Seguir el blog (Follow.it)

20 de diciembre de 2022 0

Discurso en la fiesta de la juventud carlista de Pamplona 2022

(Por Sancho Guindano) –

Feliz domingo de adviento,

Somos los jóvenes carlistas de Navarra, y hoy celebramos nuestra patrona, la Inmaculada Concepción.

Los jóvenes tenemos mucho que decir. Traemos un mensaje para los vecinos de Pamplona, y otro para los gobernantes, en estas fechas navideñas.

Queridos vecinos: no os dejéis engañar. Aquí no hay ni izquierdas ni derechas, somos todos personas, con dignidad de persona, porque así lo quiso Dios. Los políticos han conseguido que todos os autoimpongáis una etiqueta: yo soy “PP”, yo soy “Socialista”, yo soy “VOX”, yo soy “nacionalista”. No. Somos todos vecinos. Somos todos comunidad, y eso es lo que viene a decir el carlismo. Aquí estamos gente del pueblo, del campo, gente de la ciudad, hosteleros, maestros, autónomos, pasteleros… Gente llana, gente normal. Y tenemos una idea de “sociedad hermana”, sociedad unida. Que cada uno en su casa hable, piense y eduque en libertad, como quiera, y en la calle todos a una, a levantar el país. ¿Cómo? Ahí va el mensaje para los políticos.

En estas fechas de esperanza en las que se nos promete una segunda venida, os decimos a vosotros, políticos: Todavía estáis a tiempo de rectificar.

No voy a decir que no nos gustáis (en persona, estoy convencido de que incluso os caeríamos bien, y viceversa). Pero no nos gusta lo que hacéis. No nos gusta cómo gestionáis el sector primario, comprando por barato al de fuera, y vendiendo nuestro género al extranjero. No nos gusta cómo creáis empleo, a base de plazas de funcionariado. No nos gusta que nos enfrentéis entre nosotros: hombres contra mujeres, empresarios contra obreros, blancos contra negros, euskaldunes y castellanoparlantes… No nos gusta, pero soportable hasta cierto punto. No nos gusta vuestra dictadura absolutista neoecologista, con los contenedores de tarjeta, etc. No nos gusta, pero soportable. No nos gusta que nos toquéis el bolsillo con la inflación del la luz y el gas, pero soportable. No nos gusta y aborrecemos vuestro legalismo absurdo, que te persigue hasta el mismo lecho de muerte, en el que tienes que pensar más en los impuestos de sucesiones que en otra cosa. Todo eso y más, hasta cierto punto, soportable. Indignante, pero soportable.

Pero habéis pisado terreno sagrado. Habéis traspasado una línea roja que no os compete: ¡LOS NIÑOS NO SE TOCA!

Basta ya de fomentar políticas de implantación de programas de adoctrinamiento en las escuelas, de hipersexualización de la sociedad. Estáis matando la inocencia de nuestros niños, y les estáis creando problemas de donde no los hay, con cuestionarios sobre sus preferencias sexuales, que si de mi propio sexo, que si del otro, que si los dos… ¡Basta ya! Basta ya de leyes y modas que fomentan una mala sexualidad, y luego la solución “fácil” del aborto a niños menores de 16 años, sin consentimiento ni conocimiento de los padres. Basta ya de políticas que promueven que esas madres maten a sus hijos de forma gratuita (en vez de ayudarles) y a esos hijos que puedan deshacerse de sus padres. Basta ya de fomentar y subvencionar la transexualidad en menores de edad. ¿Pero qué es esto? Tantas cosas tenemos que decir… Por no hablar de las campañas de la ONU, que dice que para el sostenimiento del planeta, tenemos que reciclar y no tener hijos. Todo esto, con el bonito broche de la AGENDA 2030, que propone esta nueva anormalidad.

Como sabéis, se ha propuesto a Navarra y Andalucía como regiones piloto para aplicar la Agenda 2030. Nosotros también tenemos una propuesta para la ONU y para vosotros, gobernantes: proponemos Navarra como región piloto de tradicionalismo español. A ver qué tal. Y nos basamos en cuatro pilares.

Primero: la vuelta de la Cristiandad: una sociedad fundada en los principios cristianos, que aseguran una civilización de amor, que aseguran un “techo moral” para no caer en atrocidades, y que no nos convirtamos en animales.

Dos: proteger y ayudar a la institución de la familia, base de la sociedad. Respeto a la dignidad de la persona, porque así lo quiere Dios, desde la concepción hasta la muerte natural.

Tres: Que el pueblo tenga poder de decisión sobre lo que pasa “arriba”, y no una vez cada cuatro años.

Y cuatro: no a los políticos profesionales con vocación de lucro personal, con vocación de servir a sus interés personales o de partido. Sí a los profesionales metidos en política con vocación de servicio, de trabajar por el bien común de todos los vecinos.

En resumen: DIOS, PATRIA, FUEROS Y REY.

Le pedimos a la Virgen que proteja a nuestros jóvenes y nuestros niños de estas corrientes perversas, a Ella, que todo lo puede.

Por una juventud de corazón puro: ¡Viva Cristo Rey! ¡Ave María Purísima!

Sancho Guindano

Secretario de Familia de la Comunión Tradicionalista Carlista

(Visited 461 times, 29 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*
*