2 de agosto de 2018 0 / /

Los juegos tradicionales de los abuelos con los que los nietos siguen divirtiéndose

Uno de cada cuatro abuelos españoles cuida de sus nietos, una media de siete horas al día, según la Encuesta de Salud, Envejecimiento y Jubilación en Europa.

«Los abuelos son figuras de referencia, fuente de cariño y experiencia para los nietos. Son más que mentores, cuidadores o amigos. Son aquellos que nos hacen sentir seguros y protegidos en todo momento», señala la psicóloga Silvia Álava, experta en psicología educativa. Pero estos beneficios son recíprocos, ya que, para los abuelos, los nietos «rejuvenecen, traen recuerdos agradables de su niñez y de la de sus padres, y aportan alegría y grandes dosis de felicidad».

Los abuelos disfrutan con los nietos jugando a juegos tradicionales como las cartas, el parchís, el dominó, las canicas… y haciendo esto, sin darse cuenta, están inculcando a los pequeños de la casa valores y trabajando en el cumplimiento de reglas e instrucciones, ya que cada juego tiene unas normas específicas que el niño debe memorizar y cumplir.

«Los juegos tradicionales aportan multitud de beneficios a los niños a nivel social, cognitivo y emocional. Algo tan sencillo como una baraja de cartas puede ayudar a trabajar el cálculo y el razonamiento numérico, la planificación y la estrategia. Además, estos juegos también trabajan diferentes tipos de atención, como, por ejemplo: la atención sostenida, dado que es el propio niño quien tiene que mantener la concentración en el juego, la atención selectiva, al tener que fijarse en el próximo movimiento estratégico y la atención dividida, al estar pendientes tanto de su juego como de lo que ocurre a su alrededor».

eBay ha creado una selección con motivo del Día de los Abuelos, donde se puede encontrar desde un diábolo, hasta una peonza, pasando por un yoyó o el parchís.

Ajedrez

Nada tan placentero como gritarle a tu rival «Jaque mate» y haberle ganado la partida que, en ocasiones, puede hacerse interminable. El ajedrez es como un gran rompecabezas que hay que resolver, y que cambia constantemente. Por ello, las personas que juegan mejoran su aptitud en las matemáticas. Este entretenimiento siempre ha sido visto como un juego para inteligentes, pero no es del todo así. Estudios realizados por universidades han demostrado que después de algunos meses de entrenamiento, el ajedrez puede aumentar el cociente de inteligencia de una persona, sus habilidades para el aprendizaje, la capacidad para resolver problemas o la concentración.

Canicas

La gran ventaja de este entretenimiento es que puede disfrutarse en cualquier parte: en un parque, en la calle, en casa de algún amigo…, donde sea. El juego consiste en golpear las canicas de los demás y conseguir hacerte con las del jugador rival. ¿El objetivo? Tratar de lograr que la canica «rival» termine en el hoyo (tirar a «gua») que previamente los jugadores habrán hecho sobre el terreno donde estén jugando. Según la Federación Española de Canicas, éstas pueden estar fabricadas de cualquier material no metálico y sus diámetros no deben ser superiores a 16,5 mm. La línea de tiro está situada a 7,5 metros de distancia del centro del hoyo. El hoyo tiene 7 – 11 cm de diámetro.

Comba

No requiere tener consigo mucho material, más que una cuerda gruesa. Y muchas ganas de saltar. Se puede jugar solo, girando la cabeza sobre la cabeza y por debajo de los pies y saltar cada vez que la cuerda baja, o en grupo, donde dos personas son las encargadas de hacerla girar, desde los extremos de la soga. Existen muchas canciones para hacer de este juego algo divertido, hasta reglas de «si fallas, dejas de saltar para ponerte en uno de los extremos». Es un juego que no tiene participantes limitados, puede ir desde uno hasta todos los que quieran en el momento en que se está jugando. Entre el repertorio más popular se encuentra «Al cochecito leré…», «Papá, mamá, ¿con cúantos añitos me voy a casa?», «Al pasar la barca me dijo el barquero…», etc.

Dados

Entre los numerosos juegos que existen para entretenerse con los dados, vamos a hablar de dos: Yahtzee y Farkle. En el primer de ellos, está diseñado para jugarse en grupos con jugadores de 8 años en adelante. El objetivo es tratar de obtener diferentes combinaciones al lanzar cinco dados tradicionales para acumular la mejor puntuación —desde conseguir un «fullhouse» (dos de una clase y tres de otra), escaleras (números consecutivos) o el tan deseado Yahtzee (cinco de una clase)—. El segundo, el Farkle, se caracteriza por los puntos a alcanzar para ganar: un total de 10.000. Se pueden lanzar los dados en varias ocasiones, siempre sumándose puntoa a tu casillero, donde ganará el primero que antes llegué a la cifra anteriormente indicada.

Diábolo

Tal y como apuntan desde la Universidad de Granada, el diábolo tiene una edad mínima de juego, a los 4 años, cuando el niño ya tiene cierta habilidad en los brazos. Se trata de dos conos unidos por la parte más estrecha. El diábolo es impulsado por la fuerza que ejerce sobre las dos varillas que tendrá el jugador. Antes de lanzarlo, deberá deslizarse varias veces por la cuerda para que adquiera fuerza y velocidad. Cuando vaya descendiendo, habrá que cogerlo sirviéndose del cordel. Truco: resulta más fácil si la cuerda se coloca de forma inclinada con respecto al diábolo, pues de otro modo éste rebotaría al no poder deslizarse. Gana quien más tiempo y más alto haga bailar el diábolo.

Dominó

El dominó requiere de habilidades de táctica y estrategia. No se pensó como un juego para niños, sino para adultos, pero terminó siendo mucho más atractivo para los primeros. Se compone de 28 fichas rectangulares, generalmente blancas por la cara y negras por el envés, con aquélla dividida en dos espacios cuadrados del mismo tamaño; en cada uno de estos espacios aparece una cantidad de puntos que van de cero (blanco) hasta 6. Las fichas cubren todas las combinaciones posibles de estos números, siendo en total veintiocho en el juego más común. La dinámica de este entretenimiento consiste en formar una cadena de fichas enlazadas mediante cuadrados iguales, con el objetivo genérico de colocar todas las fichas. Ganará el que antes consiga quedarse sin fichas.

Parchís

El parchís es un juego que se englobaría dentro de los llamados juegos de carreras, de intentar ser el primero en llegar a «casa» con las cuatro fichas del color que te corresponden. La famosa frase de «te como y me cuento veinte» es la más buscada entre sus jugadores, pues ofrece cierta ventaja sobre el resto de contrincantes. El parchís se juega sobre un tablero en forma de cruz alrededor de la cual están dispuestas 68 casillas, 16 de las cuales (debidamente diferenciadas de las demás) constituyen los llamados seguros. Se emplean cuatro grupos de cuatro fichas con un color diferente para cada uno de los grupos. Vence el jugador que antes consiga introducir sus cuatro fichas en su respectiva casilla final

 

Artículo original: https://www.abc.es/familia/mayores/abci-juegos-tradicionales-abuelos-nietos-siguen-divirtiendose-201807260235_noticia.html

5
(Visited 57 times, 1 visits today)

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*