Ir al contenido

Seguir el blog (Follow.it)

La supuesta venganza de Putin contra Obama y Hillary

Foto: BBC.com

El viernes 6 de enero, las agencias de inteligencia estadounidenses revelaron que Vladimir Putin ordenó que se llevara a cabo una campaña oculta para conseguir que Donald Trump fuera elegido Presidente de los Estados Unidos de América.  El reporte señaló que las acciones de Rusia incluyeron el hackeo a las cuentas de correo electrónico del Comité Nacional Demócrata y de políticos demócratas, incluido John Podesta, presidente de campaña de Clinton. También el uso de propaganda financiada por el Estado y de “trolls” pagados para hacer comentarios en redes sociales. Donald Trump se reunió con los funcionarios más importantes de inteligencia de EEUU y ha declarado que el hackeo ruso a correos electrónicos no manipuló el proceso electoral, ni el conteo formal de votos, ni alteró las máquinas de votación. El mismo Donald Trump reconoce que ha habido un ciberataque contra su país y que “no debió realizarse”.

Las agencias de inteligencia, el FBI, la CIA y la NSA, han dicho también que Rusia querrá seguir influyendo en el futuro de los Estados Unidos y de sus aliados. “Los objetivos de Rusia fueron socavar la fe pública en el proceso democrático de Estados Unidos, denigrar a la secretaria Clinton y dañar su elección y potencial presidencia. (…) Estimamos adicionalmente que Putin y el Gobierno Ruso desarrollaron una clara preferencia por Trump”.

¿Por qué Putin prefiere a Trump y no a Hillary Clinton?

Algunos analistas internacionales entienden que esta intervención de Putin fue una venganza contra Barack Obama y Hillary Clinton. En diciembre de 2011, Moscú tuvo una oleada de manifestantes que protestaban contra un supuesto fraude cometido en las elecciones a la Duma Estatal, el parlamento ruso. Rusia Unida quedó en una situación comprometida en el parlamento ruso, al obtener una mayoría absoluta mucho más escueta. Había bajado en casi el 20% el número de escaños. Del 70% de los escaños, bajó a un 52%. Los dos tercios de los escaños permitían a Putin un pleno control sobre la Constitución Rusa incluso.

Esa oposición contra Putin tan fuerte estaba apoyada en numerosas fundaciones y asociaciones asesoradas y financiadas desde Estados Unidos. EE UU practicaba entonces una política de desestabilización y aislamiento de Rusia que se confirmó cuando desde el país norteamericano se potenció el derrocamiento del presidente ucraniano, Víktor Yanukóvich, y la pérdida de un país estratégico para Rusia. De hecho Putin ha considerado siempre la destitución de Yanukóvich como un golpe de estado de Washington. Por consiguiente la interferencia rusa en la campaña electoral americana y el modo en el que los servicios secretos rusos han apoyado a Trump, podrían considerarse una represalia contra Hillary Clinton, secretaria de Estado, una de las artífices de la mencionada estrategia anti-Putin.

(Visited 131 times, 1 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*