24 de abril de 2020 1 / / /

Ni una sola queja

Circula por las redes este texto del que nos hacemos eco:

¿Cuáles son los motivos para tener a la población encerrada en casa 58 días? ¡¡Habéis tenido dos meses para comprar masivamente test para todos!! ¡¡DOS MESES!!! ¿Dónde están los test rápidos que debería tener España? ¿Y todavía queréis alargar más este encarcelamiento? ¿Qué razones hay aparte de PRIVARNOS DE NUESTRA LIBERTAD y de saltaros a la torera la ley? ¿Queréis hundir en la miseria al país y que todos dependan de vuestra paga mensual? ¿Dónde estáis todos? ¿QUÉ OS PASA? ¿No os dais cuenta de lo que pretenden?

NI UNA SOLA QUEJA.
-En Suecia, las personas pueden circular libremente. 350 muertos
– En Alemania, se permite salir a pasear y hacer deporte. 2.800 muertos
– En Portugal, no hay confinamiento legal, solo recomendaciones de distancia social y prohibición de juntarse más de 5 personas. 600 muertos
– En Corea del Sur, confinamiento obligado solo para contagiados y quien tenga relación directa con un contagiado. 230 muertos
-En Noruega, Austria, Dinamarca, similares medidas y parecidos resultados.
– En España. Confinamiento obligado total por ley para todos. 20.000 muertos, récord mundial en muertos por millón de habitantes.

Y ni una sola queja. A pesar de las medidas y todos sus muertos, ni una sola queja del pueblo.

Ni una queja por ese confinamiento que recorta derechos esenciales y libertades básicas en una democracia. Ni una sola queja a pesar de los terroríficos resultados obtenidos. Ni una sola queja, ni una sola pregunta sobre si quizás, hay otra forma de hacer las cosas al margen de obligar a todo un pueblo, a estar en sus casas.

Un pueblo adormecido durante las 24 horas del día, por unas televisiones cómplices que sólo muestran canciones pegadizas, sonrisas y aplausos en los balcones, pero jamás nuestros muertos. Una televisiones que te dicen que compres una vez a la semana y te quedes en casa el resto del tiempo, coaccionándote, chantajeándote emocionalmente, arrinconando socialmente al que se atreve a reflexionar y tratando como irresponsables y culpables del desastre humano que sufrimos a quienes, cumpliendo la ley, compran el pan, válgame Dios, cada día. Unas televisiones que, desviando la atención, buscan otros culpables y señalan, una y otra vez, como si fueran asesinos o terroristas desalmados, a algún incauto que se la ha ocurrido sacar a su perro a hacer pis a un monte desierto o a algunos padres que con sus hijos, deciden irse el fin de semana a su segunda casa, ya que sin duda son los culpables de que haya 20.000 muertos.

Pero ni una sola queja, solo aceptación e incluso convencimiento.

A pesar de todas las medidas gubernamentales de recorte de derechos fundamentales, medidas que no han tomado en otros países que les ha ido mejor y que a nosotros nos han llevado al mayor número de muertos del mundo, ni una sola queja por un pueblo subyugado.

Ni una sola queja.

Aunque no puedas ni salir a enterrar a tu madre o a tu padre, ni a llorarles, ni a verles antes de la muerte y sin embargo, 6 u 8 tertulianos de medios de comunicación cómplices, puedan juntarse para insistir con el quedarse en casa y lo bien que lo estamos todos haciendo.

Y ante tal recorte de derechos fundamentales, ni una sola queja, solo comprensión, aceptación y apoyo por parte de todo un pueblo, que te crucifica si consideras que, como hacen otros países, hay otras formas que no sean el total confinamiento. Un pueblo, el mismo pueblo, que un día, no hace mucho tiempo, se quejaba e indignaba ardientemente porque un perro murió a causa del ébola, llamando por ello asesino al gobierno.

Un pueblo capaz de expulsar de sus edificios a trabajadores sanitarios, cajeros de supermercados o similares, con una vileza y mezquindad insuperables.

Todo un pueblo que sí se queja e indigna, pero no ante el recorte de sus libertades y derechos o por el número causado de muertos, sino que enrabietado, en esto sí, conforma una policía popular, como en la época calvinista con las brujas, donde mira con recelo y apunta con el dedo, a quien aunque cumpla la ley, se salta los dictados sacando el perro, comprando el pan y yendo al supermercado habitualmente. Y quien no forma parte de ello, simplemente calla, se encierra en su casa y no dice nada, no vaya a ser señalado por la la otra parte del pueblo.

Triste pueblo, ese que por un lado tiene a la policía popular, mezquina y envalentonada por los dictados de sus gobernantes y que insulta al vecino o le echa de su casa si es sanitario o cajera de supermercado, de forma enrabietada y cegados por una moral retorcida, y por otro, al resto, gente acobardada, oculta, acomplejada y en silencio, no sea que les señalen también a ellos.

En fin, es la historia de un pueblo adoctrinado, arropado en su propia masa, dogmático y convencido éticamente de que el brutal recorte de libertades y derechos es el camino, a pesar de que ese camino nos haya llevado a llorar por el récord mundial de muertos por millón de personas y a poner al borde de la ruina a millones de familias. Y todo ello, teniendo como ejemplo a otros países, que más respetuosos con el ser humano, sus libertades y sus derechos, han contenido mejor la pandemia, han logrado salvar miles de vidas y millones de pequeñas empresas y empleos.

Y ni una sola queja por parte de éste, mi amado pueblo… yo sí me quejo y por eso… COMPARTO.

(Visited 483 times, 2 visits today)

Un comentario en “Ni una sola queja

  1. Jacinto

    Lo mejor que puedo decir de nuestro gobierno es que son unos mediocres.

    Responder

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*