hubo un Roncesvalles. ¿Es que hay que perdonar todo porque son cómplices de ETA? ¿Tienen el poder de una forma abracadabrante como contraprestación a que ETA ha dejado de asesinar?

También es bueno que los alaveses propongan salirse de Euzkadi. 

Y que los vascos, emigrantes por miedo a ETA,  tengan facilidades -discriminación positiva llaman hoy- para volver a su tierra de origen, a su pequeña patria.. 

Es bueno que la bandera de España ondee en todos los Ayuntamientos en los que se ha dejado a los bilduetarras -que nunca condenan el terrorismo- ocupar el poder. 

Y sería óptimo que de una vez se perdiese el miedo a esa gente.

* * *

Parece todo muy sencillo. La Secta enreda a favor del separatismo de Cataluña (para nosotros contra el españolísimo Principado de Cataluña y el resto de España). La misma Secta quiere el separatismo de esa fantasía llamada Euzkadi a cambio del fin de ETA, con la anexión de Navarra. No sabemos por qué, pero el ex presidente de USA Jimy Carter vino a Santander y de paso a Olite en agosto de 2007, y ahora los separatistas catalanes quieren llamarle para resolver el conflicto artificial que por sus machos han creado con voluntarismos, trolas durante decenas de años, y mentiras clamorosas. La globalización mundialista quiere a España dividida y vasallática, y el marxismo como su  principal instrumento. Los burguesitos separatistas nada podrían sin la aportación del marxismo convertido aquí en nacional-separatista, que es centralista y estatista a más no poder. Recuerden que Stalin fue ministro de nacionalidades en la URSS. Luego, que los burguesitos nacional separatistas no se quejen. 

Por eso, déjennos tener la fiesta en paz. Y que viva San Fermín. 

Una última cuestión. La presidente del PP en Navarra, Ana Beltrán, ha dado un MENSAJE PRE SANFERMINERO al alcalde Sr. Asirón (digital navarra.com): “Si Asirón quiere ver la ikurriña en unas fiestas, haría bien en irse al País Vasco y dejar a los navarros y pamploneses disfrutar de nuestras fiestas sin politizarlas, y con nuestros símbolos propios”.

Pues se equivoca la Sra. Beltrán -a la que no discuto sus aciertos-, porque aunque el estatuto de autonomía de Euskadi quiere identificar la CAV con el País Vasco, utilizar este último término fue un gol indecente que el Sr. Suárez (UCD) se dejó colar. Los navarros que en parte somos vascos (de apellidos y origen, de casa y derecho más que de habla, y sobre todo de batúa) identificamos la Ikurriña con la CAV y Euskadi (Euzcadi), pero no con el País Vasco. Miren: no hay vinculación per se entre lo vasco y el nacionalismo separatista. ¡A cuántos vascos -ellos no se autoconsideran ni definen como vascos, pues lo son-  les trae al pairo eso del nacionalismo vasco (antivasco)! Lo mismo que a muchos catalanes el nacionalismo catalán (anticatalán). 

Hasta el Sr. Asirón nos da la razón, porque a la media hora tras el chupinazo ya no quedaba resto de ikurriña en la fachada de la casa consistorial. He aquí las imágenes de la casa Consistorial, de una casa de vecinos de la plaza del castillo, de las banderas de la Caixa y de unas fachadas del caserío urbano: 

Todas estas imágenes son simultáneas, más la imagen de la ikurriña izada en la casa consistorial durante media hora, incumpliendo la ley. Claro es que hecha la ley, hecha la trampa. Y los Gobiernos son hoy muy débiles. No ponemos la imagen por decoro hacia los pamploneses.

José Fermín Garralda

Pamplona, 6 de julio de 2017

(Visited 300 times, 1 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*