Seguir el blog (Follow.it)

18 de enero de 2023 2

El PP es el mal

(por Javier Urcelay)

El incidente producido estos días en la Comunidad de Castilla y León a propósito de un protocolo sanitario de información a las mujeres embarazadas sobre el embrión que llevan en sus entrañas, ha vuelto a poner de manifiesto cuál es la posición del Partido Popular en la cuestión del aborto: lo que debe primar es el derecho de la mujer a decidir libremente.

Esta posición supone la aceptación del principio irracional y contrario a la biología de que la vida del embrión no es la de un ser diferente, sino parte del cuerpo de la madre, sobre la que esta puede disponer a su voluntad. Decisión de la que el padre queda, por otra parte, completamente excluido, como si no tuviera nada que ver con esa vida en gestación.

Los miembros del PP saben de sobra que las cosas no son así, lo que pasa es que temen que una defensa cerrada de la vida del no nacido, y la consiguiente oposición a ese supuesto derecho de las mujeres a decidir por sí mismas, podrían hacerles impopulares. Y ellos son, como su nombre indica, el partido popular, es decir, el partido que busca granjearse la simpatía del pueblo y ganar las elecciones para llegar al poder. ¿Para algo? No, para tener el poder y asegurarse de que no vuelve a manos de sus adversarios, para que no hagan cosas que no les gustan y que ellos tengan luego que aceptar para poder ganar las elecciones y llegar al poder.

Claro, que una vez que se aceptan, por conveniencia puramente electoral, ideas con las que en principio no se comulgaba, se acaban interiorizando, para descubrir más tarde que, tanto me he acostumbrado a ellas, que las he acabado haciendo propias. Se produce así la pintoresca paradoja, por ejemplo, de presentar primero un recurso de inconstitucionalidad contra la ley del aborto, y después no estar de acuerdo con la inconstitucionalidad que uno mismo ha reclamado, tornado ahora el aborto en un derecho de las mujeres contra el que, evidentemente, no puede procederse.

Este mecanismo perverso, por el cual el Partido Popular va haciendo suyos, aunque con años de retraso, todas las tesis y principios morales de sus adversarios, es el que sirve para consolidar la destrucción del orden social provocada por las ideas progresistas. Para ello la colaboración del PP resulta indispensable, puesto que al no combatirlas y dejarlas incólumes cuando llega al poder -muy al contrario de lo que suele hacer la izquierda-, las da por buenas y convierte, de hecho, en irreversibles, poniéndolas el marchamo de socialmente aceptadas.

Viene a suceder así que los simpatizantes del PP de 2023 piensan lo mismo que los socialistas de 2013. Sus creencias y valores se han desplazado de forma insensible, de forma que la única diferencia real entre unos y otros es una cuestión de calendario. Lo que, por cierto, legitima el que los progresistas se sientan la vanguardia del progreso, ya que sus adversarios, que marchan de hecho en la misma dirección, son simplemente furgones de cola.

Si la sociedad española se encuentra en un proceso acelerado de descomposición, no lo es por el asalto de las fuerzas a las que cumple ese papel, sino por la adormidera de conciencias que representa el Partido Popular, que impide cualquier reacción de defensa social e introduce la confusión en las propias filas.

A pesar de lo cual, el episcopado español, a través de los poderosos medios de comunicación bajo su control, sigue mostrando su apoyo a unos planteamientos, los del Partido Popular, que están acabando con cualquier sombra de respeto a la ley natural o divina en las leyes positivas. Rehuyendo, negando y desamparando a los católicos que denuncian este juego y pretenden defender sin ambages los principios morales irrenunciables para un cristiano, se hacen cómplices del mal y corresponsables de la destrucción del orden moral.

Y el affaire sobre el aborto en la Comunidad de Castilla y León, dejando solos a Vox y contribuyendo, aunque sea con el silencio, a su demonización, no es sino la enésima prueba de lo que decimos.

(Visited 506 times, 133 visits today)

2 comentarios en “El PP es el mal

  1. Juana de Beira

    «La derecha española ha sido tradicionalmente cobarde y aprovechada, proclamando un Dios en el que no cree y una patria que no ama, intentando mantener sólo sus privilegios».

    Juan Vázquez de Mella y Fanjul.
    08/06/1861 – 26/02/1928.

    Toda la derecha de este sistema es el mal, llámese PP o VOX, que nadie se equivoque ni intente equivocar a otros.

    Con todos mis respetos al artículo y al autor del mismo.

    Responder
  2. M Concepción

    El denominador común del PSOE y PP, es la Masonería. La obediencia de los políticos masones es, en primer lugar a su logia correspondiente y Los objetivos son los mismos.
    Desde 1978, se separó a la Iglesia Católica y visible, por la secreta e invisible Masonería.
    Si a eso le sumamos que los diputados en el Parlamento tienen disciplina de voto, pondrán a la cabeza de cada partido, el representante que más interese para el logro de esos fines, con las leyes que interesan
    Todo sin referéndum para que toda la Población española: musulmanes, judíos y cristianos, se sometan a los trágalas inmorales y criminales, que se les antojen, a masones y marxistas.
    El Parlamento gallego ha aprobado siete logias masónicas.

    Es terrorífico para los que vivimos, en cualquiera de las religiones citadas, ver cómo se instala la descomposición de España.
    En los grados altos de la Masonería, el ser de Luz, es Lucifer.
    Nos vendieron, al aprobarse la Constitución, que España, al separar la Iglesia del Estado, pasaba a ser un Estado “Aconfesional “. Lo que ocultaron fué la sustitución “confesional”, de la Iglesia Visible, por la inconfesable e invisible, en la que se encuentran ministros y sucesivos Presidentes de Gobierno, que desconciencian y atropellan la Moral de los españoles.

    Responder

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*
*