Seguir el blog (Follow.it)

11 de noviembre de 2021 0 / /

Dinero negro, plusvalías y políticos ladrones

(Por Carlos Ibáñez) –

Un partido político ha sido condenado por defraudar a Hacienda pagando con dinero negro unas obras en su sede. El hecho nos lleva a unas reflexiones.

Cuando en trienio liberal de 1820, un aldeano vasco fue detenido por un grupo armado revolucionario y obligado a gritar “¡Viva la Constitución!”. ¡El aldeano grito “’Viva la “Contribusión”! Y es que ya, en aquellos tiempos una de las características del nuevo régimen fue la aparición de contribuciones.

¿Es que bajo el antiguo régimen no había que pagar impuestos? ¡Claro que se pagaban! La prueba está en las obras públicas que se realizaban. Pero no en la escandalosa proporción en que aparecían las nuevas contribuciones. Proporción que ha ido paulatinamente aumentando, llegando la los escandaloso0s extremos que tenemos que soportar.

Un propietario alquila su lonja. Tiene que aumentar la cantidad establecida en un 21% de IVA. A su vez el inquilino retiene el 18%, que ingresa en Hacienda, como anticipo de lo que el propietario ha de abonar a ésta, cuando haga la declaración de la renta. De modo que si en la operación se mueve una masa dineraria como 100 el Estado ingresa otra como 39. ¿No es escandaloso?

Recientemente el Tribunal Supremo ha declarado ilícito el cobro de las plusvalías en la venta de inmuebles. Es lo mismo que decir que el Estado ha venido robando, durante años, a quienes han vendido un inmueble. Quien ha vendido un inmueble ha tenido que pagar al municipio un porcentaje de lo percibido en concepto de un beneficio que no ha existido, pero que se inventó la avidez dineraria de un político. Cuando ese ciudadano hace la declaración de la renta, tiene que incluir ese supuesto beneficio. De nuevo Hacienda ingresa una sustanciosa cantidad. Ahora dice el Tribunal que el cobro era ilícito.

Según cálculos que circulan por los medios de comunicación, más de la mitad de nuestros ingresos van a parar a Hacienda.

Ello es escandaloso. Ha motivado la existencia de países convertidos en paraísos fiscales, y la creación de sociedades ficticias que permiten eludir la paga de impuestos. Pero este procedimiento, del que constantemente tenemos noticia cuando se habla de las aventuras de grandes fortunas, solo está al alcance de los ricos. De modo que son las clases medias las que cargan con los excesivos gastos, muchos de ellos inútiles dispendios, del Estado.

Por eso todo el que puede defrauda a Hacienda. Aunque eso se puede hacer raras veces. Y el que defrauda a Hacienda lo hace con la conciencia tranquila de que no está realizando nada malo. Ahora quien ha intentado defraudar a Hacienda ha sido un partico político.

Y nosotros estamos seguros de que los dirigentes de ese partido que han tomado la iniciativa defraudadora lo han hecho sin ningún escrúpulo de conciencia, pensando, ellos también, que las exacciones de Hacienda son excesivas.

Y nosotros nos preguntamos: “Si piensan que son excesivas, ¿por qué cuando están en el poder no las reducen?”.

Ello es una prueba de la mala conciencia con que somos gobernados. Son conscientes de que están obrando mál. Y siguen actuando peor.

(Visited 113 times, 4 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*