14 de agosto de 2019 2 /

El crecimiento del PIB no es lo mismo que el crecimiento económico

Artículo de Frank Shostak

Publicado en Mises Institute

Para comprender mejor el estado de una economía, la mayoría de los expertos y comentaristas financieros se basan en una estadística llamada Producto Interno Bruto (PIB). El marco del PIB considera el valor de los bienes y servicios finales producidos durante un intervalo de tiempo determinado, generalmente un trimestre o un año.

Esta estadística se construye de acuerdo con la idea de que lo que impulsa una economía no es la producción de riqueza sino su consumo. Lo que importa aquí es la demanda de bienes y servicios finales. Dado que los desembolsos de los consumidores constituyen la mayor parte de la demanda global, se suele considerar que la demanda de los consumidores es el principal motor del crecimiento económico.

Todo lo que importa en este punto de vista es la demanda de bienes, que a su vez dará lugar casi inmediatamente a su oferta. Dado que el suministro de bienes se da por sentado, este marco ignora toda la cuestión de las distintas etapas de producción que preceden a la aparición del producto final.

Sin embargo, para fabricar un automóvil, es necesario que el carbón se emplee en la producción de acero, que a su vez se empleará para fabricar una serie de herramientas. Estos a su vez se utilizan para producir otras herramientas y maquinaria y así sucesivamente, hasta que llegamos a la fase final de la producción de un coche. La interacción armoniosa de las distintas etapas de la producción da como resultado el producto final.

En el marco del PIB, el aspecto de la financiación de la actividad económica nunca surge. En este marco, los bienes surgen a causa de los deseos de las personas. En el mundo real, no basta con tener demanda de bienes, hay que tener los medios para satisfacer los deseos de la gente. Los medios son varios bienes finales que se requieren para sostener a varios individuos en las diferentes etapas de la producción.

La fuente clave de los medios de subsistencia son los ahorros reales de las personas. Por ejemplo, Juan el panadero produce diez panes y consume dos panes. Los ocho panes de pan no consumidos constituyen un verdadero ahorro. Juan el panadero pudo cambiar los ocho panes ahorrados por los servicios de un técnico para mejorar su horno, es decir, la mejora de su infraestructura. Con la ayuda de una infraestructura mejorada, John pudo levantar la producción de pan e incrementar el crecimiento económico. Nótese que los ocho panes ahorrados sostienen la vida y el bienestar del técnico mientras trabaja para mejorar el horno.

Obsérvese que el ahorro real es el factor determinante para el crecimiento económico futuro. Si un fortalecimiento del crecimiento económico requiere una infraestructura particular, mientras que no hay suficientes ahorros reales para hacer tal infraestructura, el fortalecimiento deseado en el crecimiento económico no va a surgir.

El marco del PIB es hostil al ahorro, dado que en este marco más ahorro debilita el consumo y debilita el llamado multiplicador keynesiano. El marco del PIB da la impresión de que no son las actividades de los individuos las que producen bienes y servicios, sino algo más fuera de estas actividades llamadas «economía», pero en ningún momento la llamada «economía» tiene vida propia e independiente de los individuos. La llamada economía es una metáfora: no existe.

Al agregar los valores de los bienes y servicios finales, los estadísticos del Estado concretan la ficción de una economía por medio de la estadística del PIB. Sin embargo, el marco del PIB no nos puede decir si los bienes y servicios finales que se produjeron durante un período de tiempo determinado son un reflejo de la expansión de la riqueza real o un reflejo del consumo de capital.

Por ejemplo, si el Estado se embarca en la construcción de una pirámide, que no añade nada al bienestar de los individuos, el marco del PIB considerará esto como un factor que contribuye al crecimiento económico. En realidad, sin embargo, la construcción de la pirámide desviará el ahorro real de las actividades generadoras de riqueza, sofocando así la producción de riqueza.

El PIB y la economía real: ¿cuál es la relación?

Existen graves problemas para calcular el producto interno bruto (PIB) real. Para calcular un total, se deben sumar varias cosas. Para sumar las cosas, deben tener alguna unidad en común. Sin embargo, no es posible añadir refrigeradores a los coches y camisas para obtener el total de los productos finales. Dado que la producción real total no puede definirse de manera significativa, obviamente no puede cuantificarse. Para superar este problema, los economistas emplean el gasto monetario total en bienes, que dividen por el precio medio de los mismos. Sin embargo, hay un grave problema con esto.

Supongamos que se realizaron dos transacciones. En la primera transacción, se cambia un televisor por 1.000 dólares. En la segunda transacción, una camisa se cambia por 40 dólares. El precio o la tasa de cambio en la primera transacción es de $1000/1TV. El precio de la segunda transacción es de $40/1 camisa. Para calcular el precio promedio, debemos sumar estas dos proporciones y dividirlas por 2. Sin embargo, un televisor de $1000/1TV no puede sumarse a una camiseta de $40/1, lo que implica que no es posible establecer un precio promedio. Sobre esto Rothbard escribió en Hombre, economía y Estado:

Así pues, todo concepto de nivel medio de precios implica añadir o multiplicar cantidades de unidades de productos completamente diferentes, como mantequilla, sombreros, azúcar, etc., y, por lo tanto, carece de sentido y es ilegítimo.

El empleo de diversos métodos sofisticados para calcular el nivel medio de precios no puede pasar por alto la cuestión esencial de que no es posible establecer un precio medio de diversos bienes y servicios. En consecuencia, varios índices de precios que los estadísticos del Estado calculan son simplemente números arbitrarios. Si los deflactores de precios no tienen sentido, también lo tiene la estadística del PIB real.

Incluso los estadísticos del gobierno admiten que todo esto no es real. Según J. Steven Landefeld y Robert P. Parker de la Oficina de análisis económico,

En particular, es importante reconocer que el PIB real es un concepto analítico. A pesar del nombre, el PIB real no es «real» en el sentido de que puede, incluso en principio, ser observado o recaudado directamente, en el mismo sentido de que el PIB en dólares corrientes no puede en principio ser observado o recaudado como la suma del gasto real en bienes y servicios finales de la economía. En principio, pueden recogerse cantidades de manzanas y naranjas, pero no pueden añadirse para obtener la cantidad total de «fruta» producida en la economía.1

Ahora bien, dado que no es posible establecer cuantitativamente el estado del total de bienes y servicios reales, obviamente varios datos como el PIB real que generan los estadísticos del gobierno no deben tomarse demasiado en serio.

Toda la idea del PIB da la impresión de que existe algo así como la producción nacional. En una economía de mercado, sin embargo, la riqueza es producida por los individuos y les pertenece de forma independiente.

Los bienes y servicios no son producidos en su totalidad y supervisados por un líder supremo. Esto a su vez significa que todo el concepto de PIB carece de base en la realidad en lo que respecta a la economía de mercado. Es un concepto vacío. Según Mises en La acción humana, la idea de que se puede establecer el valor de la producción nacional, o lo que se llama el producto interno bruto (PIB), es un tanto inverosímil:

El intento de determinar en dinero la riqueza de una nación o de toda la humanidad es tan infantil como los esfuerzos místicos para resolver los enigmas del universo preocupándose por la dimensión de la pirámide de Cheops.

Además,

Si el cálculo de una empresa valora una provisión de patatas a 100 dólares, la idea es que será posible venderla o sustituirla por esta suma. Si toda una unidad empresarial se estima en 1.000.000 de dólares, significa que uno espera venderla por esa cantidad, el empresario puede convertir su propiedad en dinero, pero una nación no puede.

Entonces, ¿qué podemos deducir de las declaraciones periódicas de que la economía, tal y como se refleja en el PIB real, creció en un porcentaje determinado? Todo lo que podemos decir es que este porcentaje no tiene nada que ver con el crecimiento económico real y que muy probablemente refleja el ritmo de bombeo monetario. Dado que el PIB se expresa en términos de dólares, es obvio que sus fluctuaciones serán impulsadas por las fluctuaciones en la cantidad de dólares bombeados a la economía. A partir de esto, también podemos inferir que una fuerte tasa de crecimiento del PIB real muy probablemente represente un debilitamiento en el proceso de formación de riqueza real.

Una vez que se comprende que el llamado crecimiento económico real, representado por el PIB real, refleja las fluctuaciones en la tasa de crecimiento de la oferta monetaria, queda claro que un auge económico no tiene nada que ver con la expansión económica real.

Por el contrario, tal auge se trata de una contracción económica real, ya que socava la reserva de riqueza real, que es el corazón del crecimiento económico real. (Nótese que el auge es generado por el aumento de la tasa de crecimiento de la oferta monetaria, lo que da lugar a diversas actividades de burbuja que socavan el proceso de generación de riqueza).

No es de extrañar que en el marco del PIB, el banco central pueda causar un crecimiento económico real, y la mayoría de los economistas que siguen servilmente este marco creen que así es. Gran parte de la llamada investigación económica produce «apoyo científico» para las opiniones populares que, por medio del bombeo monetario, el banco central puede hacer crecer la economía. Todos estos estudios pasan por alto que no se puede llegar a ninguna otra conclusión una vez que se comprende que el PIB es un pariente cercano de la masa monetaria.

¿Cuál es la finalidad de los datos económicos?

Uno se pregunta por qué es necesario conocer el crecimiento de la llamada «economía». ¿Para qué sirve este tipo de información? En una economía libre y sin trabas, este tipo de información sería de poca utilidad para los empresarios. El único indicador en el que puede confiar cualquier empresario es en las pérdidas y ganancias. ¿Cómo puede la información de que la llamada «economía» creció un 4 por ciento en un período determinado ayudar a un empresario a generar beneficios?

Lo que un empresario requiere no es información general, sino más bien información específica sobre la demanda de su producto o productos específicos. El propio empresario tiene que establecer su propia red de información sobre una empresa en particular.

Sin embargo, las cosas son muy diferentes cuando el gobierno y el banco central manipulan las empresas. En estas condiciones, ningún empresario puede ignorar la estadística del PIB, ya que el gobierno y el banco central reaccionan a esta estadística mediante políticas fiscales y monetarias.

Todo el ejército de economistas está ocupado adivinando si el banco central bajará o subirá las tasas de interés.

Mediante el marco del PIB, los funcionarios del gobierno y de los bancos centrales generan la impresión de que pueden navegar por la economía. Según este mito, se espera que la «economía» siga una senda de crecimiento trazada por funcionarios omniscientes. Así, siempre que la tasa de crecimiento descienda por debajo de la senda de crecimiento trazada, se espera que los funcionarios den un impulso adecuado a la «economía». Por el contrario, cuando la «economía» crece demasiado rápido, se espera que los funcionarios intervengan para enfriar la tasa de crecimiento de la «economía».

Si el efecto de estas políticas se limitara sólo a la estadística del PIB, todo el ejercicio sería inofensivo. Sin embargo, estas políticas alteran las actividades de los productores de riqueza y, por lo tanto, socavan el bienestar de las personas.

Asimismo, mediante el bombeo monetario y la manipulación de las tasas de interés, la Reserva Federal no ayuda a generar más prosperidad, sino que más bien pone en marcha un «PIB más fuerte» y la consiguiente amenaza del ciclo de auge y declive, es decir, el empobrecimiento económico.

(Visited 55 times, 2 visits today)

2 comentarios en “El crecimiento del PIB no es lo mismo que el crecimiento económico

  1. monsterid

    Luís B. de PortoCavallo

    Toda esta diatriba liberal entra dentro de dos conceptos falsos:
    – la idea ilustrada del eterno progreso y
    – la liberal de una economía en crecimiento infinito al que denominan prosperidad (únicamente referida a bienes materiales).

    Niego la mayor

    Obsérvese que el concepto de “crecimiento” se da como ” verdad dogmática asumida”. Esa idea de crecimiento perpetuo es una quimera que, como imposible -no se sostiene-, periódicamente hace “crisis” (otro eufemismo para llevarse por delante la vida de millones de seres sumidos en la desesperación).

    Para ese sistema las personas no son más que números de la “maquinaria productiva” generadora de ganancias, de las que se prescindirá cuando sea necesario, lo que se hace patente cuando los organismos internacionales (FMI) dicen que sobran dos tercios de la población humana y promueven políticas antinalistas, eugenésicas e ingeniería social. Es un mundo artificial en que se pretende que la sociedad esté al servicio de la codicia sin límite del “crecimiento económico” ausente de toda moralidad.

    Nada tiene que ver con el bien común. Es el ideal protestante evolucionado llevado a sus últimas consecuencias, justificando la política, la sociedad, la familia en virtud de un economicismo como principio primero cuyo fin último es la ganancia material y no la salvación.

    No deseo extenderme más, porque el tema da para mucho ya que se vienen justificando todo tipo de barbaridades en virtud de esa falacia que llaman economía.

    Responder
  2. Hispania Libertas

    Cierto, las estadísticas del gobierno puede ser falsas.

    Responder

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*