Seguir el blog (Follow.it)

22 de enero de 2022 1 / /

Cáritas intraeclesial

(Por Javier Garisoain) –

Cáritas está bien, ayuda a todo quisqui sin poner condiciones, sin dar explicaciones, sin pedir nada a cambio. A veces separa demasiado el pan de la verdad corriendo el riesgo de convertirse en un antitestimonio. Pero, como digo, no está mal. El problema es que falta una Cáritas intraeclesial.

«Mirad cómo se aman», dicen que decía la gente de los primeros cristianos. Seguro que eso mismo lo han dicho en otros muchos momentos y lugares de la Cristiandad. ¿Y ahora? ¿Dónde están ahora todas aquellas pequeñas o grandes instituciones que te hacían ver a los otros bautizados como auténticos hermanos? ¿Dónde están las hermandades, cofradías, gremios y fraternidades que facilitaban a los cristianos una auténtica vida de comunidad? Ahora, como mucho, los restos de aquella constelación son apenas reuniones periódicas para rezar. No está mal, no está mal… pero ¿es eso una comunidad? ¿Se puede hablar de amor al prójimo cuando no existe convivencia? Convivir es algo más que juntarse para rezar de vez en cuando. Si no hay una convivencia social, cultural, económica… vivencial… ¿Por qué hablamos tan a la ligera -por ejemplo- de comunidad parroquial?

Claro que se podrían poner – aún hoy- muchos casos de ayuda mutua entre parroquianos. Pero me temo que son en cierto modo casos residuales, obras de caridad o iniciativas esporádicas. Nada que ver con lo que fue, o con la maquinaria sistemática en que se ha convertido Cáritas. Todos tenemos muy asumido que una parroquia pueda tener su grupo de caridad pero ¿por qué ha de ser todo caridad ad-extra? Cada parroquia debería establecer -ad intra- todas esas cosas prácticas que hacen comunidad: bolsa de trabajo, apoyo escolar, vida cultural, mercadillo y trueque de objetos, ayuda en mudanzas o desplazamientos, cuidado de niños, mayores o enfermos, ocio juvenil…

Tampoco estoy descubriendo ningún mediterráneo. Venimos de los restos del naufragio de una hermosa tradición comunitaria. Está todo inventado. Pero ahora toca sacudirse la modorra con que nos envenenan a dos manos el liberal-capitalismo del dios-mercado por un lado, y el papá-estado del chiringuito ideológico por otro. Hay que aprender a ver más allá del beneficio egoísta, de la subvención, la prestación o el subsidio. Hay que hacer comunidad. Piedras vivas.

Y no han de ser los sacerdotes quienes lleven a cabo esta labor. Bastante tienen ellos con los sacramentos y con lidiar con la burocracia. ¿Ya no nos acordamos de para qué fue instituido el orden de los diáconos? Lo que necesitan la Iglesia y el Mundo, aquello con lo que muchos soñamos, son grupos de laicos que, puestos a constituir núcleos de resistencia ante el tsunami social que viene, decidan armarlos en su misma parroquia.

Para eso habrá que cambiar de actitud: hay que empezar a pensar en comunidad; hay que entender bien el sentido de la palabra prójimo; hay que ordenar la caridad desde dentro hacia afuera. Habrá que renunciar al papel de ONG secundaria que nos asigna el sistema, luchar contra corriente y construir, en definitiva. Si todo eso se hace por amor a Dios y al prójimo, sobrenaturalizando el día a día, y si se dejan de lado los miedos, entonces estaremos construyendo algo grande y la gente dirá «mirad como se aman».

(Visited 300 times, 5 visits today)

Un comentario en “Cáritas intraeclesial

  1. A propósito del artículo sobre Cáritas añado.Ahora se ha tomado con la SINODALIDAD.Tal expresión quedaba casi únicamente para la reunión de cardenales en Roma con ocasión de Sede vacante, pero ahora se toma en el etimológico sentido de ´caminar juntos´.Pues bién la Caridad hacia el interior en muchas diócesis no existe.Ni los obispos escuchan al clero extracurial,ni tampoco tiene capacidad para ello.Los curas tampoco se interrelacionan,ni pasan de un trasnochado funcionalismo de expedir unos Sacramentos en menguante demanda.Me temo que no sólo en una sóla diócesis,creo que la jerarquía se malacostumbró al proteccionismo de antaño y hogaño sigue dormida sin aparecer en la vida pública e,incluso, sin enterarse de que los tiempos no son los mismos.

    Responder

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*
*