Ir al contenido

¡Jesús mío!

15 de abril de 2017 0 Acción

 

 

Te veo allí, inmóvil sobre esa loza. Sobre tus párpados reposa el sueño de la muerte. Casi podría jurar que estás dormido y no muerto, que todo lo que acaba de pasar no es más que una pesadilla…pero las huellas de tu pasión siguen allí y me gritan que todo fue real. De tus llagas ya no brota sangre, solamente el olor fresco y penetrante del áloe y la mirra. Todo dentro del sepulcro es penumbra… como también penumbra es mi interior. Te miro y me pregunto, ¿por qué?, ¿por qué así?, ¿por qué Tú?, ¿por qué ahora? Son las mismas preguntas que me surgen cuando atravieso por una dificultad, cuando un ser querido tiene un problema o cuando la enfermedad o la muerte golpean a mi puerta… ¿por qué? Sólo recibo tu silencio por respuesta. ¿Por qué no me respondes?

Mirando tus manos y pies taladrados, tu costado herido, tu frente escarnecida, descubro la respuesta. Sabes que las palabras no son suficientes delante del dolor, por eso me has dado un ejemplo. Los hechos, con hechos se responden. Has sufrido conmigo… ¡Has sufrido por mí! Me has amado hasta el extremo… ¿y yo?, ¿te he correspondido?  Gracias y, ¡perdóname!, pues no siempre he correspondido con amor a tu amor. No sólo no te he respondido… ¡te he ofendido!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

(Visited 59 times, 1 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*