Seguir el blog (Follow.it)

9 de octubre de 2023 1 /

¿Acaso no está España ya constituída?

(Por Castúo de Adaja) –

La Constitución de Cádiz de 1812 es estudiada por nuestros escolares como fruto de una aparición  cuasi milagrosa; una revelación inmediata sin estudio previo y en el que todos sus participantes  mostraron su afán inmaculado de “dar a luz” a España. No obstante, este hecho, que tantas veces  aparece formulado de manera simplista en los libros de texto de nuestros estudiantes, y aún más  en los elogios compartidos por el común de los mortales, poco se asemeja a la realidad. El proceso  de elaboración de este texto constituyente se desarrolló envuelto en sesiones, reuniones, debates  y múltiples redacciones en cuanto se progresaba con el texto.

Es en este punto donde nos gustaría traer a colación la intervención magistral de uno de aquellos  integrantes: Antonio Llaneras Amengual, diputado por Mallorca en las Cortes Generales y  Extraordinarias de Cádiz y, por encima de todo, párroco de la iglesia de San Nicolás. La  intervención que nos ocupa tuvo lugar exactamente en la sesión del 25 de agosto de 1811 cuando,  acertadamente, y ante lo que estaba presenciando, se atrevió a resaltar lo que habría de haber sido  evidente al plantearse la definición del art. 1 de la incipiente Constitución: “La Nación española  es la reunión de todos los españoles de ambos hemisferios”. No contento con el proceso  liberalizador y rupturista que se estaba dando – y según recogen las actas de la sesión – se atrevió  a pronunciar lo siguiente: “paréceme muy inexacta la definición ó explicación que de la Nación  española se presenta en este primer artículo. Pero ya no lo extraño después de haber oído lo que  acaba de decir el Sr. Espiga, uno de los individuos de la comisión; esto es, que esta definición no  puede ser con la exactitud que corresponde por ser de la Nación española aun no constituida,  sino que se está constituyendo, que no tiene Constitución, que está sin Rey; absurdo ciertamente  es el decir esto de la Nación española. La Nación española está constituida, tiene y ha tenido  siempre su Constitución ó sus leyes fundamentales, y tiene cabeza que es Fernando VII, á quien  V.M. en el primer día de su instalación juró solemnemente por su Rey y por su Soberano”.

Certero resulta, por tanto, el calificativo de “absurdo” resaltado por Llaneras, pues venía a  recordar lo que, hasta el momento de la irrupción de las Constituciones liberales en suelo europeo,  era realidad más que aceptada y conocida. A saber: que España, como tal, estaba ya constituida  por ser la constitución de un pueblo el conjunto de normas, costumbres, leyes, fueros y demás  regalías y prebendas que, en el transcurso de su tradición e incorruptible historia conforman  orgánicamente a un pueblo; a una nación, al fin y al cabo. Una nación constituida partiendo de las  bases fundamentales: la sujeción a la Ley Natural y, por encima de ello, a la Ley Divina. La  eliminación de estas dos sujeciones por la primacía de la Ley Positiva, dada por los hombres y  para los hombres, sin ningún tipo de atadura, no sólo atentaba contra la naturaleza misma del  propio ser como criatura hija de Dios, sino que abre la puerta a la deshumanización progresiva  por la existencia de la concupiscencia, el abandono del deber en pos del libertinaje y la esclavitud  del deseo primario por encima de la razón innatamente inscrita en la idiosincrasia del hombre.

Y con esta breve introducción, queremos unirnos al aviso planteado por Antonio Llaneras que tan  acertadamente puso sobre la mesa la cuestión de la constitución de un pueblo: una constitución  que es producto de la historia salvífica en la que está inserto el hombre, y no de una mera reunión  de despacho que deja a voluntad los destinos del hombre, a merced de ocurrencias que, desligadas  de su ligadura correcta, puedan llegar a atentar contra el mismo ser que las creó. Así pues, si  alguna vez se les pregunta sobre el origen del constitucionalismo español, no olviden que éste no  nace en una ciudad asediada a principios del s. XIX, sino que cobra su identidad a lo largo de los  siglos de un pueblo que surge, se relaciona y crece vigorosamente bajo el nombre de Cristo.

He dicho.

(Visited 82 times, 2 visits today)

Un comentario en “¿Acaso no está España ya constituída?

  1. Fermín de Musquilda

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*