Seguir el blog (Follow.it)

23 de junio de 2021 1

El separatismo catalán visto por un tradicionalista confederado: Secesión y Cataluña ¿qué es una nación?

(Por Boyd D. Cathey) –

Si bien la secesión puede ser una solución viable y satisfactoria a problemas nacionales insolubles, no siempre es aconsejable en todos los casos. Puede haber buenas razones para que una región, un estado o una provincia se aparten de una entidad más grande. Yo diría firmemente que la dolorosa decisión de los estados del Sur de los Estados Unidos de separarse de la unión estadounidense en 1860-1861 se justificó en gran medida por razones históricas, culturales y económicas, sin mencionar las políticas involucradas.

En realidad, las salidas de esos once estados (o, en realidad, trece si se cuentan las salidas ilegalmente frustradas de Kentucky y Missouri) se produjeron en dos oleadas: la primera comenzó con Carolina del Sur y continuó con la salida de varios estados del sur profundo. El llamado de Lincoln en abril de 1861 para que las tropas reprimieran a Carolina del Sur conmocionó la sensibilidad constitucional de otros estados en el Alto Sur, varios de los cuales habían resistido el impulso inicial de unirse a la secesión. Y a principios del verano, los Estados Confederados de América eran una nación en funcionamiento, aunque un país que enfrentaba la invasión de sus poderosos ex-conciudadanos.

Pero puedo pensar en casos en los que la secesión, es decir, la desintegración de naciones o imperios más grandes, no solo es desaconsejable, sino que es positivamente perjudicial no solo para el todo, sino también para las respectivas partes secesionistas. La disolución del antiguo Imperio Austria-Húngaro en 1918, por ejemplo, no solo fue un trágico error geopolítico, sino que tuvo poco sentido económica, étnica o históricamente. Lo que se produjo con los Tratados de Saint-Germain y Trianon fue una sucesión de estados ultranacionalistas enojados insatisfechos y minorías étnicas desplazadas encarceladas en expresiones geográficas nuevas, arbitrarias e irracionales, esperando a que explote el próximo polvorín.

Curiosamente, fue el heredero del anciano Kaiser, Franz Josef, el archiduque Franz Ferdinand, quien abogó por una descentralización adicional del antiguo imperio, con un tercer reino—eslavo—para unir a Austria y Hungría en una monarquía tripartita. El hecho de que él y su esposa, Sophie, fueran cruelmente asesinados en Sarajevo en julio de 1914 por un nacionalista serbio, no solo puso en marcha la llegada de la Primera Guerra Mundial, sino que obstaculizó lo que podría haber sido un futuro regionalista revitalizado para el viejo Habsburgo Imperio.

La castración de la antigua patria rusa más recientemente es otro caso de buenas intenciones (estadounidenses) que salieron mal: la creación de nuevos estados artificiales como Bielorrusia y Kazajstán no solo fue histórica y políticamente equivocada, sino económicamente desacertada. La declaración del presidente Vladimir Putin que la desintegración de la Unión Soviética fue uno de los mayores desastres de la 20 ª siglo  debe se entender en este sentido (y no , como algunos Neoconservadores rusófobas intento de construir el que como un lamento por ¡Comunismo!).

Hablando con un amigo recientemente, expresé un serio escepticismo sobre el 2017 plebiscito en Cataluña sobre la cuestión de la secesión de España. Mi amigo, al saber de mi defensa de larga data de la secesión históricamente cuando se trata del Sur (USA), se sorprendió. Intenté en una discusión muy breve explicar por qué objeté en el caso catalán, pero la conversación se interrumpió.

Lo que sugeriría es que el simple lema de que la secesión es siempre una buena política no es realmente defendible, histórica, cultural, económica, étnica o políticamente.

En el caso de Cataluña, mis argumentos contra la secesión son múltiples, y van desde los muy prácticos y estadísticos, hasta los históricos y culturales.

Empecemos por lo histórico y cultural. Básicamente, el condado medieval de Barcelona se unió bajo la corona de Aragón a mediados del siglo XII . La unión dinástica de facto de Aragón y Cataluña (gobernada entonces por los Condes de Barcelona) se convirtió en una unión de jure , legal, en 1258. Así, durante ocho siglos la región ha estado unida a España. Mientras que la lengua catalana, que aunque distinta del español, también es similar a ella, siguió siendo la lengua franca de las zonas rurales, el castellano empezó a hablarse en zonas más urbanas. Pero al igual que los otros reinos y principados que se unieron para crear España, Cataluña conservó muchas de sus costumbres y derechos regionales e históricos dentro de la nueva monarquía española.

Históricamente, España fue un compuesto, una federación dinástica y unión de los antiguos reinos de Castilla y León, Aragón, Valencia, y luego, el Reino de Navarra y los territorios vascos en el norte del país, más el antiguo Reino musulmán de Granada en el sur. De hecho, incluso en la época del gran monarca Felipe II, a pesar de los propagandistas anglófilos y protestantes del siglo XVI.siglo, España era conocida como “las Españas”, para indicar que el rey Felipe no era en realidad el rey absoluto de un estado real unitario y centralizado, sino más bien el monarca sobre una colección de estados ferozmente regionalistas, cada uno con sus propias tradiciones, historia y parlamentos (o “cortes”), pero todos juntos componiendo un país. Felipe dependía de ellos para financiar su gobierno. Cada una de esas regiones, esos componentes antiguos, de España tenía códigos legales (“recopilaciones de leyes”) que guiaban la jurisprudencia; esos derechos históricos y regionales se denominaron “fueros”, que en inglés traduciríamos como “derechos de los estados”. Con el tiempo, partes de esos estatutos y costumbres legisladas se improvisaron en una ley común para todo el país.

No sólo por la cuestión dinástica, pero precisamente sobre esos fueros gran parte de España se sometió a una serie de sangrientas guerras civiles en el 19 º siglo. Y lo que muchos extranjeros encuentran irónico e incomprensible es que fueron los llamados “absolutistas” realistas, los defensores del antiguo régimen y la antigua monarquía, los tradicionalistas, quienes tomaron el nombre de “carlistas” en honor al heredero legítimo desposeído al trono, Don Carlos V (rey “de jure” de “las Espanas”) en 1833, y en realidad defendieron el regionalismo histórico y la subsidiariedad del antiguo régimen. Para ellos era un rey poderoso que gobernaba desde Madrid, pero que también estaba limitado en sus poderes por los derechos históricos e infranqueables de los “reinos” que componían el país, que garantizaban libertades más esenciales y más locales a los ciudadanos. Como el martirizado rey Carlos I de Inglaterra, quien declaró en su juicio ilegal que era más el defensor de los “derechos de la buena gente de Inglaterra” que los parlamentarios, los tradicionales monarcas en España, con el legado del mosaico de los estados históricos y sus costumbres sacralizadas y sus “recopilaciones” legales ofrecían mucho más autogobierno, muchas más “libertades” de las que cualquier estado liberal centralizador podría o jamás ofrecería.

Durante esas varias guerras civiles en el 19 º siglo, Cataluña se situó, en términos generales, con los defensores de las tradiciones del antiguo régimen, los carlistas. Fueron los carlistas quienes defendieron los fueros y abogaron por el regreso de un rey fuerte que realmente tenía el poder, pero cuyos poderes también estaban circunscritos por las regiones históricas y las tradiciones del país. Fueron los carlistas–y algunos de sus filósofos políticos perceptivas (por ejemplo, Jaime Balmes, Francisco Navarro Villoslada, Juan Vázquez de Mella)–que entiendieron que el liberalismo del 19 º  siglo, a pesar del lema de “la libertad y la igualdad”,  en realidad deseaba eliminar y suprimir esos viejos estatutos y protecciones regionalistas, esas instituciones intermedias en la sociedad, que aseguraban más libertades para los ciudadanos.

Solo el 43% de los votantes elegibles de Cataluña participó en el plebiscito de Octubre de 2017 sobre una posible independencia; de ellos alrededor del 92% votaron “Si”. Pero eso significa que aproximadamente solo el 39% del electorado está realmente a favor de la independencia. Y los grupos políticos que apoyan con más celo tal movimiento son políticamente de izquierda. Consideran que la región, que es la zona económicamente más exitosa de España y la más “europeizada”, es capaz de conseguir un mejor trato económico dentro de la Unión Europea. Dan la bienvenida al globalismo y a un gobierno europeo unitario con ellos también al mando compartiendo el poder.

Por supuesto, siempre es bueno golpear en el ojo al hinchado gobierno central de Madrid, pero ¿a qué precio?

Los actuales defensores de la independencia no representan las mejores y antiguas tradiciones y el legado histórico de Cataluña. Su defensa de la independencia catalana no encaja bien con la larga historia de esa región. El avance del nacionalismo debe mucho más a la estatismo liberal de la 19 ª siglo que del patrimonio catalán de la autonomía local y regional. Cataluña no es una nación a la espera de nacer; su asociación como una de las comunidades autónomas integrales e históricas dentro de España es su tradición. Cataluña puede encontrar mejor su destino reafirmando su papel como región en gran parte autónoma, pero dentro de la federación histórica del reino español.

 


Boyd D. Cathey se educó en la Universidad de Virginia (MA, Thomas Jefferson Fellow) y la Universidad de Navarra, Pamplona, ​​España (PhD, Richard M. Weaver Fellow). Él es un ex asistente del difunto autor Dr. Russell Kirk, enseñó a nivel universitario y es Registrador Estatal retirado de los Archivos del Estado de Carolina del Norte. Ha publicado numerosas publicaciones en varios idiomas y es autor de La tierra que amamos: el sur y su herencia (2018). Reside en Carolina del Norte.

(Visited 165 times, 1 visits today)

Un comentario en “El separatismo catalán visto por un tradicionalista confederado: Secesión y Cataluña ¿qué es una nación?

  1. Felisa Turuleta

    ¡¡¡¡¿¿¿¿Que la secesión no es mala????!!!!

    ¿Derecho de autodeterminación individual? ¿Lo mismo que Mises?

    Responder

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*