Seguir el blog (Follow.it)

28 de enero de 2022 0

Jesucristo, único sol invencible

(Por José Fermín Garralda) –

(El día uno de enero comenzamos un nuevo año, y ya ha transcurrido casi un mes).

Jesucristo –Dios de Dios, engendrado y no creado, única Verdad, Justicia y Paz, es el único principio y fin de todo lo existente y así hay que declararlo. El gran problema sería no hacerlo.

También sería un gran problema no trabajar por la restauración abierta de las sociedades en Jesucristo como Salvador, frente a frente con el actual Nuevo Orden Mundial, pagano e inhumano, donde dominan los viejos dioses del Capitolio y sobre todo el nuevo César.

Cuando en la lid actual la gente desnortada ríe por no llorar es porque le han lanzado órdagos y siempre ha perdido la partida. ¿La causa?: un engaño o mentira ya institucionalizadas y el alejamiento personal y social de Dios. ¿La consecuencia de ello?: la pérdida de las libertades más básicas, la disolución social y política, y, en breve, la sujeción total… voluntaria al jefe.

He aquí dos pequeños detalles significativos del engaño. Un comunista como Pablo Iglesias, ha sido condecorado con la Gran Cruz de la Real y Distinguida Orden Española de Carlos III, por sus “trabajos” a beneficio de España y la Corona. Esto está muy bien como paranoia política de la revolución cultural contra España y el sentido común. Más: Tezanos (CIS-PSOE) anuncia que el 54% de los españoles cree en la “vacuna” obligatoria, lo que allana a la élite dirigente del NOM el camino para imponerla. Que Tezanos valore el tema, es preocupante. ¿Y qué recibe el pueblo?: migraciones, “pandemia” a oleadas, deuda pública, inflación del 6’7%,  subida de precios, una España vaciada, retrasar la jubilación, aumentar los años de cotización…. y sobre todo prohibir rezar delante de los abortorios.

El Sol invicto, el Sol Invictus que vencía la oscuridad, se instauró como culto solar en el tardo Imperio Romano. Decir que su luz, fuerza y vida es la del espíritu y la salvación, es puro paganismo. Aureliano lo hizo culto oficial a fines del s. III. Hoy hemos vuelto a Juliano el Apóstata, que declaró a Helios como único dios, quedando los restantes como simples expresiones suyas. Desde hace algún tiempo se ha empezado a hablar de dos principios eternos: luz y tinieblas, se invierten los términos y se excluirá a uno de ellos. Ante la crisis manifiesta, ponerse a dialogar sobre esto en las reuniones sociales, ¿no es frivolidad y estupidez, dando a ambos principios eternos carta de ciudadanía?

Pero también hay otros motivos que hacen acuciante proclamar la soberanía plena de N. S. Jesucristo. Tales son la caída en cascada de la sociedad hacia males mayores, la tentación de silenciar a Cristo para no “escandalizar” y “salvar lo salvable” -lo que traería mayores errores e imposibilitaría la recuperación-, el escabullirse a toda costa de la persecución –lo que genera mayores persecuciones y ahoga la raíz de la resistencia-, el silencio ante la ideología oficial relativista, deísta, agnóstica y atea práctica, plegarse al totalitarismo del NOM y la gran plutocracia mundial con sus millones de ayudantes –burócratas y peones-, el pedir libertad para todos y todo silenciando las declaraciones rotundas, sin proclamar y testificar la Verdad.

Cuando, subvertida la Cristiandad por el Liberalismo, llegaron los totalitarismos hasta el culto al Estado –de clase, partido, cultura y raza- y al jefe…. Pío XI proclamó la realeza de Jesucristo en su encíclica “Quas Primas” (1925). Sólo N S. Jesucristo es el Señor como persona divina que es, también en la sociedad y política. ¿Exigían el Todo? Pues el Todo es Jesucristo, el único que respeta, reafirma y salva al hombre de sí mismo, y además le sobrenaturaliza. ¿Quién da más?

Por el contrario, la nueva plutocracia transnacional y elitista suscita la avaricia, la vanidad y soberbia. Utiliza lo amoral, las minorías inversoras, la burocracia estatal, y a jóvenes ambiciosos. El triste perfil de estos jóvenes, la plutocracia de los pequeños, llenos de ambición como si sólo tuviesen por delante la vida temporal, es apostar por el caballo ganador, servir al que manda y a los comités de sabios superdotados como “sacerdotes de la humanidad” -vocablo que ya utilizan-. Se alimentan de curiosidad, palabras huecas y vacío, y hasta son atraídos por lo misterioso y el esoterismo. ¿La masonería está detrás? Pues seguramente. Buscan su hueco entre la clase dirigente, examinan a los demás con verborrea prepotente y desde fuera de la cultura católica, y preguntan sobre lo evidente, poniendo todo en duda.

Pasemos a la plutocracia de los grandes, el presidente de China, Xi Jinping, lideró a los jefes de Estado y fue el primer ponente del congreso de Davos-2021.

Confluyendo con los intereses del globalismo, hoy día China está muy presente en Occidente, que le deja liderar los valores de la humanidad. En Davos-2021, el presidente de China, que hizo la primera intervención, lanzó suavemente su mensaje totalitario: (…) No podemos afrontar los retos mundiales si estamos divididos. Y la confrontación nos lleva por mal camino. La humanidad ha aprendido las lecciones de la forma más dura. Y esta historia no debe seguir. No debemos volver al pasado y debemos, por tanto, compartir el futuro de la humanidad, una visión común de la humanidad. Y esta visión debe ser la paz, el desarrollo, la igualdad, la justicia, la democracia y la libertad, por encima de los prejuicios ideológicos”.

Pues bien, ¿no le extraña a Vd. mucho que China lidere los valores de la humanidad, y  se presente como un modelo político de Occidente? China no respeta las libertades, su hombre es materialista, su psicología es conductista –si controlas el alimento y el medio, controlarás al hombre-, y pone la tecnología al servicio del totalitarismo ateo. Cuando China  exalta la democracia, es que ésta ha sido abolida.

¿Y qué responden los “demócratas”? Pues la Fundación Rockefeller, en “Scenarios for the Future of Technology and International Development”, señala lo que ha ocurrido -o va a ocurrir-: “¿Crees en la democracia? Si la respuesta es sí, la mejor manera de revitalizarla puede ser abrazar el trabajo de abolición de la democracia, desde cualquier posición de poder que ocupe”. Todo en la Red.

Nuevo cinismo y mentira, con burócratas infiltrados en las naciones y peones infiltrados en las filas católicas.

José Fermín Garralda

Publicado en la revista quincenal «Unidad Católica de España», nº 4 (24-I-2021) pág. 14

(Visited 54 times, 1 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*
*