1 de julio de 2019 3 / /

Globohomo y woke capitalism

El recientemente pasado viernes 28 de Junio fue la festividad cristiana del Sagrado Corazón de Jesús. No obstante, nadie parece haberlo notado. Hubo otro evento que capturó toda la atención. La misma fecha, como si estuviese pensada para irritar a los cristianos, ocurrió el declarado “día internacional del orgullo gay” -o lgtb, o como quieran-.

Cuando miras el mundo, y en especial si tienes amigos conservadores, es observable un “lobby gay” tan exitoso que ha logrado el reconocimiento internacional de su propia fecha conmemorativa ¡Wao! Que hábiles ¿No? Ahora ¿Por qué el lobby gay triunfa? Una respuesta tentativa es que tiene el apoyo del poder. Pero, esperen, hay una pregunta anterior ¿Existe un lobby gay? Claramente existen grupos organizados políticamente que dicen reivindicar un “orgullo gay”, con fuertes nexos entre exponentes del gobierno, con representación política e, incluso, con presencia dentro de la estructura de poder estatal, lo que les brinda gran capacidad de obtención de beneficios. Así, su existencia parece indiscutible. Ahora ¿Es exitoso? En mi opinión, cuando cada uno de tus símbolos nacionales están siendo reemplazados por banderas multicolores “lgbt”, eso sin dudas es prueba de que, si efectivamente existe el lobby, está siendo exitoso. Han surgido varias interpretaciones para este fenómeno. La mas común, parece ser, que hay una nueva izquierda impulsando el “homosexualismo”.

Hasta acá, todo muy normal. De hecho, puedes leer cualquier blog conservador y encontrarás pocas diferencias. Pero yo no me considero “conservador”. En mi opinión, ellos están errados, y su principal falencia es que no entienden el juego. Ademas, me gusta destacar, no comulgo demasiado con el “meinstream” de la “derecha”-si es que existe tal cosa-. Así que déjame plantearte una interpretación alternativa. El punto es el siguiente: No hay ninguna “nueva izquierda” exitosa fomentando el “homosexualismo”, así como ningún “lobby gay” exigiendo tratos privilegiados. Entonces ¿Cómo entendemos este fenómeno? La explicación es, a la vez, mucho más simple y compleja. La realidad es simple: El poder es progresista. Pero el “modus operandi” de este poder progresista es más complejo. El problema de la interpretación conservadora es que es superficial, por lo que jamás logra llegar al fondo del asunto, lo que redunda en realmente no entender el juego.

Lo que llamamos “lobby gay” no es un poderoso movimiento de homosexuales organizados exigiendo privilegios hacia un poder obediente, es exactamente lo opuesto. El fenómeno a describir no es una demanda social realizada “desde abajo” siendo respondida amablemente “desde arriba” por el Estado. Lo que nosotros vemos en forma de “lobbys gays”, así como de “lobbys” abortistas, feministas, ecologistas, “nuevas izquierdas”, etc, son los profundos respondiendo al llamado de Cthulhu, los animales respondiendo al flautista de Hamelin, los protegidos del poder respondiendo a sus órdenes; fuerzas civiles a través de las cuales fluye el mando, lacayos que, cuanto mejor cumplen sus mandados, más son recompensados.

La clave del asunto es la siguiente. El progresismo es la ideología del poder Occidental y, por tanto, de Occidente ¿Qué es el progresismo? Una religión secularizada, es decir, que eleva universales indefinidos a la categoría de deidad, particularmente, la “diversidad” y, como parte de ella, el “orgullo homosexual”. El progresismo es una ideología que sacraliza la justicia -o lo que entiende por ello- y, por tanto, cuyo objetivo último es crear un mundo justo, es decir, sagrado, el auténtico reino de Dios en la tierra, a partir de su purificación constante, mediante la permanente evangelización de los infieles, la supresión de los herejes y el exterminio del pecado ¿Puritanos?

Entonces, cuando vemos marchas y protestas realizadas por organizaciones del “orgullo”, lo que estámos viendo es efectivamente militancia, pero no militancia autónoma por poder, sino militancia para el poder, están evangelizando al servicio del mando vigente. De hecho, su consigna es increíblemente sincera: Ellos generan conciencia social. Y eso es exactamente así ¿Qué es conciencia social? El pensamiento Brahmin.

Un hombre caracterizado femeninamente, vistiendo al borde del ridículo, circulando en un entorno publico donde abunda la presencia de familias, por supuesto que causara el rechazo de un público que no tiene ningún apetito de manifestaciones obscenas. Y es que está totalmente fuera de lugar, lo mismo que un nudista en una playa publica o un hombre en un baño de damas, y lo más natural es que suscite expresiones y reacciones para nada amigables. Pero es que de eso se trata, está militando. Y, aclaro, no  interesa cuales sean las motivaciones de esa persona para tal acto, de hecho, seguramente está siendo plenamente genuina, pero aquí lo que nos interesa es el rol que, de facto, está cumpliendo ¿Cuál es ese rol? Ellos están expandiendo la ideología del poder, están exhibiendo la nueva norma, y serán recompensados en consecuencia. A la vez, han revelado a los herejes intolerantes, homofóbicos y discriminadores que no han podido evitar revelar su incomodidad por la presencia del orgulloso susodicho, quienes, por ello, serán castigados. Doble recompensa para el “orgullo”.

Lo realidad es que el progresismo es una ideología de poder increíblemente exitosa. Y aquí tenemos otra prueba. Tan poderosa es, que ha logrado concebir al capitalismo como uno de sus mayores promotores.

¿Por qué el capitalismo? Porque está en todos lados, y penetra profundamente en la sociedad. Usted debe ir al mercado incluso para comer, y allí lo estarán aguardando. Ahora no solo será bombardeado con información oficial por el sistema educativo y la massive media en su plenitud, así como de forma creciente en las redes sociales, sino que toda propaganda comercial estará cargada de progresismo.

¿Por qué las corporaciones se prestan? Reitero, el progresismo es la ideología del poder y, como tal, es la ideología que determina quienes deben tener el poder. Por tanto, si quieres formar parte del poder, debes acoplarte. Que las corporaciones se “prestan” significa que se “acoplan” al gobierno del consenso de la corrección politica, es decir, a La Catedral. Este fenómeno relativamente reciente se ha llamado “woke capitalism”, capitalismo despierto ¿Qué significa “despertar”? Pensar como Brahmin: Adquirir el sentir y la conciencia de la justicia social progresista. Que el capitalismo ha despertado significa que se ha vuelto “inclusivo”, y convertido en uno de los mejores medios de expansión del progresismo.

El término “capitalismo despierto” fue adoptado por un twittero anónimo de creciente popularidad conocido como WokeCapital. Hace relativamente poco, le fue realizada y publicada una entrevista ¿Que nos aporta al respecto? En su opinión, las corporaciones se prestan al progresismo por al menos una de cuatro razones: Creen genuinamente en él, no quieren problemas, son cínicos oportunistas, o alguna combinación de las tres, la cual, probablemente sea la más común.

Creo que no hay mucho más que decir. Para el progresismo no hay puntos medios, no existe “neutralidad”. Como buena ideología del poder, está impregnada de la paranoia de tirano: O estas con ellos o contra ellos, o te conviertes o eres castigado. En consecuencia, el mensaje a las empresas es claro:  O te pliegas al poder, o ni siquiera lo intentes.

Ya para cerrar, antes de aburrirte, querido lector; en la entrevista, WokeCapital involucra un tema que no podía dejar pasar: ¿Por qué el continuo éxito de la izquierda y el eterno fracaso de la derecha? Su respuesta es magistral: “La derecha no reconoce a sus propios enemigos, y la izquierda no reconoce abiertamente a … (sus) amigos” ¿Por qué? La gran mascara del poder: Inversión. Los “poderosos” se dividen en responsables y corruptos según el juicio del público sobre el uso que hacen del poder. Los primeros lo usan virtuosamente, son legítimos y esto es la fuente de su poder, los segundos irresponsablemente, son ilegítimos, lo que los vuelve un juguete del poder. La clave es que, quien quiera mandar, debe ser percibido como responsable, no puede mostrarse poderoso, o seria repudiado por corrupto ¿Vas entendiendo de que va la cosa? La derecha es el eterno poder corrupto, uno que verdaderamente no es poder alguno, pero que, por no saber contra quien combate, por estar completamente perdida, ignora incluso quien es ella misma, quedando suspendida en el aire sin saber que hacer, dando eventuales manotazos de ahogado contra literalmente nadie.

Y quizá esto responda otra cuestión ¿Dónde está la derecha? La verdad es que, en la práctica, no está porque ni siquiera juega por sí misma. Nuestra “derecha” es un troll de exhibición que está ahí para conformar a los herejes y legitimar al progresismo. Su rol en el juego es hacer exactamente lo que más sirve al poder: Ser los corruptos opresores que legitiman la cruzada de los virtuosos responsables. Si hay algo que nuestra derecha no puede ni sabe hacer es daño, excepto por el que se hace a sí misma. El poder le resulta intocable. Mientras tanto, los responsables no tienen que hacer nada, solo dejar que los corruptos les hagan el juego.

¿Quieres hacerle un favor a la derecha? Entonces “desacóplate” de la “derecha”.

4.8
61
(Visited 360 times, 11 visits today)

3 comentarios en “Globohomo y woke capitalism

  1. Aven

    “La realidad es simple: El poder es progresista.”
    Aquí reside la clave del asunto. Las élites son revolucionarias, y el pueblo es tremendamente reaccionario. Pese a toda la ingeniería, continúan emergiendo resistencias. Porque es lo natural. Lo malo es que estas resistencias se muestran en su forma más agresiva (violencia, insultos…). Deshumanizando al igual. Lógico, cuando hace tiempo que se claudicó en la batalla cultural. Y la mafia, perdón, el Estado, siga estando en manos del enemigo.
    Gran artículo!

    Responder
    1. monsterid

      Marco Rassmussen

      Totalmente de acuerdo..
      Muchas gracias.

      Responder
  2. Juana de Beira

    La derecha es el egoísmo y la izquierda el revanchismo con odio, en este siglo XXI ya no existe una izquierda económica, porque ha unido su camino al gran capital egoísta. El resultado es que la mayoría de españoles somos empleados pobres y desempleados, con el agravante de que el 35% de esta mayoría se encuentra en el umbral de la pobreza. Para terminar una cita plenamente vigente:
    “La derecha española ha sido tradicionalmente cobarde y aprovechada, proclamando un Dios en el que no cree y una patria que no ama, intentando mantener solo sus privilegios”.
    Juan Vázquez de Mella y Fanjul.
    8/06/1861 – 26/02/1928.

    Responder

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*