Seguir el blog (Follow.it)

21 de junio de 2023 0

El PSOE no ha cambiado. Sigue su labor

(Por Carlos Ibáñez) –

En los últimos tiempos los medios de comunicación nos hablan de un supuesto cambio en el PSOE. Comparan la diferente actuación de dicho partido hace cuarenta años y la que viene realizando en la actualidad.

Es innegable la diferencia. Pero el partido sigue siendo el mismo y se da una continuidad entre su actuación en los primeros años de la democracia y la actual.

El PSOE está empeñado en la destrucción de España. Eso es lo que hizo desde que se le permitió actuar y lo que viene haciendo hoy. No ha cambiado su labor, Sí han cambiado las fases de la misma. Y eso es lo que hace que algunos crean en el cambio que nosotros negamos.

Nuestra civilización se basa en las herencias judeocristiana y helenística. El PSOE de la transición atacó y destruyó los fundamentos judeocristianos. Una vez destruidos no podía seguir haciendo lo mismo. Terminada la operación no tiene ningún sentido seguir ocupándose en ella.

En su labor destructiva, el PSOE necesitaba otro objetivo. Y en los últimos años, desde que lo dirigió Rodríguez Zapatero, se ha dedicado a atacar los fundamentos helenísticos de nuestra civilización. Fruto de tal labor ha sido el cúmulo de leyes absurdas que se han promulgado. Leyes que están en contra del más elemental sentido común y que no hace falta que las enumeremos. Ese es el cambio que ven nuestros ojos. Hay cambio en las funciones. Pero hay continuidad en el fin.

Los españoles han reaccionado ante el cúmulo de insensateces. La derrota de dicho partido en las últimas elecciones ha sido el resultado de esa reacción. Ya hemos dicho, en un trabajo anterior, que la reacción no nos parece suficiente. Pero nos alegra en cuanto puede ser el principio de una salvación de España.

Puede ser y a los españoles nos corresponde hacer que sea. Para ello no podemos conformarnos con un arreglo superficial que mitigue los efectos de las últimas leyes. Eso sería equivalente a lo que, en medicina, se denomina combatir los síntomas. Hay que combatir la enfermedad.

Pero no olvidemos que la labor destructora de los partidos de izquierdas no habría sido posible sin la cooperación de ciertos partidos de derecha.

Hay que abolir el actual sistema democrático, que hemos copiado de Europa, y sustituirlo por otro basado en los principios que hicieron grande a España. Eso llevará tiempo. Pero hay que comenzar ya.

Necesitamos libertades concretas como las que garantizaban nuestros Fueros. Ya hemos visto la falacia que constituye la libertad abstracta que proclama la Revolución. Tenemos que poner a Dios como fundamento de nuestras leyes. Él es el Creador y, para que todo funcione correctamente, tenemos que atenernos las leyes que estableció. Lo demás es perder el tiempo.

Cuando en el campo católico se discutían las consecuencias que en la legislación civil tendrían las decisiones del Concilio Vaticano II, el Carlismo contestó con una consigna clara: NADA SIN DIOS. No se nos hizo caso. La moda quiso que España funcionase sin Dios. Y así estamos como estamos.

(Visited 164 times, 1 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*