Ir al contenido

Bautizos en Madrid de niños rescatados de la muerte

2 de octubre de 2020 0 Acción

Este domingo se han bautizado muchos niños que podían no haber nacido, pero Dios se sirvió de los Rescatadores Juan Pablo II. Ya llevan casi 5.000 bebés rescatados.

Publicado por Escuela de Rescatadores JuanPabloII

D. Carlos con Manuel, el niño de Rita y su madrina María. Fotos: Enrique Gez. Simancas

Hoy no es un domingo cualquiera. Hoy se bautizan muchos niños que podían no haber nacido. El arzobispo D. Carlos Osoro oficia los bautizos con los sacerdotes de la parroquia. A la entrada D. Carlos se queda hablando con los Rescatadores Juan Pablo II y voluntarios de MasFuturo. Una de las madres le ve, se quiere hacer una foto con él. Sabe perfectamente quien es. Está muy ilusionada, se llama Rita. Ha tenido una vida dura, 4 abortos a sus espaldas. Ella misma se quiere bautizar en un año. Sigue todas las catequesis sin faltar. La madrina de sus niños es una voluntaria de MásFuturo, María. En la asociación queremos mucho a Rita. Un día preguntó si se podía confesar antes del bautismo. Nos quedamos pensando el daño irreparable que deja el aborto.

Alguna madre ha dado su testimonio. Las demás callan. No quieren acordarse de que se plantearon que su hijo no viviera. Pero hoy es un día feliz. Muy feliz.

Patricia con la madrina. Fotos Enrique Gez- Simancas

Se han bautizado 14 niños, podían haber sido 23. Pero las normas de la pandemia SARS-COVID 2 ha dejado en aislamiento en espera de los resultados de los análisis PCR. Impotencia, y bastante tristeza.  Esas madres han seguido los 5 meses de catequesis. Tienen miedo que no puedan bautizarles, que nos confinen otra vez.

Patricia se dirigía directa al abortorio, tenía otras dos niñas. Se acababa de quedar en paro, su pareja y padre de sus hijos no quería otro más. En las cercanías del abortorio hay un silencio que impresiona. Dos rescatadores, Marcia y José Antonio se acercan para darla un folleto de ayudas, bastante lejos de las puertas del abortorio. Marcia habla bajo, y Patricia casi no la oye. Se queda mirando el folleto, y les da su teléfono. Se da media vuelta. No entra. Ese mismo día hablamos por teléfono. Viene sola. En seguida nos comenta que es su pareja la que la presiona para abortar. Cuando la viene a buscar, le indico que entre para hablar. Solos en el despacho sin miramientos hablamos duro. Ese bebé merece todo. Muy enfadado sale del despacho y se van. Unas voluntarias me comentan que Patricia se ha vuelto sonriendo. Al día siguiente me llama que sigue adelante con su bebé. Los dos están locos con esta niña de ojos azules como su madre. Al padre le cuesta mantener la mirada cuando se cruza durante la ceremonia.

Dilenia. Fotos Enrique Gez. Simancas

Dilenia iba con el padre de su niña al abortorio Isadora. Tenían cita para abortar. Estaban muy serios los dos. Cuando dos rescatadores Juan Pablo II hablan con ellos, Dilenia rompe a llorar. Entra en el abortorio y al cabo de bastante tiempo sale. La policía ha pasado y parado. Los rescatadores están acostumbrados a que les pidan la documentación sin ningún motivo. Incluso a los 5 minutos de llegar a cualquier abortorio. Dilenia se detiene dónde están y les da su número de teléfono. El día que vinieron a la asociación MasFuturo todo fue muy fácil. Han pasado muchos meses. Hemos hablado mucho. Ahora ellos se quieren casar, y quieren borrar de su cabeza que en algún momento se planearon abortar a su hija. Le han comprado un traje precioso para su bautismo. Un día Alberto, el padre, mirando a su niña se puso a llorar: “me siento mal pensando en lo que iba hacer”, y coge a su niña y ya no la suelta.

Algunos Rescatadores Juan Pablo II con D. Carlos. Fotos: Enrique Gez. Simancas

Marta Velarde, Rescatadora Juan Pablo II

(Visited 79 times, 1 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*