Seguir el blog (Follow.it)

18 de noviembre de 2022 0

Un cuadro inédito sobre la Primera Guerra Carlista atribuible a Jenaro Pérez Villaamil

(por Javier Urcelay)

La pintura del siglo XIX sobre la Primera Guerra Carlista es escasa, y especialmente la referida a batallas o episodios militares de aquella contienda. Las principales obras son las debidas a Francisco de Paula van Halen (“Batalla de Ramales”), Mariano Fortuny (“La Regente María Cristina revistando a las tropas”), José Vallespín (“Acción de Vargas”) y Jenaro Pérez Villaamil (Batalla de Arlabán”). Cuadros que se cuentan con los dedos de una mano. Por eso, es siempre una grata noticia la localización de una nueva pintura referida a la primera de las guerras carlistas, y especialmente si se trata de un cuadro desconocido hasta ahora y atribuible a uno de los más destacados artistas de la pintura española del XIX.

El Museo Carlista de Madrid ha incorporado a su colección la magnífica obra “Escena de la batalla de Ayete en 1836”, adquirida recientemente a un anticuario de la ciudad de Milán.

La pintura, un óleo sobre lienzo de 1,54 x 1,03 m, sin firma, muestra una escena de la batalla que tuvo lugar el 5 de mayo de 1836 en las cercanías de San Sebastián, que enfrentó a los carlistas con las tropas de la Legión Auxiliar Británica comandada por el general George Lacy Evans.

En el marco, también de época, se encuentra una tablilla con un texto en inglés, explicativo de la escena mostrada en el cuadro, cuya traducción es: “Asalto y captura de las líneas carlistas fortificadas de Ayete, cerca de San Sebastián, por las fuerzas británicas y española, bajo el general Evans, 5 de marzo de 1836. El enemigo fue derrotado, su general Segastibel muerto, su artillería, posición y trincheras capturadas. Las pérdidas británicas fueron severas 1000, incluyendo 100 oficiales”.

La batalla de Ayete representada en el cuadro, se conoce también a veces como la batalla de Lugariz y tuvo lugar el 5 de mayo de 1836 en las proximidades de San Sebastián, y tuvo lugar un resultado incierto, porque ninguno de los dos ejércitos enfrentados llegó a cubrir realmente sus objetivos.

El cuadro no está firmado y es de autor desconocido, pero todo apunta a que pueda tratarse de una obra de Jenaro Pérez de Villaamil y d’Hugueta​ (1807-1854), por las similitudes evidentes con su pintura, y en particular con el cuadro Ataque a un convoy carlista. Batalla de Arlabán, pintado en 1838 y que se encuentra en el Museo Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires.

Jenaro Pérez Villaamil es el creador y máximo representante del paisajismo romántico español. Nacido en El Ferrol, se trasladó muy joven a Madrid. En 1823, ante la invasión de los Cien Mil Hijos de San Luis, se incorporó al ejército del gobierno liberal, y fue herido en la campaña de Andalucía. A partir de 1834, Pérez Villaamil se estableció en Madrid, alcanzando pronto su pintura reconocimiento tanto nacional -algunas de sus obras pueden contemplarse en el Museo del Prado- como internacional.  Fue académico de la Real Academia de San Fernando y, más tarde, teniente director de la Academia de San Fernando y catedrático de paisaje de dicha corporación. Murió aún joven, a los cuarenta y siete años de edad, en cuando decaían ya las concepciones paisajísticas románticas.

La escena de la batalla de Ayete presenta el paisajismo característico de las obras de Pérez Villaamil

 


Detalle de Escena de la batalla de Ayete mostrando a las tropas de la Legión Auxiliar Británica y a su jefe, el general Evans sobre caballo blanco.

Las similitudes de composición, técnicas y cromáticas entre la obra de Jenaro Pérez Villaamil y nuestra Batalla de Ayete son evidentes, y no pueden explicarse más que por ser ambas obras del mismo pincel.

En ambas batallas, significativamente, intervino la Legión Auxiliar Británica, bajo el mando de George de Lacy Evans, lo cual puede guardar relación con el encargo de ambos cuadros.

Arriba, fragmento del cuadro La Batalla de Arlabán, de Pérez Villaamil. Abajo, dos fragmentos del cuadro La Batalla de Ayete. Resulta evidente la misma autoría en los dos casos.

La incorporación de la pintura reseñada a los fondos del Museo Carlista de Madrid, no sólo supone un enriquecimiento de su extraordinaria pinacoteca de pintura relacionada con el Carlismo, sino que da a la luz la que cabe considerar una gran obra de uno de los grandes pintores españoles del siglo XIX, que permanecía completamente desconocida hasta la fecha.

(Visited 60 times, 2 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*
*