Seguir el blog (Follow.it)

28 de junio de 2021 1 / /

Violencia Obstétrica: así es el mundo tenebroso del proabortismo estatal

(Por Miguel Ángel Pavón Biedma) –

El Parlamento Europeo plantea eliminar la objeción de conciencia de los profesionales sanitarios dedicados a la obstetricia. Al mismo tiempo se crea un delito ambiguo, no bien definido, llamado “violencia obstétrica”.

Todo sistema autoritario es capaz de perfeccionar sus métodos. Lo primero es prohibir el hecho. Después la expresión de la opinión, al final la opinión misma y hasta el pensamiento si  fuera posible. Es el caso del proabortismo impuesto en nuestra sociedad. El nuevo término se llama violencia obstétrica. Algunos Estados useños presentan a la mujer, antes de su decisión de acometer un aborto, un conjunto de ayudas sociales,  distintas posibilidades,  disponibles para evitar la fatal decisión. Es una forma de evitar el llamado “supuesto social” que viene de la mano de la pobreza o incluso de la imposición familiar. En nuestro medio ( esa orgía violenta de autoritarismo de corbata y buenas palabras mal pronunciadas y con errores sintáctico) ese hecho será tipificado como un delito  encuadrado en el llamado machismo y en la ideología de género. Que un médico intente que su paciente reconsidere su postura se llamará “violencia obstétrica”. Entregar información a la entrada de una clínica proabortista es, o así quieren llamarlo, “violencia obstétrica”.  Por supuesto y siguiendo las denominaciones del autodenominado “Parlamento Europeo” la objeción de conciencia del personal sanitario dedicado a la obstetricia es también “violencia obstétrica”. Estas mismas palabras que ahora escribo puede que sean denominadas de igual manera. Algunos le llamamos violencia estatal: pasar de la promoción del aborto a la prohibición y represión de toda crítica. Es en realidad una tendencia presente desde que se crean instituciones “de la verdad” lo cual significa que todo lo que allí no se dice es, por definición, mentira y que está prohibido todo excepto lo expresamente permitido. El patrimonio sobre verdades, medias verdades, conjeturas, suposiciones y demás formas propagandísticas es característico de cualquier sistema manipulador. Este nuevo término de “violencia obstétrica” es, por otra parte, ambiguo en su aplicación pues puede extenderse a múltiples situaciones que nada tengan que ver con la obstetricia ni con la sanidad. El no especificar constantemente los términos “mujeres y hombres” o “hombres y mujeres” es también violencia obstétrica. No importa que los lingüistas nos recuerden que los idiomas son inclusivos y tienden a la economía de las palabras. Los términos pasan a ser extensivos y repetitivos en contra de la naturaleza humana y las normas mentales de la mayoría de las lenguas existentes. En cualquier caso el ejercicio de la obstetricia afronta una auténtica agresión contra la libertad de sus profesionales. Hasta la indicación de una cesárea puede ser tipificada de “violencia obstétrica” y los que la practican deben ir preparándose para hacer frente a numerosas denuncias que nada tienen que ver con la mala práctica (aunque el número de cesáreas es un índice de calidad y un excesivo número de ellas indica baja calidad asistencial) sino con un delito de género. Desde luego obligar a profesionales a participar en prácticas contrarias (en muchos casos) a sus criterios éticos o morales no parece un buen indicador de respeto a los “derechos humanos”, la libertad de pensamiento y de creencias. Nuestro sistema judicial refundado, ahogado entre papeles y expedientes, lento por naturaleza, inmisericorde con con pequeños delitos, generoso con las grandes actividades delictivas (véase el tema de los indultos) tedioso, rechazable en su fondo y en sus formas tiene grandes bases ideológicas: los delitos de género, la violencia obstétrica y los delitos de odio.

(Visited 109 times, 3 visits today)

Un comentario en “Violencia Obstétrica: así es el mundo tenebroso del proabortismo estatal

  1. El profesional de la salud, que su profesión lo hacen por ayudar a restablecer la salud, y en todo momento luchar por salvar la vida de sus pacientes. Por tanto están en su derecho a oponerse a quitar la vida, aún que esté en el vientre.
    Todo mi apoyo a los que con valor defienden la vida….

    Responder

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*