Seguir el blog (Follow.it)

9 de marzo de 2024 0

De cómo el socialismo y el liberalismo son, ambos, enfermedades del alma

(Por Javier Garisoain) –

Circula por ahí un discurso de Santiago Abascal ensalzando al presidente argentino Javier Milei, maldiciendo de la ideología socialista -enfermedad del alma, llama al parecer Milei al socialismo- y ensalzando de paso las virtudes de la ideología liberal. Pero resulta que el liberalismo también es otra enfermedad del alma, una enfermedad previa y maligna de la cual el socialismo no es mas que su metástasis.

El liberalismo es la enfermedad del alma que provoca, como una de sus secuelas más graves, esa otra enfermedad llamada socialismo. Porque al exagerar y bendecir allá donde triunfa la libertad individualista, y al institucionalizar el egoísmo, lo que hace es provocar una fractura social insostenible.

Los detractores asustadizos de la tiranía socialista suelen olvidar que quien empezó a traer -todo a la vez- hambre sistemática, guerra de masas, colonialismo explotador, narcotráfico, neoesclavitud racista, lucha entre sexos y odio entre generaciones, explotación infantil, esterilidad y aborto, trivialización del matrimonio y de la familia, destrucción del patrimonio, robo a través de un estado totalitario y confiscador ha sido el liberalismo. El mismo liberalismo que se impuso en todo Occidente mediante las artimañas conspiratorias de la masonería; mediante revoluciones sangrientas que hicieron del asesinato del adversario una virtud pública; mediante genocidios como el de la Vendee; mediante expolios y destrucciones del patrimonio como los que trajeron las guerras napoleónicas o las desamortizaciones; mediante guerras nacionalistas absurdas; mediante la persecución a la Iglesia; mediante legislaciones que debilitaban o socavaban la vida espiritual de los pueblos y la unidad familiar; mediante el cierre de instituciones benéficas como hospitales para pobres, gremios, cofradías, pósitos, alhóndigas, montes de piedad… La lista de los síntomas y destrozos que ha causado la ideología del “non serviam” liberal es interminable.

Es absurdo enfrentarse a las destrucciones del socialismo arrojando al fuego de sus totalitarismos la gasolina liberal que es la que inició todo el incendio revolucionario. Predicar el liberalismo como salida contra el comunismo es como defender la piratería para acabar con los males de la humanidad. Hasta que no salgamos de ese círculo vicioso, hasta que no veamos que el mal no está en la última ideología sino en todas las ideologías, no empezaremos a sanar las heridas del cuerpo social y no volveremos a encauzar las cosas de la política. Un cauce propicio que no podría ser para nosotros otro sino el de aquella vieja e imperfecta Cristiandad-Hispanidad caminante que nunca debimos abandonar.

(Visited 131 times, 3 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*