Seguir el blog (Follow.it)

21 de septiembre de 2022 4 /

La monarquía cristiana

(Por Carlos Ibáñez) –

En el televisor aparecen las imágenes del traslado de los restos de Isabel II de Inglaterra al castillo de Windsor.

La curiosidad por ver cuánto queda el Inglaterra de la Fe que un día profesaron sus habitantes y que originó se denominase a gran Bretaña “la isla de los santos”, me ha llevado a presenciar su funeral en Westminster.

Me ha llamado la atención de una frase del sermón del arzobispo de Canterbury. Ha dicho: “ante este mismo altar proclamó su lealtad a Dios, antes de sus súbditos jurasen lealtad a ella.

He quedado admirado de que desde la “pérfida Albión” nos llegue una síntesis tan acertada de lo que es la Monarquía Cristiana. Y me he apresurado a escribir estas líneas.

Los súbditos juramos lealtad a un hombre. No a un hombre cualquiera, sino a uno que ya está ligado ante Dios por otro juramento. Ante uno que se ha declarado servidor de un Dios que le ordena amarnos a todos como a sí mismo por amor a Él. No nos ligamos a un azar, sino a una seguridad. A la seguridad de que el Rey se siente obligado a amar a sus súbditos.

Ya sabemos que “del dicho al hecho hay un gran trecho”. Que son muchos los reyes cristianos que, en su gobernación, no se han atenido a esa obligación. Y como consecuencia, tampoco los súbditos les fueron fieles, Y los ejemplos que de ello nos da la historia son sangrantes.

Pero al menos, reyes y súbditos sabemos cómo estamos obligados a comportarnos. Si unos y otros obramos mal tenemos una conciencia que nos remuerde y la luz de una Fe que nos dice que debemos rectificar y cómo hemos de hacerlo. En una palabra: tenemos la posibilidad de mejorar.

Todo lo contrario que ocurre con los gobiernos seguidores de la Revolución. Sean monarquías o repúblicas. No reconocen una autoridad suprema que les obligue. Ignoran el camino que han de seguir para obrar bien. Así nos van las cosas.

(Visited 286 times, 1 visits today)

4 comentarios en “La monarquía cristiana

  1. Zuma

    El problema es que poca lealtad a Dios puede jurar quien se separó de la Iglesia. El hecho de jurar lealtad está bien pero su trayectoria abortista, LGTBI, paraísos fiscales y de piratería poca credibilidad le dan.

    Responder
  2. Juana de Beira

    ¿”Síntesis tan acertada” de una familia cabeza de una herejía y de su “obispo” hereje?.

    Responder
  3. Carlos Ibáñez Quintana.

    Para Zuma.
    Lo importante es lo que dijo el Arzobispo anglicano de Canterbury.
    Ya hago constar que, desagraciadamente la conducta de todos nosotros no suele estar de acuerdo con la verdad que profesamos.

    Responder
  4. Carlos Ibáñez Quintana.

    He repasado mi comentario anterior y no me ha dejado satisfecho.
    Los herejes pueden decir muchas verdades a pesar de ser herejes. Enseña la metafísica que el error absoluto no existe. El error no tiene entidad por sí mismo. Es un defecto de la verdad. Por eso existe como un defecto de la verdad. Un servidor mismo al conectar mi televisor con los actos de una iglesia herética, buscaba conocer lo que conservan de verdad, procedente de la verdadera Iglesia de la que se separaron.

    Responder

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*