Ir al contenido

2 de Noviembre “Indulgencia plenaria por un ser querido fallecido”

Acontecer Cristiano

Obtener la Indulgencia Plenaria para un difunto, un último acto de amor por el ser querido fallecido.

Así lo determinó San Pablo VI en la Constitución Apostólica ‘Indulgentiarum doctrina’, que en la norma 15 señala: “En todas las iglesias, oratorios públicos o -por parte de quienes los empleen legítimamente- semipúblicos, puede ganarse una indulgencia plenaria aplicable y solamente en favor de los difuntos, el día 2 de noviembre”.

La Indulgencia Plenaria también es posible obtenerla para aquellas almas del purgatorio, si se visita un cementerio entre el 1º hasta el 8 de noviembre. Así los señala el Decreto ‘Enchiridion Indulgentiarum’ de la Penitenciaría Apostólica: “Al fiel cristiano que visite piadosamente un cementerio y que en su mente ore por los difuntos, se le concede indulgencia, aplicable sólo a las almas del Purgatorio; desde el día 1 hasta el 8 de noviembre todos los días plenaria; los demás del año será parcial”.

De acuerdo con ‘Indulgentiarum doctrina’, la Indulgencia “es la remisión ante Dios de la pena temporal por los pecados, ya perdonados en cuanto a la culpa, que un fiel dispuesto y cumpliendo determinadas condiciones consigue por mediación de la Iglesia, la cual, como administradora de la redención, distribuye y aplica con autoridad el tesoro de las satisfacciones de Cristo y de los santos”.

 “Las indulgencias se obtienen por la Iglesia que, en virtud del poder de atar y desatar que le fue concedido por Cristo Jesús, interviene en favor de un cristiano y le abre el tesoro de los méritos de Cristo y de los santos para obtener del Padre de la misericordia la remisión de las penas temporales debidas por sus pecados. Por eso la Iglesia no quiere solamente acudir en ayuda de este cristiano, sino también impulsarlo a hacer obras de piedad, de penitencia y de caridad”. gaudiumpress

Requisitos para obtener la Indulgencia Plenaria
Tener la intención de ganar indulgencias
Confesión Sacramental: Hacer una confesión profunda. La confesión puede hacerse el mismo día que se quiere ganar la indulgencia o bien, como se dijo: 8 días antes o bien, 8 días después
Comunión Eucarística: Esta debe llevarse a cabo el mismo día en que quiera ganarse la indulgencia
Orar por las intenciones del Santo Padre: Debes rezar un Padre Nuestro, una Ave María y un Gloria, y ofrecer estas oraciones por las intenciones del Papa
No tener afecto a pecado alguno (ni venial siquiera): Esto es, tener la intención de evitar cualquier tipo de pecado.
Visitar el lugar u observar aquello a lo que se le concedió indulgencia.

5
(Visited 216 times, 6 visits today)

Deja tu comentario