Ir al contenido

¿Periodismo o propaganda?

Durante todo el día 17 de julio la noticia que abría las cabeceras en los medios sevillanos era la dada por el diario El País sobre que la Hermandad de la Macarena trasladaría los restos del General Queipo de Llano y de su esposa a un columbario “antes de Navidad”, haciendo desaparecer así las lápidas con sus nombres que tanto molestan a nuestros próceres.

La noticia no resistía un análisis mínimamente formado, ya que para quien conozca el entorno y siga la actualidad de la Hermandad es sabido que el columbario del que hablaba el periodista no existe, es un proyecto que todavía ni se ha iniciado. En el mismo cuerpo de la noticia se hablaba de que el periodista se había puesto en contacto con un nieto del General, y que éste había manifestado que la familia “no sabía nada”.

Horas después, la Hermandad hacía pública una nota en la que desmentía la noticia. Donde la nota habla de malentendidos es evidente que no se atreve a definir la actitud del medio: manipulación y propaganda.

Si a alguien le queda la duda del malentendido o manipulación, nosotros se la disiparemos explicándole algo que nadie más le podrá explicar: Cuando el periodista llama al nieto del General, no lo hace sólo para preguntarle su opinión. Lo hace para decirle –y son palabras textuales del periodista- que “el hermano mayor me asegura que es cosa hecha, que es inminente y que no hay vuelta atrás”.

Atribuyen a Salvador Allende –otros dicen que no es suya- la frase “el deber supremo del periodista de izquierda no es servir a la verdad, sino a la revolución”. Sea suya la frase o no, es evidente que ha hecho fortuna y que en esta sociedad llamada de la información los grandes medios buscan más moldear las conciencias y opiniones que el mostrar los datos de la realidad. Tanto el medio en cuestión como otros en Andalucía repiten insistentemente que la exhumación de Queipo de Llano es un tema que está en la calle, que es una demanda social, que a los sevillanos les preocupa… La realidad es que ese debate no existe y la demanda que pueda haber es artificial, creada por estos medios que no dudan para ello en ir inventando e incrementando sus mentiras oleada tras oleada. Los mismos medios que venden las bondades de la región con más paro de España, en la que se encuentran las poblaciones más pobres de España, con uno de los peores niveles educativos de Europa…

Así que nos imaginamos al periodista –Javier Martín Arroyo, se llama- al que al aproximarse la fecha del aniversario del Alzamiento Nacional decidió, en pleno ejercicio de la máxima atribuida a Allende, decidió qué misión podría encomendarle cumplir su revolucioncita memohistórica. Este es el nivel.

Nota final: Como es lógico, en la referencia a la noticia publicada por El País habíamos incluido el enlace a la misma. Sin embargo, El País ha modificado la versión original suavizando los términos y directamente recortando partes del texto. Un nuevo paso dela manipulación informativa según el modelo del Ministerio de la Verdad orwelliano: Mintamos, mintamos y mintamos, y cuando haga falta cambiemos nuestras mentiras como si desde el principio hubieran sido las actuales. El enlace a la “noticia” retocada es este.

5
(Visited 251 times, 1 visits today)

Deja tu comentario