Ir al contenido

“Se ha corrompido el sentido de la cuarentena, que era aislar a los enfermos, no a los sanos”

12 de mayo de 2020 0 Acción

Artículo íntegro del blog noentiendonada.es

Josep Maria Francas,  me dice Paco Segarra, publicitario, escritor, estrategia digital y periodista por hobby

Me resisto a utilizar el término «pandemia»: tengo la intuición que te dan 40 años de oficio publicitario. Se ha querido meter miedo y se ha logrado. Pero mi balance es muy positivo en lo que importa de verdad: la vida espiritual, aunque esta sociedad no la tenga en cuenta y se ocupe solo de dos cosas:

-El culto al cuerpo y a la salud.

-El culto al dinero.

El humilde hermano Coronavirus ha mandado a esos ídolos al fondo del pozo y la gente ha entrado en pánico. No tienen nada más y no creen en nada. Obedecen como borregos porque no tienen algo superior por lo que dar la vida. En este sentido, los rebeldes y desobedientes son nuestra última esperanza: sin ellos, el Estado Leviatán aplastará toda libertad bajo el peso de su bota, sea ésta Nike o Adidas; y los borregos agradecerán que se les pise en nombre de la «higiene solidaria». Estamos ante uno de los mayores experimentos de ingeniería social de la Historia. Por primera vez, se ha corrompido el sentido de la cuarentena, que era aislar a los enfermos, no a los sanos. ¿Vivir en la opresión? Rebelión. Sin libertad no hay vida, no hay ser.

(Visited 154 times, 1 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Suscríbete a nuestro boletín de noticias