20 de agosto de 2017 0

El principio de la guerra civil catalana

 

En unas antiguas declaraciones publicadas en El Confidencial (poseo las referencias si alguien quiere profundizar en ello) se afirmaba que los grandes amigos de la independencia catalana eran Israel, las Repúblicas Bálticas, Estados Unidos (si era presionado por Israel) y Alemania, de quien se podría esperar un “golpe de timón” similar al que acabó con la antigua Yugoeslavia.

En ese escenario sobran los islamistas (que siendo allí muy numerosos no han sido invitados al banquete de la independencia) y desde luego la famosa CUP  con la que saben podrán terminar en un momento determinado, cuando sus nefandos servicios ya no sean necesarios.

¿Qué significan estos atentados? ¿Por qué Barcelona? Porque hay muchos que dan ya “el oso por vendido” y hasta por curtida la piel. Y esos mismos, asesinos como son, y de la peor ralea, no están dispuestos a permitir una Cataluña sionista. Este es sólo el primer aviso. Confieso que no me sorprendió en absoluto. Faltaba ponerle fecha. No se puede jugar con los demonios sin llenarse de azufre. Llevan mucho tiempo con la venta de la Monumental para donar las migajas del banquete, pero esos especímenes de forma humana (y con fondo de demonios), lo que quieren sin mucha prisa es un Estado islámico europeo. Al mismo tiempo que el Estado Israelí quiere devolver lo que ellos sienten como una afrenta histórica: su expulsión de las Españas. A los judíos se les tiene cariño hasta que se trata con ellos. Me lo comentaba así un médico chileno hace años. Confieso que los miraba con simpatía y que, obligado por las circunstancias, cuando he tratado con ellos, esa simpatía se convirtió en un profundo hastío y desencanto. Eso sí, les deseo la paz, unas fronteras seguras y que sean más aficionados a la práctica de los derechos humanos. De los islamistas no se puede ni hablar pues mi boca se llenaría de insultos. Es más todo diálogo con ellos es imposible. Hasta creo que hubo un majadero que se inventó algo así que se llamaba “diálogo de civilizaciones”. Entre asesinos, cabestros que viven cerca de la Dehesa de la Villa y reyes más dedicados a la caza, o cacería, de ciervos y de faldas, el futuro no puede ser más aterrador. Me decía un paciente con cuidados terminales que él aconsejaba a sus hijos que no pensaran en tan sucia realidad sino en las cosas hermosas que ante sus ojos han pasado. Creo que llevaba razón. Además, llegado el momento, haremos lo que los tiempos demanden.

(Visited 102 times, 1 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*