Ir al contenido

1 millón de personas en Barcelona por la Unidad de España

Domingo 8 de octubre a las 8 de la mañana: comienza a apreciarse por las calles catalanas algunas banderas españolas. A las 9, los de SOMATEMPS ya se habían reunido a pesar de que Sociedad Civil Catalana convocaba a las 10 la manifestación. El lema que encabezó la manifestación fue “Prou! Recuperem el seny” (¡Basta, recuperemos la sensatez!). Muchísimas banderas constitucionalistas y también lisas. Muchas senyeras, muchas banderas rojigualdas con el Sagrado Corazón de Jesús y muchas banderas de la Cruz de Borgoña. Como decía Julián Marías, la España real no se corresponderá nunca con la España pensada por los políticos.

La manifestación-concentración comenzó en el cuartel de la Guardia Civil que se encuentra en Travessera de Gràcia. Había que agradecer a las fuerzas de seguridad su actuación para impedir el referéndum. Por defender la Unidad de España y la autoridad de los tribunales españoles, han sufrido el escarnio y la persecución de una sociedad nacionalista violenta. Esta manifestación no se ha cobrado heridos, ni ha agredido a los Mossos de Esquadra, porque las protestas no necesitan de la violencia para salir adelante. La causa justa se defiende por sí misma.

Sobre los números, no sabemos bien. Algunos hablan de 1 millón de personas y otros de 350.000. El millón se lo autoadjudican los de Sociedad Civil Catalana, deseosos de apuntarse un tanto en lo que al éxito de la manifestación se refiere. Los 350.000 es el número que aporta la Guardia Urbana. Ellos han invitado a Mario Vargas Llosa –el nobel de Literatura que dijo aquella frase de “hay una derecha cavernaria que no admite el aborto”– o a la casta política de Ciudadanos, PP, PSOE o UPyD. A los de Somatemps, que han movilizado a muchos y han difundido la manifestación con mucho éxito –más de 80.000 visitas en estos días–, no les importa compartir el fango en estos momentos tan dificiles para la “catalana tierra”. Estamos a dos días de la supuesta declaración de independencia en el Parlamento Catalán.

Ha sido una jornada graciosa también. Mario Vargas Llosa decía poesías surrealistas de este estilo posmoderno y carente de significado:

«La democracia española está aquí para quedarse y ninguna conjura independentista la destruirá»

«Estamos aquí para parar los estragos del independentismo (…) y por eso hoy miles de catalanes han salido a la calle, son demócratas que no creen que sean traidores, catalanes que no consideran al adversario un enemigo, que creen en la democracia, en la libertad, en el estado de derecho, en la constitución»

Claramente, los catalanes que se manifestaron en Barcelona ayer no tenían ninguna intención de manifestarse por la democracia… Se manifestaron porque eran españoles. Y el señor Vargas Llosa no debería presumir que toda la sociedad catalana crea en la democracia, en la libertad, en el estado de derecho y en la constitución: hay personas ya maduras que no se dejan embaucar por el ratoncito Pérez.

Ha sido todo un éxito y como todo éxito, hay sombras. Eso es bueno. El relato perfecto encierra siempre una mentira, a excepción de la Historia de la Salvación. No somos demócratas, somos españoles. Y salimos ayer en Barcelona todo tipo de gentes para defender a nuestros padres, a nuestros abuelos y antepasados; aunque sobre todo para defender nuestros hijos, nuestras familias, nuestro futuro.

(Visited 149 times, 1 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*