5 de mayo de 2017 0

Ser Madre.

 

Se acerca el día de la madre, y claro está que toca escribir algo sobre él, ni que decir tiene en mi casa nunca se celebró dicho día. Pero yo creo que ahora, no está demás que al menos lo recordemos, y es que la maternidad  en España está en sus horas más bajas,  no nos engañemos, no está de moda.

No me cabe la menor duda de que, las lesbianas y las feministas reivindicarán la supresión del día por el horror y la violencia para con la mujer, o bien querrán cambiarle el nombre al igual que ocurrió con el día del padre.

Yo, que soy madre de una  familia numerosa, siempre soñé con una, tal vez bastante mayor, pero tengo la que Dios ha querido, y realmente creo que es de lo que me siento más orgullosa, no por lo que he hecho por ellos que no se si es mucho o poco, si no porque es el proyecto de vida más ambicioso, que llevo a cabo. Desde cambiar un sucio pañal, las noches en vela, los años y años con los dichosos estudios, tan cansinos. Y es que ya me lo avisaron cuando estaba embarazada de mi tercer hijo: “Ya verás , ya verás…” Y tanto que lo estoy viendo, sí, educar a un hijo es una de las tareas más retadoras, es un proyecto a largo plazo y el proyecto no es que tus hijos te quieran mucho, que consigan un puesto en esta sociedad, que te cuiden en la vejez. Todo eso está muy bien pero el reto es llegar aun más lejos y es más difícil que todo esto, mi proyecto que me lo enseñó mi madre es criar hijos para el Cielo, y para eso  se tiene que levantar una peleona todos los días, sobre todo con el Mundo que no está por la labor de ayudarte ni un poquito, sino todo lo contrario. Me siento la protagonista de una misión imposible, unas veces veo como gano batallas y otras recibo tortas que no sé por donde me llegan. ¿Lo estaré haciendo bien? Esa es la pregunta del millón. Todo el mundo te dice lo que tienes que hacer, y cada uno lo hace a su manera,  como cree que debe hacerlo y lo mejor que cada uno sabe. Otras veces pienso que tenemos que estar tranquilos dejándolos en manos de Dios, pero es que ¡Dios los dejó en mis manos! Tal vez, tú que me lees, si eres madre, lo vivas de otra manera y es que ni todos los hijos, ni todas las circunstancias son iguales. Pero es seguro que  el hecho de la maternidad dio a tu vida un giro radical, pasaste de ser hija a ser madre, el mejor titulo para una carrera con “master” y doctorado, esperemos conseguir el “cum laude”.

Felicidades a todas las madres en este día.

(Visited 344 times, 1 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*