27 de julio de 2020 0

Crónica de la celebración en Haro de Santiago Apóstol, patrono de España.

Alegrarse, estar en guardia y preparar el nuevo curso.

por José Fermín Garralda

Como cada celebración debe ser el hito de un final y un nuevo comienzo, el año que tenemos por delante debe ser de trabajo con eficacia y no al aire, todos en unión, por la Causa de Dios y de España.

¿Qué ha ocurrido para que esto sea así? Sencillamente, que a las puertas de la preciosa basílica barroca de Nuestra Señora de la Vega, patrona de Haro, se concentró un simpático grupo de carlistas, convocados por los carlistas riojanos. La Comunión Tradicionalista Cultural “Virgen de la Vega” da ejemplo a todos en festejar a Santiago Apóstol, patrono de España, celebrado durante más de 70 años desde los tiempos del Rey Don Jaime.

En la Santa Misa, las banderas se situaron a ambo lados del Altar; la de España mantenida por Silvestre Zubitur, donde el Evangelio, y la Cruz de San Andrés por don José Ramón, en la Epístola, precisamente junto a una imagen de Santiago a caballo, al que se dedicaron unas hermosas flores con los colores de España. Celebró el carmelita Rvdo. Padre Reginaldo.

Al comienzo de la Santa Misa, Ángel Armentia recordó a los amigos fallecidos. Una vez finalizada, se cantó el Salve Regina. Al final, los fotógrafos hicieron posar, a los carlistas reunidos, delante del pórtico de la basílica.

Las banderas de España y la Cruz de Borgoña desfilaron por las calles de Haro acompañadas por los asistentes en alegre compañía. En el trayecto, hubo vecinos que se interesaron por el Acto, siendo suficiente decir que se celebraba al Señor Santiago, patrón de España.

En el café Suizo se celebró el acto político. El lugar, entre clásico y moderno, era muy luminoso, cómodo y céntrico. Estuvimos en él muy a gusto.

Ángel Armentia, desde la mesa presidencial que cerraba el amplio círculo, manifestó que somos carlistas de calle. Si alguien quiere meterse con nosotros, no le daremos la espalda, sabiéndonos enfrentar a quien sea necesario. El Carlismo no muere, y va adelante en el tiempo. Por eso, hay que seguir adelante, fuertes. Que no nos califiquen gratuitamente  de ultraderecha sino que somos de España y sus tradiciones. Hoy día, la misión es difícil para los carlistas, pues nuestra Patria está dominada -nunca mejor dicho- por la partitocracia socialista y sus aliados -comunistas y separatistas-. Es una misión difícil, pero es una misión necesaria y posible. Por eso daremos la cara ante cualquier movimiento de izquierdas y los que quieran desviar a España de su ser. Por muchos motivos, el conferenciante animó a continuar con fuerza y valentía. Recordó la Cruzada, y a los requetés y margaritas que se esforzaron y aún murieron en el 36, dando su vida por Dios y por España.

El manifiesto de Haro fue leído por un riojano veterano. En él se exhorta a combatir al enemigo que se declare y nos busque, un enemigo que  lucha para seguir haciendo un cambio radical en todos los aspectos, queriendo además imponer políticamente lo que políticamente llaman correcto. A ver si al fin los españoles despiertan cuando el radicalismo sigue en el poder. En el sistema político actual, la ley es tan deficiente que puede atentar y atenta gravísimamente contra la razón y la naturaleza de las cosas.  Más todavía, es tal la soberbia, que hoy se condena la disidencia y al disidente a su desaparición. Ante eso, la pregunta fluye sola: ante los males de la pseudo democracia dominante, ¿qué podemos hacer? Pues podemos ayudar a las conciencias conforme el derecho natural y la doctrina católicas, ser foco de formación, influir en la opinión pública, y unir a los españoles que quieren recuperar lo que es y siempre fue España. Se recordaron los principios no negociables formulados por Benedicto XVI relativos a la vida humana desde la concepción hasta su  muerte natural, la familia como Dios manda, las libertades cívicas, el derecho a la educación y el trabajo por el Bien Común. Actual, ¿verdad?

Habló Silvestre Zubitur, que nunca ha dejado de acudir a la celebración en Haro. Hace unos momentos, y acompañando a Ángel a este Café Suizo, uno le ha preguntado: ¿Y eso qué es? Eso, carlistas -le responde- ¿Qué es el Carlismo, de derechas o izquierdas? Pues bien, el Carlismo no es de derechas ni de izquierdas. Eso no quita para que la religión y la patria sean defendidas, aunque a su manera, más por los que de hecho se dicen de derechas que por la izquierda, tan abiertamente contraria a Dios y a España. El Carlismo recibe el nombre de tal desde hace casi 200 años, porque como realidad se identifica con  España. ¿El rescoldo?: está, y digamos que falta el fuelle. ¿Y en Leitza? Pues el rescoldo lo forman pocos, pero son valientes, y reciben amenazas por lo mismo que José Javier Múgica fue asesinado un 14 de julio. Nos vienen tiempos muy difíciles, pero los carlistas siguen adelante y son esperanza abierta a toda la sociedad.

Esta vez la riquísima degustación de vinos se hizo en el mismo Café Suizo. Hubo un buen rato de tertulia, donde se hicieron las presentaciones. No en vano este año los riojanos han estado acompañados por algunos amigos aragoneses.

Se acudió al restaurante Beethoven I, próximo a la plaza de la Paz. La mesa encargada fue un gran cuadrado y alguna otra  adyacente. La menestra, el cordero asado y un pastel doble fue el exquisito menú típico riojano, regado por un buen vino del lugar. El ambiente, tranquilo y animado, hubo testimonios y se entonaron cantos carlistas.

El primer testimonio de todos, fue el de don José Ramón, que vive muy cerca de la villa de Haro. Una vez que agradeció la presencia de todos, formuló una queja, pues si los izquierdistas defienden “algo” el hecho es que el resto de los españoles se conforman siempre con lo que hay. Este conformismo no es justo, ni adecuado, ni español, ni por ello carlista. ¿Qué hacemos nosotros?  Desde la afirmación que en España hoy parece que está todo al revés, se inició una viva y amigable conversación entre los asistentes, que José Ramón terminó con un  nuevo agradecimiento.

Armentia cedió amablemente la palabra a José Fermín Garralda, que vino de Pamplona, y quiso mostrar su agradecimiento. Recordó a Felipe Velázquez Amigó, vecino de Haro, asesinado algo más de un mes después que Jaime Villamor, requeté de Baracaldo. Don Felipe Velázquez estaba “afiliado al Circulo Carlista de Haro (Logroño), (y fue) asesinado el día 7 de abril (de 1936), a las diez de la noche. La furia roja se cebó cobarde y repugnantemente en este ejemplar caballero, que murió acribillado y palos y a cuchilladas. Pertenecía el finado a una familia de mártires por la Santa Causa” (así dice el Boletín de Orientación Tradicionalista BOT, nº 87, similar al Acción Carlista de hoy). También recordó a los 5 heridos en el solar hispano, a los casi 25 encarcelados y  perseguidos (entre ellos, Antonio Molle Lazo), que se recogen en dicho Boletín, tras las elecciones de febrero. La Revolución nos conducía hacia la guerra civil, que fue una Cruzada.

A continuación agradeció de todo corazón a Ángel Armentia Salazar, su perseverancia y esfuerzos para mantener durante décadas el Acto de Haro en honor a Santiago, Patrón de España. Es una gozada compartir mesa tan grande con tantos amigos de España, de la Hispanidad, incluidos nuevos amigos como Andrés Ángel y su prometida, procedente él de Colombia, como Enrique, José Ramón y otros riojanos, como el pater carmelita Reginaldo, que viene hasta aquí desde nada menos que el Kilimanjaro o “montaña que brilla”, situado  al NE de Tanzania, en el corazón de África.

Es una maravilla que personas de tan diferentes lugares se reúnan con los carlistas riojanos en Haro. Pues bien, esto se lo debemos a Ángel Armentia, persona sencilla y seria, organizada y perseverante y a la que hay que hacerle caso en los Acto, pues pone esmero y detalle carlista allá donde va.

No debe olvidarse decir -ayer se me olvidó- que en nuestros días más que nunca hay que desenmascarar a los que ponen “tronos a las premisas y cadalsos a las consecuencias”, pues siempre se dijo que los requetés no son cipayos de nadie.

Silvestre Zubitur Goñi puso clara voz a los bertsos de Pello Urquiola Cestau, que el 1 de agosto cumplirá sus 72 años. Pello no pudo asistir por motivos de salud. Los bertsos pronunciados en vascuence y castellano -dos idiomas españolísimos- han sido escritos para esta ocasión, pues versan sobre el coronavirus y los dos meses que hemos estado sin salir de casa. Todos enfermos. Pero los leizarras “cantan y hablan por amor a su propio ser y a la verdad, que en ellos es España sin consideración de quién tenga o pierda el poder. Son, en su modo de actuar, una encarnación de esas mimas libertades forales que en nuestra historia se pusieron por escrito (…)”. Gracias Ángel, gracias Silvestre y Pello… que evitáis el olvido de lo que no pocos buenos españoles viven y testimonian con valentía.

El padre Reginaldo informó de su nuevo destino pastoral, agradeciendo a Ángel Armentia la invitación cursada los dos últimos años. Aunque no sabe mucho de Carlismo por educarse en Tanzania, afirmó que Dios está con nosotros porque nos proponemos llevarlo a la sociedad y la política. Así pues, exhortó a los presentes a la búsqueda de la santidad.

Tras una animada conversación cruzada, Ángel Armentia entonó el Oriamendi y pronunció los vivas de rigor, aclamados por todos los asistentes. Un matrimonio veterano, acompañados por Javivi y Jaime Vives,  entonaron -y muy bien- algunos cantos carlistas, coreados por todos.

A la salida, el que quiso, perdió la hora de vuelta por enredarse a hablar en la calle y luego seguir de tertulia en la plaza de la Paz. El tiempo fue precioso. Fueron apareciendo nuevos colores como la luz cobriza bajo el azul intenso de un limpio cielo. El viento norte alivió un día de mucho calor. Sí, son maravillosas nuestras celebraciones: se reza a Dios y a la Santísima Virgen, se encomienza a los difuntos, se habla de los proyectos políticos, se hacen nuevas amistades, se profundiza en otras, y cada cuál acuerda dar lo mejor de sí durante el próximo año, continuando las promesas y plasmando nuevas realidades. Cada celebración debe ser el hito de un final y un comienzo. Pues a trabajar con eficacia y no al aire, todos en unión, por la Causa de Dios y de España.

José Fermín Garralda

Esta crónica será debidamente ampliada en un sentido más vivencial en “El Babazorro” Nº 169

(Visited 74 times, 7 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*