Seguir el blog (Follow.it)

12 de febrero de 2024 0

Abby Johnson (Unplanned): “Participé en 22.000 abortos, pero Dios misericordioso me ha perdonado”

(Una entrevista de Javier Navascués).-

Abby Johnson es fundadora y directora de And Then There Were None y ProLove Ministries

Abby Johnson trabajó para Planned Parenthood durante ocho años, ascendiendo de rango hasta convertirse en directora de la clínica en Bryan, Texas. Fue Empleada del Año de Planned Parenthood en 2008, pero dejó su trabajo después de presenciar el aborto de un feto de 13 semanas durante un aborto guiado por ultrasonido. Dejó Planned Parenthood e instantáneamente se convirtió en un titular de noticias nacional por su deserción, lo que la llevó a una carrera como oradora provida. En 2012, fundó And Then There Were None, el único ministerio del país que ayuda a los trabajadores del aborto a dejar sus trabajos y encontrar otros nuevos fuera de la industria. Hasta la fecha, ha ayudado a más de 650 trabajadores abortistas a renunciar. También fundó ProLove Ministries y LoveLine en el otoño de 2019. Su libro más vendido, Unplanned, se convirtió en un largometraje que debutó en los cines de todo el país en marzo de 2019 con el mismo nombre y es la presentadora del podcast Politely Rude. También es autora de Fierce Mercy, publicado en marzo de 2022, y coeditora de Life to the Full, publicado en abril de 2023. Ella y su marido, Doug, tienen ocho hijos.

¿En qué momento decidió abandonar la cultura de la muerte?

Trabajaba como directora de Planned Parenthood y me pidieron que ayudara en un aborto guiado por ultrasonido de un bebé de 13 semanas. Me quedé mirando la pantalla de ultrasonido mientras el abortista usaba sus herramientas para empujar y pinchar al bebé, cuya visibilidad retrocedía ante el toque. Entonces el abortista encendió la máquina y el bebé fue destruido. La pantalla quedó en blanco y la vida de ese bebé había terminado. Ese fue EN el momento en que me di cuenta de que la vida existía en el útero y que ya no podía participar en el aborto.

¿Qué le dio la fuerza para tomar esa decisión de no colaborar más con el aborto asumiendo todas las consecuencias?

Una vez que descubres la verdad, se necesita más para seguir viviendo la mentira que para rechazarla. Ya no había manera de que pudiera participar en el aborto. Tuve que confiar en que Dios cuidaría de mí, y Él lo hizo.

¿Cómo fue el proceso de su conversión al catolicismo?

Tenía amigos católicos que nos pedían a mi esposo Doug y a mí que fuéramos a misa con ellos. Siguieron molestándonos así que decidimos ir sólo para que dejaran de preguntar. Tan pronto como salimos de Misa, Doug y yo pensamos que algo especial había sucedido allí, que se sentía bien. No esperábamos eso. Tan pronto como le dije eso a uno de mis amigos católicos, de repente estábamos en RCIA. Tuvimos muchas preguntas y tuvimos una hermosa experiencia de RCIA. Doug leyó Humanae Vitae y Teología del Cuerpo y vino a verme y me dijo que se estaba volviendo absolutamente católico. Yo no me tomaba esto tan en serio como él en ese momento, así que comencé a leer y comencé a enamorarme de la Iglesia Católica. Crecí creyendo que la Iglesia Católica era todo reglas y rituales, pero me di cuenta de que esas reglas son increíblemente liberadoras. Doug y yo entramos juntos a la iglesia el 6 de abril de 2012. Fue muy sanador para nuestro matrimonio y nuestra familia.

¿Por qué decidió entonces ser una activista provida?

En realidad no decidí ser un activista provida. Cuando dejé Planned Parenthood, me demandaron y me impusieron una orden de silencio. Cuando enviaron ese comunicado de prensa, la historia fue noticia nacional y me pidieron que hiciera entrevistas sobre por qué me fui y sobre la demanda. Casi de la noche a la mañana, la gente supo quién era yo y mi historia. Finalmente gané mi caso contra Planned Parenthood y comencé a viajar por el país hablando de mi experiencia.

¿Hasta qué punto se siente perdonada por Dios tras el daño que hizo?

Participé en unos 22.000 abortos. Pero sirvo a un Dios misericordioso y Él me ha perdonado y ha mostrado una misericordia extraordinaria.

¿Por qué decidió escribir sus memorias con el título No planificado?

Mucha gente quería escuchar mi historia, cómo crecí en un hogar cristiano y, sin embargo, de alguna manera me convertí en directora de Planned Parenthood y cómo dejé la industria del aborto. Nunca busqué tener la vida que tengo ahora; en gran medida no fue planificada por mí, pero sí por Dios.

¿Qué significó para ti que este libro fuera llevado al cine?

Fue una experiencia humillante. El mundo pudo ver lo peor de mí pero lo mejor de la misericordia que Dios me ha mostrado. La película tuvo mucho éxito en taquilla, pero, lo más importante, fue un éxito por ayudar a sacar a la gente de la industria del aborto y a que las madres embarazadas eligieran la vida en lugar del aborto. Incluso cinco años después, todavía tengo personas que se comunican conmigo para contarme cómo Unplanned cambió su vida o cómo saben de un bebé que se salvó gracias a la película. Ha sido un viaje increíble.

¿En qué frentes provida está trabajando últimamente?

Empecé ProLove Ministries para ayudar a llenar los vacíos en el movimiento provida. Trabajamos con muchos ministerios en todo el país para estar ahí para las familias adoptivas, para los padres que se enfrentan a un diagnóstico fetal deficiente y para las mujeres y sus familias que no tienen a quién acudir en busca de ayuda. Loveline es una gran parte de ese ministerio. Nuestros trabajadores sociales están capacitados para caminar con mujeres que a menudo han sido rechazadas por sus familias y los padres de sus hijos y están lidiando con circunstancias difíciles. Caminamos con ellos y les ayudamos a encontrar soluciones tangibles para sus familias.

¿Por qué es tan importante rescatar a las personas que trabajan en los centros de aborto?

Somos el único ministerio en el mundo que trabaja para ayudar a sacar a los trabajadores de la industria del aborto y encontrar nuevos trabajos que afirmen la vida. Les ofrecemos retiros de curación, redacción de currículums, planificación financiera y muchas otras oportunidades para recuperarse de su trabajo en la industria del aborto. Nadie -absolutamente nadie- entiende de dónde vienen estos trabajadores, excepto las personas que han estado allí. Nadie entiende lo que es reconstruir las piezas de un bebé abortado hasta que tienen que hacerlo ellos mismos. Nadie entiende lo que es sentarse en la sala de recuperación con mujeres llorando después de sus abortos y saber que tú fuiste parte de su dolor. Los abortos anteriores a los que ayudamos han formado su propia tribu de personas que realmente entienden cómo era y la libertad que ahora pueden experimentar.

Cuéntenos sobre cómo hace para expandir su ministerio al resto del mundo.

El aborto existe a nivel mundial y, como ministerio, debemos llegar a los trabajadores del aborto dondequiera que estén. Al expandirnos a nivel mundial, podremos ayudar a los trabajadores abortistas dondequiera que estén y brindarles ayuda y el aliento que necesitan para dejar sus trabajos en hermandad con organizaciones ya establecidas en sus comunidades, porque si no hay más trabajadores abortistas, no habrá más clínicas de abortos.

Para más información sobre la misión de ATTWN en el extranjero contactar a Mayra Rodríguez Global Outreach Coordinator.

mayra@prolove.com

(Visited 44 times, 1 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*