Seguir el blog (Follow.it)

4 de marzo de 2021 0 / /

Vacunarse en Abu Dabi

(Por Carlos Ibáñez) –

No necesitamos defender la conducta de dos señoras que se han vacunado contra el covid en Abu Dabi. Algo tan personal e intrascendente ha merecido críticas, ocupando grandes espacios de los medios de comunicación.
Nosotros nos ocupamos del suceso porque demuestra que los censores de tal conducta privada son imbéciles. E imbéciles en grado sumo. Y lo malo es que hasta ocupan ministerios en el actual gobierno. Nos preocupa el que nos gobiernen tontos. Pero ¿son tontos? ¡Ni hablar! Tan tontos no pueden ser. Por eso no nos queda otra conclusión que la de afirmar que son malvados. Denuncian un mal que no existe y que ellos fingen ver. Y en ese fingir está la maldad. Y nos preocupa que haya un sistema que permita esas imbecilidades. Y que esos imbéciles lleguen a gobernarnos.

Vivimos en una sociedad que ha renegado de las Tablas de la Ley. Éstas nos marcan claramente las normas de una conducta correcta. Condenan el mal y fomentan el bien. La sociedad liberal ha renunciado a la iluminación que supone la Ley de Dios. Lo correcto hoy es negar la diferencia entre el mal y el bien. Sin embargo, los que nos prohíben hacer esa distinción recurren a nuestros valores aplicándolos a su gusto. Contradiciendo sus puntos de partida, recurren al término “mal”, para aplicarlo a lo que ellos quieren. Y los que se ríen de los que consideramos que la mentira es un algo vitando, califican de vitando el que dos señoras tomen sendas vacunas.
A lo largo de nuestra vida nos ha parecido que el liberalismo nos imponía un sistema que acababa degenerando en el desorden; en la ingobernabilidad. Nos servía de ejemplo la república vivida en nuestra niñez. Pero nunca imaginábamos que la democracia llegaría a manifestarse con el grado de imbecilidad que tenemos a la vista.

(Visited 135 times, 3 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*