Ir al contenido

Ad Maiorem Dei Gloriam. Sobre el proceso de canonización del padre Huidobro

13 de enero de 2021 0 Acción

(Por Porfirio Gorriti) –

La noticia del proceso de canonización del jesuita Fernando Huidobro Polanco, estalla como el obús republicano que acabó con su vida terrenal el 11 de abril de 1937. La Iglesia Católica cumple su misión cuando se enfrenta a un pulso social que se aleja de Cristo, mientras se descompone cuando se transforma en un poder más de la sociedad. En nuestro período actual, contemplamos la apertura de numerosos procesos de beatificación de mártires de la guerra civil española, una de las mayores persecuciones que ha sufrido el cristianismo en los últimos siglos. El caso de Fernando Huidobro parece tener una connotación especial, dados los antecedentes históricos que acompañaron a su ministerio sacerdotal. La elección de la figura de un jesuita legionario aparece en la España de hoy como un acto inaudito de la Iglesia Católica frente a sus enemigos seculares, hoy dueños del poder ejecutivo y de las instituciones de la nación. Posiblemente, el aspecto interno más incisivo de este proceso es el protagonismo de la Compañía de Jesús, la congregación religiosa con mayor peso específico en Roma.

Los jesuitas padecieron una crisis explosiva nuclear en la modernidad, siendo que el humo y el fuego no han desaparecido todavía del todo entre sus miembros, algunos de los cuales fueron líderes de la malhadada Teología de la Liberación. La Historia está aliada con el Tiempo y emite sus juicios desapasionadamente; si la guerra hubiera sido ganada por el bando republicano- marxista, la Iglesia española habría sido reducida a cenizas en toda la faz ibérica y sus miembros abrasados con ella. El Siervo de Dios Fernando Huidobro vivió aquel tiempo terrible y consagró su vocación martirial en la comunión con los hombres que daban su vida en el frente y posibilitaron que la España católica siguiera en pie. Este supremo sacrificio, incomprensible y despreciado por los valores éticos contemporáneos, no puede ser olvidado por la Historia. Y tampoco por la Compañía de Jesús. Ad Maiorem Dei Gloriam.

(Visited 132 times, 1 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*