22 de agosto de 2019 0

Hay que ser Bestia

Hoy directamente me voy a permitir contarles una gracieta:
Un hombre y una mujer nadan en la inmensidad del mar. Ella le dice: “Noé, ¿no te dijo Dios clarito que hicieras un arca y sus medidas y compartimentos y que metieras a tu familia y a los animales porque iba a caer una gorda?”
Él responde: “ya, ya, pero se lo comenté al cura y me dijo que eso era lenguaje simbólico, sim-bó-li-co”.

¿A qué viene esto? Pues a que un señor muy importante, de esos señores importantes que hay que parece que habitan en las cosas de nuestra fe, se ha permitido asegurar que el demonio no existe, que es un trampantojo simbólico. Sim-bó-li-co, como en el chiste, ¿oye usted?

Mis antepasados no tendrían duda. En el Señorío y paisajes cercanos se dice que todo lo que tiene nombre, existe,izena duen guztia omen da” (lo he buscado en internet que me acordaba de izena y guztia y no de cómo unirlos), y con todos los nombres de esa bestia ¿cómo no va a existir?

Siempre he creído -por ejemplo- que el Maligno es el culpable de que los cuidadosos y acertados textos que envío a este blog, cuando los consulto días después me parecen horrendos e incomprensibles. Cosas – sin duda – del azufre que pone en las conexiones inalámbricas.

A ver si hoy es sim-bó-li-co o no.

(Visited 69 times, 1 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*