Seguir el blog (Follow.it)

5 de diciembre de 2005 0

Apagar el fuego con gasolina

Apagar el fuego con gasolina

El día 20 de octubre de 2005 el conseller de sanitat de la generalitat valenciana, don Vicente Rambla, del partido popular, presentaba los resultados del programa autonómico para la prevención de embarazos no deseados en adolescentes desde 1997 hasta 2004. Las directrices del programa se basaban en la potenciación de la utilización de métodos anticonceptivos como los preservativos o los anovulatorios.

Por supuesto, como es norma en toda actuación derivada de una filosofía modernista, a los alumnos de ESO no se les inculcó en absoluto un concepto maduro de sexualidad unida a responsabilidad en la reproducción. Mucho menos, claro está, en la integración de la sexualidad basada en un orden moral, en una relación nucleada en el amor o en un compromiso de proyecto de vida en común. En conjunto las normas para la vivencia de la sexualidad eran completamente obviadas, en el mejor de los casos. En ocasiones, como ha ocurrido en otras comunidades, los psicólogos y “sexólogos” de la consellería de sanitat de forma más o menos velada animaban a los adolescentes a la promiscuidad y a la llamada “exploración de otras formas de sexualidad”.

Los resultados no pueden ser más significativos: lejos de disminuir el número de embarazos no deseados en adolescentes, estos se han incrementado en un 17%. Para concluir tan catastrófico informe el conseller admitía que alrededor del 40% de estos embarazos concluía en el asesinato legal del niño dentro del vientre de su madre. Desconocía que la adolescencia sea uno de los supuestos de despenalización del aborto, aunque siempre tiene uno oportunidad de aprender algo nuevo sobre las injustas leyes de este estado liberal.

Don Vicente tuvo el decoro de admitir que el programa no había alcanzado los objetivos deseados, más aún, que lisa y llanamente había fracasado. Nadie puede estar en desacuerdo con tales conclusiones. Primeramente habría que señalar a los responsables de dicho fracaso, comenzando por su predecesor en el cargo (del mismo partido) y a su equipo, que diseñó tan nefasto plan. Y seguidamente a todos aquellos que lo han apoyado por activa o por pasiva, en todos los puestos de responsabilidad, desde el conseller (y el molt honorable que le sustenta) hasta el último funcionario de educación o sanidad que no han protestado por la puesta en marcha de este disparatado plan.

Nada de esto, por supuesto, se ha hecho.

Pero más importante aún que la depuración de responsabilidades es la prevención de que esto no vuelva a suceder. En ese sentido resultaría lógico hacer un replanteamiento completo de la filosofía de dicha campaña, y en vez de preguntarse “¿en qué forma practican el sexo los adolescentes?” Ir a la raíz del problema y preguntarse “¿qué entienden los adolescentes por sexualidad?” De haberse hecho correctamente, los señores de la consellería hubiesen descubierto que la mayoría de los adolescentes conciben el sexo como una especie de divertimento, comparable a la playstation o al botellón, y que lo han disociado completamente de la reproducción humana, no digamos de conceptos más elevados como la donación de la vida. Con tal base urge una educación en la sexualidad completa, que vaya desde la raíz de un acto físico hasta su integración en todo un plan de vida, en un concepto de relación entre hombre y mujer basado en la complementariedad y el compromiso vital.

¿Es esa la conclusión a la que ha llegado el conseller? No. Tras la lectura del informe, don Vicente ha avanzado los presupuestos del próximo plan contra el embarazo no deseado en adolescentes ¿Tal vez retrasar la edad de comienzo de las relaciones sexuales hasta que la personalidad se haya formado? ¿Tal vez explicar a nuestros adolescentes que la sexualidad es algo mucho más rico, variado, profundo y enriquecedor que la simple fornicación? ¿Quizá tratar de transmitir a las nuevas generaciones que amor y la sexualidad son la base de un matrimonio robusto y el hermoso pilar de una familia? No, por supuesto. El honorable conseller ha extraído como consecuencia lógica del desastre absoluto que ha supuesto confiar la educación sexual al látex y la química… que no se ha propagado suficiente látex ni suficiente química.

Así, el nuevo plan “quinquenal” para la educación contra el embarazo no deseado en adolescentes incluye de todo menos educación. Las consellerías de educación y sanidad van a establecer unos planes para deseducar e insanar a nuestros adolescentes. Dada la proporción que ha alcanzado el fuego echándole gasolina nuestras autoridades han llegado a la lógica conclusión de que no se ha echado suficiente. Hay que echar más gasolina.

Así pues ahora se harán más campañas de reparto de condones, más campañas de facilitación de anovulatorios y más campañas que transmitan la idea de que “el sexo es divertido, pero toma precauciones”. La principal precaución que deberían tomar los padres de esos adolescentes es expulsar ipso facto a tales autoridades “sanitarias” y “educativas” de sus puestos de responsabilidad.

Pese a que sólo ha hecho un esbozo, el honorable señor Rambla ha insinuado que el consell se plantea el reparto a adolescentes de la píldora “del día después”. Muy bien. Píldoras abortivas para menores de edad. Así nos ahorramos las engorrosas operaciones para asesinar niños en el vientre de sus madres, mucho más caras e inestéticas. Me pregunto porqué no ha propuesto don Vicente directamente esterilizar químicamente a todas las adolescentes valencianas, así podrían retozar con cuantos/as quisieran y las autoridades no tendrían que preocuparse por repartir química y látex.

Con semejante panorama, con tales bases de gobernación, con estos principios que inculcan a nuestros hijos en la escuela y en los medios de comunicación ¿qué frutos se pueden esperar? Yo se lo adelantaré al conseller: dentro de 7 años habrá otro 17% más de embarazos no deseados en adolescentes y otros miles de niños asesinados antes de nacer, y otro responsable político lamentándose y afirmando (supongo, que no deseo) que hay que repartir más condones y más píldoras abortivas del “día después”.

Claro que al señor Rambla esto ya se la traerá al pairo, pues entonces ya no será conseller, sino que estará en la ejecutiva autonómica tratando de convertirse en presidente o haciendo favores a amigos íntimos. Esto es lógico teniendo en cuenta la temporalidad e irresponsabilidad hacia su cargo que este sistema genera en unos políticos profesionales cuya principal labor no es servir a la economía, a la sanidad o a la educación, según que cartera ocupen, sino servir a su partido político y, principalmente, a su propio medro.

Y mientras tanto en el camino, niños asesinados, hombres y mujeres en el albor de su vida adulta con su camino marcado por haberse creído que el sexo era una diversión y que lo único que había que hacer era ponerse la gomita. Toda una generación que crecerá pensando que donar la vida, el acto más maravilloso que existe, es una maldición que hay que evitar o de la que, desgraciadamente es así, hay que desprenderse por la fuerza si llega.

Toda una generación destruida para la formación de una familia, aquello que constituye sin duda la más alta misión de una persona en este mundo.

Enhorabuena, señor conseller. Por favor, no me hable de presupuestos o de estatutos cuando desde el poder se están ustedes cargando los cimientos de la sociedad. Dimita y llévese a su equipo con usted.

Apagar el foc en gasolina

El día 20 d´octubre de 2005, el conseller de sanitat de la Generalitata valenciana, don Vicent Rambla, del partit popular, presentaba els resultats del programa autonómic per a la prevenció del embarassos no desijats en adolescents desde 1997 fins 2004. Les directrius del programa es basaben en la potenciació de la utilisació de metodes anticonceptius com els preservatius o els anovulatoris. Clar está, com es norma en tota actuació derivada d´una filosofía modernista, als alumnes de ESO no li s´els inculca en absolut un concepte madur de la sexualitat lligat a la responsabilitat en la reproducció. Molt menys, clar está, en la integració de la sexualitat basada en un ordre moral, en una relació fonamentada en el amor o en un comprimís de projecte de vida en comú. En conjunt les normes per a la vivencia de la sexualitat foren completament ignorades, en el millor dels casos. En ocasions, com a ocorregut en atres comunitats, els sicolecs i els “sexolecs” de la consellería de sanitat de forma més o menys velada animaben als adolescents a la promiscuitat i a la dita “exploració de atres formes de sexualitat”.

Els resultats no poden ser mes significatius: llunt de amainar el numero d´embarassos no desijats en adolescents, estos s´han incrementat en un 17%. Per a concloure tan catastrofic dictamen el conseller va admetre que al voltant del 40% d´estos embarassos concloía en el assessinat legal del chiquet dins del ventre de sa mare. Desconeixía que la adolescencia fora un dels supossats de despenalisació del abort, encara que sempre te uno l´oportunitat d´aprendre algo nou en torn a les injustes lleis d´este estat lliberal.

Don Vicent tinguí el decor de admetre que el programa no havía conseguit els objectius desijats, mes encara, que parlant clar havía fracasat. Ningú no pot estar en desacort en tals conclusions. Primeramente hauría que senyalar als responsables de tal fracás, començant pel seu predecesor en el cárrec (del mateix partit) i al seu equip, que va dissenyar tan nefast pla. I seguidament a tots aquells que l´hajan recolzat per activa o per pasiva, en tots els llocs de responsabilitat, des del conseller (i el molt honorable que el suporta) fins al ultim funcionario de educació o sanitat que no han protestat per la posada en marcha d´este pla sense trellat.

Res d´aço, per suposat, s´ha fet.

Pero més important important encara que la depuració de responsabilitats es la prevenció de que açó no torne a ocorrer. En este sentit tindria sentit fer se un replantejament complet de la filosofía de dita campanya, i enlloc de preguntarse “de quina forma practiquen el sexe els adolescents?” anar al arrel del problema i preguntarse “qué entenen els adolescents per sexualitat?”

Si s´havera fet correctament, els senyors de la consellería haveren descobert que la majoría dels adolsecents concibiesen el sexe com una especie de diversió, comparable a la playstation o al botelló, i que l´han dissociat completament de la reproducció humana, no direm res de conceptes més elevats como la donació de la vida. En tal fonament urgeix una educació en la sexualitat completa, que vaja des de el arrel de un acte físic fins a la seua integració en tot un plan de vida, en un concepte de relació entre home i dona basat en la complementarietat i el comprimís vital.

Es eixa la conclusió a la que ha arribat el conseller? No. En acabant la llectura del informe, don Vicent ha avançat els pressupostos del proxim pla contra l´embaraç no desijat en adolescents. Tal volta retardar la edad de començament de les relacions sexuals fins que la personalitat s´haja format? Tal volta explicar als postres adolescents que la sexualitat es res molt més ric, variat, fondo i enriquidor que la simple fornicació? Potser tratar de transmetre a les noves generacions que l´amor i la sexualitat son la base de un matrimoni robust i el fermos pilar d´una familia? No, per descontat. El honorable conseller ha tret com a consecuencia lógica del desastre absolut que ha suposat confiar l´educació sexual al látex i la química… que no s´ha propagat proa látex ni proa química.

Així, el nou pla “quinquenal” per l´educació contra el embaraç no desijat en adolescents inclou de tot menys educació. Les conselleríes de educació i sanitat establirán uns plans per deseducar e insanar als postres adolescentes. Vista la alçada que ha alcançat el foc tirant li gasolina les nostres autoritats han arribat a la llógica conclusió de que no s´ha llançat proa. Hi ha que tirar més gasolina.

Així pues des d´ara es farán més campanyes de repart de condons, més campanyes de facilitació de anovulatoris i més campanyes que transmiteixen l´idea de que “el sexe es divertit pero pren precaucions”. La principal precaució que hauríen de prendre el pares d´eixos adolescents es expulsar ipso facto a semblants autoritats “sanitaries” i “educatives” dels seus puestos de responsabilitat.

Tot i que sols ha fet un esbós, el honorable senyor Rambla ha insinuat que el consell es planteja el repartiment a adolescents de la píldora “del dia després”. Molt be. Píldores abortives per a menors d´edat. Així ens estalviem les enujoses operacions per asesinar chiquets en el ventre de ses mares, molt més cares e inestétiques.

Em pregunte per qué no ha proposat don Vicent directament esterilisar químicament a totes les adolescents valencianes, així podrien triscar en cuants/es vullgueren i les autoritats no tindrien que preocuparse per repartir química i látex.

Ab semblant panorama, en tals bases de governació, en estos principis que inculquen als nostres fills en l´escola i en els medis de comunicació, quins fruits es poden esperar? Jo li avançaré al conseller: dins de 7 anys haurá un atre 17% de embarassos no desijats en adolsecents i atres milers de chiquets asesinats abans de naixer, i atre responsable polític planyense i afirmant (supose, que no desije) que hi ha que repartir més condons i més pildores abortives del “día després”.

Clar que al senyor Rambla aixó li fotrá tres punyetes, puix llavors ja no será conseller, enlloc estará a la executiva autonómica tratant de ferse president o fent favorets a amics íntims.

Esto es llogic tenint en conte la temporalitat e irresponsabilitat cap al seu cárrec que este sistema produeix en uns políticsa profesionals quina principal llavor no es servir a l´economía, la sanitat o l´educació, segons quin puesto tinguen, sino servir al seu partit polític i, principalment, al seu interes.

I en tant, en el camí, chiquets asesinats, homens i dones en l´albada de la seua vida adulta en lo seu camí marcat per haver cregut que el sexe era una diversió i que lo unic que havíen de fer era ficarse la gometa.

Tota una generació que creixerá pensant que donar vida, l´acte més maravellós que existiex, es una malaïció que s´ha d´evitar o de la que, malauradament així es, hi ha que desprendres per la força si arriba.

Tota una generació destruida per la formació de una familia, alló que constitueix sense dubte la més alta misió d´una persona en este mon.

Felicitats, senyor conseller. Per favor, no em parle de presupostos o de estatuts quan des de el poder están vostés carreganse els fonaments de la societat. Dimiteixa i emportés el seu equip en vosté.

Artículo originalmente publicado en el Portal Avant! de los carlistas valencianos.

(Visited 1 times, 1 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*