Seguir el blog (Follow.it)

20 de octubre de 2017 0

¿Un Estado federal de naciones? (Ojalá me equivoque)

Digamos toda la verdad. Ojalá me equivoque, pero el objetivo de todo este estruendo y escándalo en Cataluña por parte de los Puigdemont y del partido del Gobierno español es, lisa y llanamente por las dos partes, que España pase a ser un Estado federal. El primero con gusto y el segundo se puede pensar que a disgusto, pero coinciden en el hecho.

En efecto,  Puigdemont, erre que erre y hasta el final, ahora amenaza con la secesión si se suspende la autonomía en Cataluña, mientras el propio Gobierno español sufre de inactividad, da largas, ofrece mil ocasiones, da otras 48 horas más para perfilar la intervención ya decidida sobre Cataluña, ofrece dos nuevos días como insistente margen de rectificación…. todo para nada debido al “empecinamiento” calculado de la otra parte.

El Sr. Aznar dirá todo lo contrario, pero a éste no le podemos creer por lo mucho que engañó a sus votantes sobre todo en su segunda legislatura.

En efecto; la novedad de la “propuesta” y la oposición de los españoles en general a dicho horizonte federalista, bien merece este escándalo en Cataluña, y hasta la ruina de los catalanes por el momento. Quizás luego las aguas vuelvan a su cauce. Cuanto más escándalo y empecinamiento, cuanto más lío y follón, cuanto más cabreo de todos y ruina de Cataluña etc., más argumentos para la creación del supuesto Estado federal. No en vano Rajoy y Sánchez ya han llegado a un acuerdo para revisar la Constitución. Sí, se tratará de un Estado federal -aunque se le llame de otra manera- a pesar de que tiene el rechazo de muchísimos que siguen amando a España.

¿Quién se cree que  todos los hasta hace poco cuerdos se han vuelto locos de repente? ¿Quién cree que los separatistas pueden ser tan empecinados si no se les  ofrece nada a cambio? ¿Quién cree en el Gobierno de España, que decide a plazos, ante y para el público, que decide mañana cómo aplicar el artículo 155? Más todavía, leo que Soros está detrás del affaire nacional-separatista, y es de todos conocido que el Gobierno español está entregado a los designios contrarios al matrimonio, la familia, la vida del concebido y no nacido, el lobby homosexual etc. ¿Nos querrá el Gobierno del PP dar la imagen de que le interesa el llamado Estado de Derecho con independencia del contenido del Derecho? ¿Que le interesa tan sólo la legalidad, al margen del mantenimiento de España y los españoles? ¿Querrá ir de bueno y de defensor de la Ley -que no de España- para eliminar precisamente la unidad de España, al ceder al chantaje separatista?

Los Otegi (pro etarras) y los Puigdemont (golpistas) quisieran un Estado confederal. O la independencia más total. Esto último es difícil en España pues es comúnmente admitido que esa situación nos llevaría a la secesión total, máxime cuando los políticos de la Constitución prometieron que España iba a estar unida en una nación de nacionalidades -mágica paradoja-. Sume Vd. a ello las cesiones realizadas sistemáticamente a los separatistas durante cuarenta años (buen plazo largo, como la vida de la dictadura ¿verdad?) y las cesiones al terrorismo etarra.

Por el contrario, y a diferencia de los deseos confederal y federal, el mayoritario pueblo español y las manifestaciones millonarias de Barcelona los 8 y 12 de octubre no entienden nada de eso, sino que quieren España entendida como una Nación y una suprema potestas (hoy dicen Estado) que no sólo sea representativa como un rey que reina y no gobierna. La del día 8 fue una manifestación millonaria en Barcelona, aunque apoyada y promovida desde instancias gubernamentales y la partitocracia, seguramente que para dar vía de escape a un pueblo cabreado que no quiere nada de lo que está ocurriendo. El día 12 hubo una segunda gran manifestación, de contenidos similares a la primera salvo la insistencia en la Hispanidad: “Catalanitat es Hispanitat”

Pues bien, no será ni el Estado autonómico, ni el Estado confederal, sino el “punto medio” del Estado federal lo que se instale de hecho, aunque se llame de otra manera para no asustar. Esta federación será una separación incompleta y una ruptura espiritual, pues proclamará a Cataluña, Euzcadi, y Galicia, como naciones, al igual -¿quién sabe?- que las restantes comunidades autónomas. Así se superará la IIª República autonomista con la Iª República federalista de Pi y Margall, pero con careta monárquica. Aquí, en España, todo es juego malabar es posible aunque luego pase una carísima factura .

A esta fuerte intuición que nos embarga unimos el hecho que, el ex presidente Sr. Aznar, haya afirmado que “La reforma constitucional no puede ser un pago a plazos de lo que ahora no estamos dispuestos a pagar al contado al secesionismo catalán”, es decir, que no puede ser un pago diferido a los separatistas. Los motivos de la oposición de Aznar al pacto Rajoy-Sánchez son  haber roto el consenso de 1978 poniendo en juego -añade- “la continuidad histórica de España”, y saltarse la ley. Esto es lo que sin duda piensa el pueblo español, con lo que el Sr. Aznar va de bueno, y tranquiliza las conciencias que votaron y quizás vuelvan impenitentes a votar al Partido Popular. El sr. Aznar habla de la “continuidad histórica de España”, lo que si está muy bien de cara al pueblo español, es para para basarla en el acuerdo, el consenso constitucional, la ley positiva, y en no pagar al golpista ni al contado ni tampoco a plazos. Pues bien, basta que el sr. Aznar hable de esta manera para que creamos que va a ser al contrario, debido a la escasa credibilidad del mensajero.

Se hará lo contrario a lo que se dice, en contra del pueblo español incluida buena parte de los catalanes.

 

 

(Visited 60 times, 1 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*