Ir al contenido

Economía: Subir el SMI a 900 euros ha salido caro

Desempleados haciendo cola ante una oficina pública del paro / CADENA SER

Como cada miércoles, Ahora Información cumple el compromiso adquirido con ustedes, para informarles de los aspectos más relevantes de la actualidad económica tanto nacional como internacional.

El populismo deja a miles de personas en el paro en enero (Navarra Confidencial)

El dato del paro registrado este mes de enero era esperado de un modo especial como indicador de la posible repercusión de la subida del salario mínimo hasta los 900 euros. El Banco de España, sin ir más lejos, hace sólo unos días pronosticaba que la subida del salario mínimo significaría la destrucción de 125.000 empleos.

Cosas de la vida, aparte la citada cifra de parados, la afiliación a la Seguridad Social en enero ha bajado en 204.865 afiliados, la mayor caída en un mes de enero desde hace seis años. Por lo tanto, no sirve la excusa, según la cual, la cuesta de enero también se nota en las estadísticas de población con empleo.

Pero, yendo al quid de la cuestión, ¿de verdad ha podido repercutir negativamente el decretazo de subida del salario mínimo? Hay que tener en cuenta que, prácticamente, los países europeos que no regulan los salarios son aquellos donde hay menor tasa de desempleo y los trabajadores reciben sueldos mucho mejores. Por ejemplo, Suiza y Austria.

Los salarios solo pueden subir a medida que aumenta la productividad y se reducen los impuestos (en España, el Estado se lleva la mitad del fruto de nuestro trabajo, por medio de un expolio fiscal). Al respecto, cabe tener en cuenta esta advertencia que hizo el economista Henry Hazlitt:

Cabe pensar que si la ley obliga a pagar mayores salarios en una industria dada, pueda ésta elevar sus precios de tal suerte que el incremento pase a gravitar sobre los consumidores. Sin embargo, tal desviación no es tan hacedera ni se escapa con tanta sencillez a las consecuencias de una artificiosa elevación de sueldos. Muchas veces no es posible aumentar el precio de sus productos, pues quizá se induzca al consumidor a la búsqueda de un sustitutivo. O bien, si continúan adquiriéndolo, los nuevos precios les obliguen a comprar menos cantidad. En su consecuencia, aunque algunos obreros de la industria en cuestión se han beneficiado del alza de salarios, otros por ello perderán sus empleos. Por otra parte, si no se aumenta el precio del producto, los fabricantes marginales son desplazados del negocio. En realidad se habrá provocado una reducción en la producción y el consiguiente paro, recorriendo camino distinto.

Nuevo récord: 82,8 millones de turistas en 2018 y un gasto de 89.856 millones de euros (Libre Mercado)

España logró en 2018 batir por sexto año consecutivo su récord histórico en llegadas de turistas internacionales, con un registro de 82,8 millones de visitantes –casi un millón de turistas más que en 2017–, lo que supone un crecimiento del 1,1% con respecto al año anterior, según los datos de la encuesta Frontur publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Durante 2018, los principales mercados emisores de los turistas llegados a España fueron Reino Unido, Alemania y Francia. Reino Unido, con 18,5 millones de turistas, un 1,6% menos, se mantuvo como principal emisor de visitantes, seguido de Alemania, con 11,4 millones de turistas, un 4,1% menos. Por contra, el número de turistas franceses aumentó un 0,7%, hasta los 11,3 millones.

A pesar de la turismofobia y el clima de inseguridad económica y jurídica causada por el “procés“, Cataluña fue la principal región de destino durante 2018, con 19,1 millones de turistas, prácticamente la misma cifra que en 2017. Por detrás se situaron Baleares, con 13,8 millones, un 0,5% más, y Canarias, con 13,7 millones y un descenso del 3,3%.

Estas cifras vienen a corroborar que, a pesar de la turismofobia fomentada por la extrema izquierda y de la situación política de algunas regiones, España sigue siendo un gran destino turístico para muchos extranjeros. Sinceramente, hay razones para congratularse de nuestra riqueza natural, cultural, arquitectónica, monumental y gastronómica.

Aún así, habrá cierta cerrazón que impedirá a algunos apreciar el beneficio económico y social que se genera la puesta en valor de lo que se puede considerar como patrimonio español. Para buscar alguna explicación nos remitimos a esta valoración de nuestros amigos de Navarra Confidencial (NC):

Una vez más el país puede contemplar con perplejidad a estos ideólogos que dicen tener por patria y bandera la educación, la dependencia o la sanidad, pero que se dedican sistemáticamente a reventar todo aquello que genera la riqueza que permite financiar la educación, la dependencia o la sanidad: la iniciativa privada, el comercio, el turismo o la inversión.

Dicen, por otro lado, que combaten el turismo de borrachera, pero luego van al puerto de Barcelona a escrachar a los dueños de los yates. ¿En qué quedamos? Cuando en San Sebastián escrachan a un grupo de turistas no eligen tampoco como objetivo a un grupo de borrachos, sino a unas cuantas familias montadas en un trenecito. Ni una de esas familias tenía peor pinta ni parecía más estrafalaria que los escrachadores, ostensibles admiradores de Pirritx y Porrotx Además aquí nos conocemos todos: los que escrachan a los turistas, practican el tiro al facha o hacen ongietorris a los etarras, vienen todos del mismo pozo.

¿Queremos acabar con el turismo de borrachera? Perfecto, pero entonces afrontémoslo por el lado del orden público. ¿Hay más turistas de los que podemos acoger? No preocuparse. Eso se llama puja por los bienes disponibles y se resuelve mediante la subida de los precios. Por eso es más barato ir a Túnez o a Egipto, o más caro comprarse un iPhone. Suena un poco raro que la izquierda quiera restringir el turismo de mochila y apostar por el turismo selectivo y de alto standing, pero si se empeña… No prohíban a la gente alquilar pisos y apartamentos. ¿Quiénes son ustedes para decirle a la gente lo que tiene que hacer con sus propiedades? Penalicen el ruido, las peleas, orinar en la calle, ir sin camiseta o tirarse borracho en el suelo. Que por cierto, el 90% de las sanciones, con todo merecimiento, se las comerían los nativos.

Hacienda obligará a los padres a devolver las desgravaciones de los colegios concertados (Vozpópuli)

La Agencia Tributaria revisa las cuotas que los padres de alumnos de colegios concertados pagan mensualmente en concepto de donativos y de las que se desgravan, puesto que no considera que sean donaciones con derecho a una deducción fiscal. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, considera que se trata de “un dinero que se entrega a cambio de una prestación”.

Fuentes del fisco precisaron que no existe una campaña de inspección sobre los donativos a colegios concertados, pero sí admitieron que se vienen realizando “controles puntuales desde hace tiempo en distintos puntos del territorio”, y aseguran que estas cuotas no son deducibles en el impuesto aplicado sobre la renta (el IRPF).

Esta medida supone ya empeorar una situación caracterizada por la insuficiencia de libertad de elección, al estar la educación subordinada al Estado, a los burócratas de turno. De hecho, los conciertos educativos son una burda manera de garantizar la libertad educativa (nuestro articulista José Fermín Garralda Azcón recuerda la advertencia del presidente de CONCAPA Navarra sobre la “sumisión económica” de estos centros).

Italia se sumerge en las arenas movedizas de la recesión y amenaza con arrastrar a Europa (ABC)

Italia, tercera economía de la eurozona, entró en recesión, siendo el único entre los grandes países de la Unión Europea (UE) que deja de crecer. Es más, los expertos auguran lo peor, tras haberse dado la tercera recesión económico-financiera en los últimos 10 años. De hecho, el objetivo de crecimiento marcado por el gobierno, de un 1% del PIB, parece ser imposible de cumplirse.

Además, Italia arrastra, desde hace muchos años, una serie de problemas endémicos que han estancado su economía, entre otros los siguientes: burocracia asfixiante, justicia lentísima con procesos que se eternizan, evasión fiscal y una astronómica deuda pública (dos billones trescientos mil millones de euros, el 132 % del PIB).

Toda esta inestabilidad político-económica ha contribuido también a alentar las reivindicaciones secesionistas de las regiones de la mitad Norte, que frecuentemente han manifestado su indignación ante el hecho de tener que destinar parte de lo que recaudan a las provincias sureñas (no hay una responsabilidad fiscal como la que promueve el foralismo). A continuación exponemos una gráfica sobre la riqueza de las regiones italianas:

 

Puntúa esta entrada
(Visited 47 times, 6 visits today)

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Suscríbete a nuestro boletín de noticias